Selecciona Edición
Iniciar sesión
EL REY ABDICA

La sucesión tendrá casi el 90% de síes

La Casa Real debe dar su visto bueno a la fecha acordada por la Mesa del Congreso

Solo Izquierda Plural y parte del Grupo Mixto se opondrán a la ley de abdicación

Ampliar foto
Consejo de Ministros extraordinario tras la abdicación. EFE

El reinado de Felipe VI se iniciará como querían La Zarzuela y el Gobierno: con un gran apoyo político en las Cortes y una votación en las Cámaras que puede ofrecer cifras parecidas a las que obtuvo en la calle la Constitución de 1978. Aún habrá negociaciones y debates internos en los partidos en los próximos días, pero la ley de abdicación, que ha aprobado este martes un Consejo de Ministros extraordinario, tendrá casi con total seguridad un apoyo cercano al 90% de las Cortes. En las Cámaras actuales, previas a la crisis del bipartidismo que parecen haber detectado las últimas europeas, PP y PSOE tienen más del 80% de los diputados, y a ellos se sumarán otros grupos.

Una vez aprobada la ley, de forma muy rápida, en solo dos semanas, ya que así lo han acordado PP y PSOE y otras formaciones, la proclamación del Príncipe de Asturias como Felipe VI llegará a partir del 18 de junio, tal vez ese mismo día.

La breve ley que regula la abdicación de don Juan Carlos tendrá un amplio respaldo en el Congreso el día 11 y solo será rechazada por un grupo parlamentario completo (Izquierda Plural) y cuatro partidos del Grupo Mixto (ERC, BNG, Compromís y Geroa Bai). Estos partidos rechazan la norma porque exigen que antes se produzca un referéndum para que los españoles elijan entre Monarquía y República. Pero si a ellos no se suma alguna sorpresa, como los diputados de CiU, en pleno debate interno sobre si es mejor abstenerse —como piden en Convergència— o votar sí —como plantea Unió—, o algunos socialistas que rompan la disciplina de voto, el rechazo a la abdicación, y por extensión a la Monarquía, podría quedar por debajo del 10%.

El trámite se ha iniciado este martes con la aprobación en el Consejo de Ministros extraordinario de una ley de un solo artículo y dos apartados, en la que se habla solo de la abdicación de don Juan Carlos y de su entrada en vigor el mismo día de su publicación en el BOE.

No hay en esta norma regulación alguna para procesos de sucesión a la Corona y tampoco se dice nada del papel de don Juan Carlos cuando deje de ser jefe de Estado y por tanto pierda su inmunidad. El Gobierno aprobará en breve un decreto con el estatus del todavía monarca, pero solo una ley orgánica podría ofrecerle algún tipo de aforamiento, en ningún caso la inmunidad que da la Constitución solo al jefe del Estado. El Gobierno no parece tener ninguna urgencia para aprobar el aforamiento de don Juan Carlos, aunque se manejan varias opciones. Se hará con calma, tratando de separar el proceso de la abdicación, que el Ejecutivo espera realizar con la mayor calma posible y buscando el apoyo popular al nuevo rey, de la protección de don Juan Carlos, un asunto que generará polémica. El Gobierno ya aprobó recientemente el aforamiento del príncipe de Asturias, la Princesa y la Reina, que no tienen en este momento ningún tipo de protección.

Las Cortes culminarán el 17 de junio el trámite de la renuncia

El Ejecutivo ha explicado que no tiene sentido que un ministro o un diputado tengan ese aforamiento y no el heredero a la Corona. Sin embargo, esa ley tiene una tramitación lenta y no está claro cuándo se aprobará y si estará antes de que acabe la legislatura.

La ley de la abdicación —que no sucesión, recuerdan en el Gobierno— es muy sencilla, entre otras cosas para lograr el máximo apoyo político. "1. S. M. el Rey Juan Carlos I de Borbón abdica la Corona de España; 2. La abdicación será efectiva en el momento de entrada en vigor de la presente ley orgánica. La ley contiene también una disposición final única que señala que entrará en vigor en el momento de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE)", señala la norma.

La exposición de motivos de la ley, que consiste básicamente en la reproducción del discurso televisado de don Juan Carlos, señala: "La entrada en vigor de la presente ley orgánica determinará, en consecuencia, que la abdicación despliegue sus efectos y que se produzca la sucesión en la Corona de España de forma automática, siguiendo el orden previsto en la Constitución".

En el Congreso, Izquierda Plural presentará una enmienda de totalidad con texto alternativo a la ley orgánica, en la que planteará la celebración de la consulta sobre el modelo de Estado. El portavoz de este grupo, José Luis Centella, ha defendido la propuesta alternativa de su grupo porque obviar ese debate "es dar un golpe casi definitivo a la credibilidad" del Congreso ya que, según dijo, se evita el debate de fondo.

La Ley se debatirá y votará la próxima semana por vía de urgencia

La norma tendrá el voto favorable seguro de los grupos de PP, PSOE, UPyD y de los diputados de Coalición Canaria, UPN y Foro Asturias, integrados en el Grupo Mixto. El PNV ya ha anunciado este martes que se abstendrá y CiU no ha fijado aún posición oficialmente.

Josep Antoni Duran, portavoz de CiU, ha asegurado que no hay razón para que se opongan a la norma. Fuentes de este grupo afirman que se inclinan por votar a favor, aunque aplazan su decisión. Si CiU se sumara al sí, el apoyo al texto sería del 91% de la Cámara, y si finalmente los nacionalistas catalanes se abstuvieran sería del 86%.

Amaiur no estará presente en la votación porque, según su portavoz, Jon Iñarritu, se trata solo de un "intento de oxigenar" a un Estado víctima de una crisis estructural y a un "viejo modelo" de jefatura del Estado "reinstaurada por la dictadura franquista".

El Rey habló personalmente con todos los portavoces el lunes para explicarles los motivos de su abdicación.

Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso, ha explicado este martes que se abstendrán porque "la Monarquía forma parte del paquete constitucional del que la mayoría de los vascos quedó excluida". En su opinión, votar en contra no tendría sentido, porque "el texto que se someterá a votación es muy escueto y técnico y, en sentido estricto, un voto contrario sería decir que no admitimos la abdicación de Juan Carlos I".

El portavoz nacionalista ha explicado que "el futuro Rey es una incógnita" y advirtió de que "si empieza su discurso hablando de 'la gran nación española', vamos mal".

Los partidos minoritarios piden un referéndum sobre la Monarquía

Las Cortes culminarán el 17 de junio el trámite parlamentario de la abdicación, según ha explicado este martes Jesús Posada, presidente del Congreso.

El siguiente paso es que se publique en el Boletín Oficial del Estado. Ese mismo día se celebrará el acto de proclamación de Felipe VI en el hemiciclo en sesión conjunta y solemne de Congreso y Senado, según la fecha prevista por la Mesa de las Cortes. Varios miembros del órgano de Gobierno de la Cámara han dado por hecha la fecha del 18 de junio para el acto y, por tanto, para el inicio del reinado, pero la confirmación oficial depende de la Casa del Rey.

La fecha concreta para el acto de proclamación en las Cortes ha dado lugar este martes a una cierta confusión. Por la mañana Posada ha hablado de "a partir del 18", varios miembros de la Mesa han dado por hecho que sería el mismo día 18 a la espera de lo que dijera la Casa del Rey y esta no ha confirmado el día exacto.

El razonamiento de los miembros de la Mesa es que una vez aprobada el 17 en el Senado no parece lógico que se retenga la publicación en el BOE, prolongando la interinidad. Además, el 19 es la fiesta del Corpus. Y el mismo día de la aprobación final en el Senado (previsiblemente el 17) habrá un acto solemne en el Palacio Real en el que el Rey firmará la ley que contiene su propia abdicación para que sea publicada en el BOE. Será su último acto público como Rey y su última actuación como jefe del Estado.

La Mesa del Congreso ha calificado este martes la ley orgánica que ha aprobado el Consejo de Ministros y se ha abierto un plazo de enmiendas para que se debata y vote el miércoles 11 de junio, en lectura única y por procedimiento urgente.

En ese debate, que se iniciará a las 9 de la mañana con un único punto en el orden del día, intervendrán todos los grupos en dos ocasiones: una para debatir el trámite de urgencia en lectura única, con cinco minutos para cada uno, y luego otro turno para el fondo con 15 minutos para cada portavoz, de mayor a menor y con cierre del PP. El Gobierno, a través del presidente, Mariano Rajoy, puede intervenir siempre que quiera.

El Gobierno no tiene prisa en aprobar el aforamiento del Rey

A la semana siguiente, el día 17 se votará en el Senado y terminará el proceso para que se produzca el acto de jura en el Congreso. Los plazos podrían haber sido más breves, con votación, incluso, este mismo jueves en pleno extraordinario y la próxima semana en el Senado, pero la Mesa, en contacto con La Zarzuela y La Moncloa ha optado por este calendario.

Para remarcar el amplio apoyo que la sucesión tendrá en las Cortes, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, ha asegurado que la normalidad del cambio en la jefatura del Estado está garantizada por la existencia de "una mayoría sólida y amplia" en las Cortes.

Para Alonso, este relevo "resultará ejemplar", de acuerdo al cumplimiento de las previsiones constitucionales y al respeto escrupuloso de las normas legales.

Más información