Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía constata que el PP pagó con dinero negro su sede en La Rioja

La investigación pone bajo sospecha una operación con otro local del partido en Pontevedra

Luis Bárcenas, extesorero del PP, sale de la Audiencia Nacional en marzo de 2013.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, recibió el pasado 30 de julio, poco antes de salir de vacaciones, un informe en el que la policía constata que el PP supuestamente pagó con dinero negro un local para la ampliación de su sede regional de La Rioja. El mismo atestado, de 40 páginas, certifica que la sede central del partido se hizo cargo, a cambio de nada, de una deuda de 187.000 euros del PP de Pontevedra.

El PP riojano tuvo alquilada durante 31 años una sede, en la Plaza del Alférez Provisional. En 2008, la formación conservadora decidió convertirse en propietaria y compró unos inmuebles en la calle Duquesa de la Victoria. Inicialmente adquirió una vivienda de 214 metros cuadrados en una primera planta y dos bajos comerciales que suman 134 metros cuadrados. Estas tres fincas fueron adquiridas por un total de 800.000 euros en marzo de 2008, gracias a un préstamo de 900.000 euros concedido por el Banco Santander y que cubría tanto el valor de venta como los gastos de notaría.

En su valoración de riesgos, la entidad financiera cántabra puso de relieve el hecho de que la operación fuera planteada en exclusiva con ella directamente por el presidente riojano, Pedro Sanz y por medio del secretario general del partido en la región, Carlos Cuevas. El número 2 de la formación, que declaró como testigo el pasado 4 de febrero, manifestó que su intervención en la compra fue "ya muy al final".

Paralelamente, el PP negociaba con el dueño de un tercer local comercial en la planta baja para ampliar las dependencias. Este inmueble se adquirió en octubre de 2008 por un importe de 309.000 euros. De esta cantidad, 9.000 euros se abonaron por cheque tras un contrato privado entre el PP y el vendedor del local. Los 300.000 euros restantes se financiaron de la siguiente forma: el Santander otorgó un préstamo de 120.000 euros y los 180.000 euros restantes salieron de "fondos propios" del partido.

Es en esta última cantidad donde la policía pone la lupa. En los papeles en los que el extesorero del PP Luis Bárcenas consignó su contabilidad paralela, hay una anotación de 200.000, con fecha 26 de mayo, con la siguiente rúbrica: "Entrega de La Rioja".

Los investigadores están convencidos, tras analizar los detalles notariales y bancarios de la compra del local, de que esta anotación en la contabilidad secreta tiene que ver con la adquisición de este último inmueble comercial. "Es posible considerar de forma indiciaria que la cantidad aportada desde el PP nacional se correspondería con los 200.000 euros anotados en la contabilidad llevada por Luis Bárcenas, sirviendo este procedimiento circular para transformarlo en dinero oficial y por ello introducirlo en el circuito económico-financiero".

En su declaración del 14 de abril de 2014, Bárcenas, reconoció que esos 200.000 euros eran la contrapartida en dinero negro a la misma cantidad en dinero "oficial" (en blanco, en a) que entregó la sede central del PP para la compra del cuarto inmueble. Es decir, Bárcenas reflejaba en su contabilidad secreta una entrega de donativos opacos recaudados por la sede riojana del partido y pagaba con dinero limpio parte del coste del cuarto inmueble. En la declaración prestada por Carlos Cuevas y por la gerente del PP riojano, Ana Elvira Martínez, ambos manifestaron desconocer la cantidad que les iba a prestar Génova 13. 

Sede de Pontevedra

El informe analiza otra operación opaca: la que llevó a la sede nacional a asumir un embargo del partido en Galicia en septiembre de 2009 por “160.000 euros”, según declaró el propio Bárcenas ante el juez, aparentemente a cambio de nada. Según Bárcenas, el PP de Pontevedra no pudo hacerse cargo de una deuda por la compra de su sede, y fue él el que ofreció la solución: “El señor Bárcenas, actuando como tesorero, trasladó a Pontevedra que esa cantidad debía ser devuelta [...]. Por las manifestaciones expuestas, este recibió con fondos b una parte, concretamente 50.000 euros, que recibió directamente del gerente provincial”.

El exsenador aseguró al juez que no se quedó con el dinero negro, sino que lo repartió en dos sobres de 25.000 euros y se los entregó en marzo de 2010 “a Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal”. La supuesta entrega a Rajoy se habría realizado “en su propio despacho, y los 25.000 de Cospedal en el despacho de ella en el Senado, que era contiguo al mío”.

La versión de Bárcenas fue investigada por la UDEF, que comprobó que, efectivamente, ese embargo se había producido bajo el concepto “embargo proveedor PP Galicia”, cargado en la cuenta de la sede nacional como “gastos excepcionales” del Partido por importe de 187.569 euros. También asegura la UDEF que en la contabilidad de la sede de Pontevedra “no figura esa cantidad ni como aportada ni adeudada, por lo que se concluye que el PP Nacional ha asumido dicho embargo como propio”. ¿A cambio de qué? Según la UDEF, una deuda de ese tipo, de una sede regional con la central, tendría que haberse reflejado en la cuenta “deudores varios”, como ocurrió en un caso similar con la sede de Madrid, y posteriormente liquidada por la sede regional del partido.

En sus conclusiones, la policía señala que es significativo “el hecho de que no sean devueltas las cantidades, pues si la sede nacional se encargase de soportar todas las necesidades del resto de la sede, podría llegar el momento de no alcanzar a cubrir las suyas propias”. El informe no va más allá de plasmar esa sospecha, que se saldardaría, según el extesorero, con dinero negro.