Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
EL REY ABDICA

El Rey abdica

El monarca asegura que abdicar en su hijo "es el mejor servicio a los españoles"

Rajoy: "Quiero transmitir que este proceso se desarrollará en un contexto de estabilidad"

El Rey, esta tarde a los periodistas: "Nunca os habéis interesado tanto por mí como hoy"

 EL PAÍS LIVE

No se va cuando algunos se lo pedían, en 2012 o 2013, sino cuando él ha decidido, ya recuperado de su operación de cadera en plena actividad con múltiples viajes oficiales. El Rey ha decidido abdicar para dejar paso a su hijo, que será Felipe VI. “Una nueva generación reclama el papel protagonista para afrontar con renovada intensidad los desafíos”, explicó el Monarca, en un claro mensaje de cambio de ciclo.

Don Juan Carlos ha tenido esta tarde una breve conversación con los periodistas durante una audiencia en La Zarzuela al presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos. "Nunca os habéis interesado tanto por mí como hoy". Los periodistas le han preguntado si estaba triste. "¿Vosotros cómo me veis? Hay que contestar a la gallega", ha replicado.

Don Juan Carlos, según fuentes de la Casa del Rey, tomó la decisión de abdicar el 5 enero, el día de su 76 cumpleaños. Se lo comunicó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el 31 de marzo y a Alfredo Pérez Rubalcaba tres días después. Pero el secreto se mantuvo y esperó hasta hoy para anunciarlo definitivamente porque quería dejar pasar las elecciones europeas del pasado 25 de mayo para no entorpecer el debate electoral. Antes de comunicar su decisión a los ciudadanos, el Rey ha llamado a los presidentes del Congreso, Jesús Posada, y el Senado, Pío García Escudero; a los representantes de lo grupos políticos en la Cámara, así como a los presidentes de Cataluña, Artur Mas; Andalucía, Susana Díaz, y Euskadi, Iñigo Urkullu. Posteriormente, don Juan Carlos ha recibido una llamada de François Hollande, presidente de Francia.

¿Por qué ahora? Rajoy explicó que don Juan Carlos creía llegado el momento para realizar la sucesión “con total normalidad”. El Rey ofreció algún detalle más: “Una vez recuperado tanto físicamente como en mi actividad institucional he decidido abdicar”. Esto es, el Monarca, una vez tomada la decisión, multiplicó sus actos y sus viajes de contenido económico, en especial al Golfo Pérsico. No quería dejar su puesto en plena convalecencia de sus operaciones sino en un ambiente de tranquilidad, precisamente cuando el debate sobre su abdicación, que llegó a ser muy intenso en 2013, había remitido. Con ello, según fuentes de La Zarzuela, el Rey pretendía dejar la Corona en el mejor momento posible, para facilitar la llegada de su hijo.

La Monarquía ha experimentado una levísima mejoría, según el CIS, pero sigue muy baja. Pasó del 3,68 de 2013 al 3,72 de la última encuesta de abril. Unas cifras alejadísimas de las que, hace unos años, colocaban a la monarquía como la institución mejor valorada por los ciudadanos. Ahora es la sexta.

La Zarzuela admite que ese deterioro tiene mucho que ver con el caso Nóos. La hija del Rey, la infanta Cristina, sigue imputada y a la espera de que el juez José Castro tome una decisión definitiva. Al margen de que se confirme o no su imputación, el caso Nóos seguirá dando problemas de imagen a La Zarzuela porque ahora viene la fase del juicio, la más delicada mediáticamente con una exposición máxima de su yerno, Iñaki Urdangarin.

Fuentes de La Zarzuela aseguran que se trata de una decisión “muy meditada” que no tiene que ver ni con la salud del Rey ni con la coyuntura política. Sin embargo, otras fuentes del Ejecutivo admiten que el momento político es propicio para una decisión así porque estamos a mitad de legislatura y el Rey y el Príncipe pueden contar con un sólido pacto entre PP y PSOE, que suponen más del 80% del Congreso. Nadie puede garantizar qué tipo de Cortes saldrán de las urnas en 2015, ante la evidente crisis del bipartidismo marcada por las elecciones europeas, que han colocado a los dos grandes partidos por debajo del 50% por primera vez desde 1977.

El rey Juan Carlos I entrega a Rajoy el documento de abdicación.

El Rey, emocionado, dio las gracias a los españoles, reivindicó su reinado —“vuelvo atrás la mirada y siento orgullo y gratitud hacia vosotros. Habéis hecho de mi reinado un largo periodo de paz, prosperidad y progreso”— y explicó sus motivos para dejarlo, centrados en el relevo generacional. “He querido ser Rey de todos los españoles. La larga crisis económica ha dejado profundas cicatrices en la sociedad pero también abre un camino de esperanza. Todo ha despertado un impulso de renovación, de corregir errores. Una nueva generación reclama el papel protagonista, el mismo que correspondió a la mía. Merece pasar a la primera línea una generación más joven, que afronte con renovada intensidad los desafíos”, aseguró.

Todas las instituciones cumplieron ayer su papel. El primero en dar el anuncio oficial fue el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una declaración institucional inédita en La Moncloa. El Ejecutivo es el responsable de todos los actos del Rey, a pesar de que la abdicación es una decisión personal del Monarca. Y por eso fue Rajoy quien dio a conocer el final del reinado de Don Juan Carlos después de 39 años, los que han pasado desde que juró su cargo ante las Cortes franquistas el 22 de noviembre de 1975, una monarquía que luego quedó democráticamente sancionada en el referéndum de la Constitución del 6 de diciembre de 1978. Rajoy explicó que mañana mismo se reunirá el Consejo de Ministros para aprobar una ley orgánica que, según el artículo 57.5 de la Constitución, debe regular la abdicación.

Rajoy anuncia la decisión del Rey de abdicar. REUTERS LIVE

La ley, que será breve y se limitará a dar efectividad a la abdicación y no fijará el nuevo papel de don Juan Carlos ni su posible aforamiento, está pactada con el PSOE de Rubalcaba, por lo que no tendrá ningún problema para ser aprobada rápidamente por las Cortes con amplísima mayoría. La presencia de Rubalcaba, a punto de abandonar la secretaría general del PSOE, también ofrece para la Corona esta estabilidad que necesita una sucesión monárquica, ya que es una persona cercana a don Juan Carlos.

El Rey quiso dar al momento la máxima relevancia posible, y en su mensaje televisado cuidó todos los detalles. Le acompañaban dos fotos, una suya con su padre, don Juan, y otra en la que se veía a Felipe y Leonor, la siguiente generación, como mensaje de continuidad monárquica. Hasta en tres ocasiones habló de esa “nueva generación”, el mensaje clave que quería trasladar. Y también la idea de la estabilidad, “Mi hijo Felipe encarna la estabilidad, seña de identidad de la institución monárquica”, aseguró.

ampliar foto
La línea de sucesión de la Corona española

En enero, una vez tomada la decisión, el Rey consultó con el príncipe Felipe, después con Rafael Spottorno, jefe actual de la Casa del Rey, y los dos anteriores responsables de ese puesto. Después de comunicárselo al presidente del Gobierno, se creó un reducido equipo con representantes de la Casa del Rey y del Ejecutivo, encabezado por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para perfilar detalles técnicos. El rey encargó un informe político, jurídico y práctico sobre la abdicación.

Desde 2012, cuando empezaron a acumularse los problemas de la Monarquía y el Rey alcanzó su momento más bajo de popularidad, cuando se vio forzado a pedir perdón por su viaje a Botsuana para cazar elefantes en el que se rompió la cadera, las especulaciones en el mundo político sobre la abdicación se multiplicaron hasta el punto de que se convirtió durante 2012 y 2013 en uno de los principales asuntos de debate en las reuniones políticas, aunque en sordina, nunca en público. Pero la conversación siempre acababa en el mismo sitio: “El Rey no quiere, dice que los reyes se mueren, no abdican”. Él mismo lo desmintió varias veces, la última en el discurso de Nochebuena. Solo él puede tomar esa decisión, insistían los políticos. Y al final lo hizo cuando menos se esperaba.

Reacciones a la renuncia

Las reacciones al anuncio de la abdicación del Rey no han tardado en llegar, tanto de dentro como de fuera de España. Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE, ha subrayado la relevancia del anuncio al subrayar que "la decisión de su Majestad el Rey de renunciar a la jefatura del Estado" es uno de los hechos políticos más importantes "desde la recuperación de la democracia". "Culmina, con esta decisión, un reinado que ha constituido un compromiso inquebrantable con la democracia y con los derechos y libertades de los españoles", ha añadido.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha elogiado la figura del Rey y ha expresado la gratitud hacia "una persona que ayudó a traer la democracia a España y a consolidarla".

Para el coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, es el momento de un referéndum para que "el pueblo decida si quiere monarquía o República", o lo que a su juicio es "monarquía o democracia". “Es la hora del pueblo, de que el pueblo decida y hable", ha asegurado el dirigente en una rueda de prensa en Madrid. En su opinión, "es inconcebible en siglo XXI seguir hablando del derecho de sangre", algo que es "incomprensible" para los ciudadanos.

Rubalcaba destaca el "compromiso inquebrantable" del Rey con la democracia

En la misma línea, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha reclamado un referéndum sobre la monarquía al asegurar que "esta abdicación acelera la descomposición del régimen político de 1978”. “Si el Gobierno cree que Felipe de Borbón cuenta con la confianza de la ciudadanía, debe someterlo a las urnas”, ha afirmado.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se ha pronunciado sobre la renuncia tras el mensaje televisado del Rey. Pese al cambio en la jefatura del Estado, el camino hacia la consulta seguirá invariable, ha proclamado Mas. "Habrá cambio de Rey pero no habrá cambio en el proceso político que vive el pueblo de Cataluña, seguirá adelante", ha sostenido en una comparecencia en el Palau de la Generalitat. El líder nacionalista ha deseado "suerte" al heredero de Don Juan Carlos, el Príncipe Felipe, al que le ha recordado la convocatoria de la consulta: "Le deseo suerte, aciertos, y éxitos. Deseamos lo mejor para España, pero también deseamos lo mejor para Cataluña. Y lo mejor para Cataluña es poder decidir democráticamente y libremente nuestro futuro como nación". 

Josep Antoni Duran Lleida ha agradecido al Rey su labor al frente de la jefatura del Estado y también ha destacado que su sucesor tendrá que lidiar con la consulta catalana.

Por su parte, el lehendakari Iñigo Urkullu ha asegurado que la decisión del Rey "abre una posibilidad de resolver la cuestión vasca que" de momento no ha hecho el ciclo de la Constitución de 1978.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha agradecido al Rey el trabajo que ha realizado por la paz, la libertad y la prosperidad "de todos los españoles" y ha añadido que, con su renuncia, "en absoluto" entrará la Monarquía en un período de inestabilidad. El titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, añadió que no se puede entender la democracia en españa sin la figura del Rey. "Es el mejor símbolo de nuestra convivencia en paz y libertad", destacó Fernández

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha lamentado que Juan Carlos I haya decidido abdicar. "Siento que abdique el Rey, pero esta es su voluntad y la tenemos que respetar", ha dicho. Lesmes cree que el Príncipe "será un buen Rey".

"Habrá cambio de Rey pero no habrá cambio en el proceso político que vive el pueblo de Cataluña, seguirá adelante", afirma Mas

La Fiscalía General del Estado, en un comunicado, ha mostrado "el aprecio y agradecimiento de todo el Ministerio Fiscal a la persona de Don Juan Carlos, cuya trayectoria vital ha estado presidida por un incansable servicio a España" y cuyo reinado ha coincidido "con la etapa de mayor paz y estabilidad" que ha conocido el país. "Una época caracterizada por la vigencia de nuestra actual Constitución de 1978, sancionada por la rúbrica de Don Juan Carlos", añade la Fiscalía General.

En declaraciones a EL PAÍS, el expresidente Felipe González ha destacado: "Me parece institucionalmente muy correcta y una decisión que supone un valor y un coraje especial [por parte del Rey] al poner la institución por encima de la persona".

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha agradecido al Rey su contribución a la "reconciliación de los españoles en democracia" y ha afirmado que su decisión de renunciar al trono supone "un acto de responsabilidad y de generosidad".

Izquierda Unida y Podemos reclaman un referéndum sobre la monarquía

Mientras, el presidente de Banco Santander, Emilio Botín, ha expresado su "respeto y gratitud" a la figura de don Juan Carlos y ha resaltado que su reinado "ha supuesto el periodo de paz y prosperidad más largo" de la historia española. "Deseo expresar nuestro más profundo respeto y gratitud a Su Majestad el Rey. El reinado de Juan Carlos I ha supuesto el período de paz y prosperidad más largo de nuestra historia", ha subrayado.

El presidente de Telefónica, César Alierta, ha destacado que Juan Carlos I ha sido el rey que abrió España al mundo desde la libertad, al mismo tiempo que ha confiado en que durante el reinado de Felipe el país alcanzará una nueva etapa de prosperidad.

En el ámbiro internacional, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, calificó al Rey como "actor clave en la democracia de España” y destacó "su aportación a los vínculos de amistad y cooperación que caracterizan nuestra relación". El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también resaltó el “sobresaliente servicio público” de Juan Carlos I y el papel instrumental del Monarca durante la Transición. En los mismos términos se manifestó Mohamed VI, rey de Marruecos, que quiso recordar que la familia real española “siempre fue cercana a la familia real marroquí”.

Desde Washington, la Casa Blanca ha destacado la labor de "guía" del rey Juan Carlos durante "la histórica transición de España a la democracia". "Ayudó a que la democracia floreciera", ha destacado en el comunicado Patrick Ventrell, portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca.

El presidente colombiano, José Manuel Santos, quiso mostrar su "afecto y gratitud" al Rey a través de su cuenta de Twitter, al tiempo que saludaba la llegada del príncipe Felipe al trono, "un gran amigo de Colombia", decía sobre el heredero. Anibal Cavaco Silva, presidente de Portugal, destacó los lazos de amistad que fomentó el Monarca entre los países vecinos y deseó lo mejor a don Juan Carlos "en este nueva etapa de un admirable recorrido vital".

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso ha señalado que ha recibido “con emoción” la noticia de la renuncia al trono del rey Juan Carlos, a quien califica de “artífice y defensor” de la democracia. “El rey Juan Carlos I ha sido valedor fundamental del europeísmo y de la modernidad de España durante los 39 años de su reinado”, prosigue el presidente del Ejecutivo comunitario. “Sin él no se entendería la España actual; personalmente y en nombre de la Comisión Europea quiero expresar mi profunda admiración por los valores que encarna; representa para todos los europeos un ejemplo en el que continuar inspirándonos”, asegura Barroso.

También el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, ha considerado que el Rey ha sido un "pilar" de la democracia en España, y confía en que don Felipe sea un modelo de "cohesión y confianza".

Manifestaciones

A última hora de la tarde del lunes, miles de personas salieron a la calle en decenas de ciudades españolas para pedir un referéndum para que otorgue al pueblo el derecho a decidir entre monarquía y república. Especialmente numerosas fueron en Madrid y Barcelona. En la madrileña Puerta del Sol unas 20.000 personas abarrotan la plaza, según fuentes policiales.

Los congregados entonaron cánticos como "Lárgate, Felipe, rájate", "El Borbón, sin pensión" o "España, mañana, será republicana". En la concentración de la plaza de Catalunya, en Barcelona, los gritos a favor de la república se mezclaron con los que pedían la independencia.

Con informarción de Fernando J. Peréz, Fernando Garea, Anabel Díez, Maiol Roger, Pedro Gorospe e Ignacio Fariza

Más información