Interior cambiará la ley para facilitar la devolución en caliente de inmigrantes

El ministro: “La norma no está pensada para avalanchas como las de Ceuta”

Fernández censura a la comisaria Malmström: “Twitter no es la manera”

Varios guardias civiles devuelven inmigrantes a Marruecos desde la playa de Tarajal, el día 6. ATLAS

El Gobierno quiere evitar que el foco se centre en los disparos de pelotas de goma a los inmigrantes que intentaban saltar la valla en Ceuta. La presión es muy fuerte, pero el Ejecutivo no se plantea de momento dimisiones. En lo que sí quiere centrar el foco es en la reforma de la Ley de Extranjería para ajustar legalmente la forma en la que se puede devolver a los inmigrantes a Marruecos. El Ejecutivo rechaza que lo que se está haciendo ahora —entender que no han entrado en España hasta que “han superado la línea policial”, una interpretación muy discutida y criticada— sea ilegal. Pero admite que está en el límite y quiere adecuar la ley a la práctica.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, confirmó en los pasillos del Senado que se prepara esta reforma para dar cobertura a la Guardia Civil. “La ley no está pensada para supuestos como las avalanchas en Ceuta y Melilla. No es lo mismo controlar la frontera en Barajas o en Melilla. Estamos trabajando en una reforma para controlar mejor las fronteras, para que la Guardia Civil disponga de una normativa adecuada para hacer frente a esas situaciones”, explicó.

Según la Ley de Extranjería, cuando un inmigrante es interceptado se le debe prestar asistencia jurídica gratuita y un traductor. Sin embargo, hay un acuerdo entre España y Marruecos, firmado en 2012, que permite que el país vecino admita de manera más rápida a los extranjeros que entran por la frontera marroquí. Este tratado es más flexible, pero obliga a identificar a los extranjeros en comisaría, algo que no se hizo en Ceuta, como prueban los vídeos. El Gobierno insiste en la interpretación de que no entraron en España, a pesar de las imágenes.

Fernández reconoció que de alguna manera están perdiendo el control y pidió la ayuda de la Unión Europea para reforzar las fronteras en Ceuta y Melilla. “Europa además de dar consejos tiene que implicarse con financiación, ya que España, que ha invertido casi 60 millones de euros en los últimos cinco años, no puede hacer frente al problema sola. Los países que, como España, somos frontera exterior de la UE tenemos el derecho a recabar de toda la Unión la ayuda y solidaridad para hacer frente a un fenómeno de esas características y que no ha causado España”, remató.

El ministro también aprovechó para lanzar un golpe contra la comisaria de Interior, Cecilia Malmström, que criticó en Twitter y después a través de un portavoz que en España se usaran pelotas de goma contra inmigrantes. Fernández mostró su enfado: “El embajador español en la UE se ha puesto en contacto con la oficina de Malmström para ofrecerle toda la información. Nos hemos enterado por Twitter, que no creo que sea la forma más adecuada para relacionarse entre la Comisión Europea y los Estados miembros, por respeto a la UE y a los Estados”, aseguró. El Ejecutivo está muy molesto con Malmström, del grupo de los liberales, que ya criticó las concertinas de Melilla.