Interior pedirá apoyo a la UE para mitigar la llegada de inmigrantes africanos

Valenciano: “La disuasión de los ‘sin papeles’ no puede poner en peligro sus vidas”

Ampliar foto
Dos de los 150 inmigrantes que lograron entrar este lunes en Melilla.

El Gobierno español va a pedir el apoyo de la Unión Europea para mitigar la presión migratoria procedente de África, según fuentes del Ministerio del Interior. Estas añaden que desde hace dos años vienen insistiendo en que la lucha contra la inmigración irregular debe ser una responsabilidad compartida en la UE.

El ministro Jorge Fernández ya defendió ante el Consejo de Justicia y Asuntos de Interior (JAI) de febrero de 2013 que “la lucha contra la inmigración irregular es la prevención en origen y la cooperación con los terceros países de origen y tránsito de la inmigración irregular, especialmente con aquellos países desde los que zarpan las embarcaciones” con destino a España.

Fernández reclamó entonces “soluciones concretas” como “la lucha contra las redes de tráfico de seres humanos e impedir, así, que los inmigrantes sean puestos en peligro por los traficantes” y “contribuir a reforzar el control de las fronteras terrestres de estos países por sus propias fuerzas de Seguridad”. El ministro también demandó a la UE que fomente “la cooperación de estos países con organismos como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), al objeto de facilitar el retorno a sus países de origen de las personas que han sido víctimas del tráfico de seres humanos”.

En virtud de este programa con la OIM, el Ministerio del Interior español ha destinado en 2013 unos 200.000 euros para financiar los gastos de desplazamiento para el retorno voluntario de personas a sus países desde Marruecos. En este programa participan otros países, como Suiza, Bélgica y Holanda.

Las últimas cifras facilitadas por la OIM muestran que, a fecha 11 de diciembre de 2013, unas 120 personas de origen subsahariano habían sido repatriadas desde Marruecos a sus respectivos países, según fuentes de Interior. En la mayoría de los casos eran mujeres con hijos y personas vulnerables que se hallaban en zonas próximas a Ceuta y Melilla.

Interior pretende que estas iniciativas “cuenten con una mayor aportación de la UE”. “Las actuaciones del Gobierno español benefician al conjunto de la Unión Europea y lo lógico es que esto sea correspondido con una solidaridad real, política y económica”, recalcan las mismas fuentes.

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, señaló que la inmigración es un ejemplo “importantísimo” de la necesaria cooperación entre la Unión Europea y los Estados miembros. La número dos socialista se mostró convencida de que la Unión Europea debe definir su política de inmigración y reforzar la cooperación con los Estados miembros para ayudar especialmente a los países con una mayor presión migratoria, como es el caso de España. Esa política debe ser “algo distinto a una puerta que se cierra al resto del mundo”, resaltó. A la vez, alertó de que el Gobierno español debe tener claro “que la disuasión de la entrada ilícita no puede poner en peligro la vida de quienes lo intentan”, como ocurrió el pasado día 6 en Ceuta con 15 subsaharianos que perecieron ahogados en la playa del Tarajal.

Por su parte, el diputado Ricardo Sixto, portavoz de Izquierda Unida (IU) en la Comisión de Interior del Congreso, manifestó ayer que la política de inmigración no puede consistir en “extender la idea” de que España “está amenazada por una horda de 30.000 personas que están tratando de saltar nuestras fronteras”.

Sixto opinó así en referencia a los informes policiales publicados ayer por EL PAÍS que sostienen que en Marruecos hay unas 30.000 personas que están intentado llegar a territorio español. “Eso no es así. Son una serie de personas, las que sean, que están buscando un futuro mejor, como los españoles lo buscamos en otro momento, y hay que tratar de canalizar esa salida de la mejor manera posible para esas personas y también para los intereses de España”, declaró Sixto a Servimedia.

Más información