Política
operación antiterrorista

La policía detiene a tres miembros de Al Qaeda buscados en Europa

Uno de los arrestados pasó por un campo de entrenamiento de Lashkar e Tayiba

Los agentes solo se incautaron de 100 gramos de pólvora en los registros

Tres presuntos miembros de Al Qaeda fueron detenidos este jueves y el miércoles en Cádiz y Ciudad Real, sobre los que la policía sospecha que estaban planeando cometer un atentado en España o en otro país de Europa. La operación policial se precipitó por la posible salida de España de dos de ellos que estaban siendo vigilados por la Comisaría General de Información. A. A. A. y M. A, de origen checheno, según afirmaron, pero cuyas nacionalidades están por determinar —aunque los investigadores creen que uno de ellos es ruso y el otro de alguna república exsoviética—, habían tomado un autobús que viajaba desde Cádiz a Irún (Gipuzkoa) para, probablemente, atravesar la frontera hacia Francia, donde se sospecha que habían residido con anterioridad. En Almuradiel (Ciudad Real) fueron interceptados a las 00.35 de este jueves, y tras oponer una monumental resistencia, fueron detenidos por los GEO de la policía.

Uno de los arrestados, según el ministro del Interior, Jorge Fernández, es “un operativo muy importante dentro de la estructura internacional” de la organización terrorista, aunque no precisó más. Horas antes había sido detenido en La Línea de la Concepción (Cádiz) un ciudadano turco, C. Y., casado con una marroquí y que trabajaba en Gibraltar como jefe de obra de una constructora. Presuntamente, actuaba como facilitador para los dos miembros de Al Qaeda.

Pero las incógnitas sobre qué hacían los detenidos y si preparaban o no un atentado inminente en España o en algún otro lugar de Europa son muchas. Lo que se sabe es que dos de ellos eran personas muy buscadas por los servicios de espionaje de varios países europeos.

Los presuntos miembros de Al Qaeda detenidos en La Línea y Valdepeñas. En el centro, el ciudadano turco.

Uno de ellos había pasado por los campos de entrenamiento de Lashkar e Tayiba (en urdu, El Ejército de los Puros) —grupo terrorista paquistaní responsable de los atentados en Bombay en 2008 en los que murieron 170 personas, independiente de Al Qaeda pero con vínculos con esta organización—. Y que el ciudadano turco tenía en su casa una pequeña cantidad de explosivo, 100 gramos de pólvora, y un zulo vacío que, según sospecha la policía por la reacción de los perros entrenados para detectar explosivos, había sido limpiado recientemente. Uno de los aspectos más sorprendentes de la operación policial es que los detenidos tenían documentación sobre el manejo de ultraligeros y aviones teledirigidos.

A partir de este punto, todo son hipótesis, que podrán ser o no confirmadas tras el análisis de la documentación y material informático recogidos en los domicilios. La policía registró la casa del ciudadano turco en La Línea de la Concepción, en la que vivía desde hace más de un año y medio, según han confirmado sus sorprendidos vecinos; el domicilio que este había alquilado para los otros dos arrestados en San Roque, junto a La Línea de la Concepción; y ayer por la tarde fue registrada la empresa de Gibraltar en la que el turco trabajaba y de la que la policía se incautó de documentos.

El ministro dijo ayer que los arrestados podrían estar preparando “un atentado en España y/o otros países europeos”, y los investigadores sospechan que, quizá, su presencia en la Línea de la Concepción (Cádiz) junto al Peñón de Gibraltar y a la base militar norteamericana de Rota, en la misma provincia, pudieran estar relacionados con la preparación de un posible atentado contra objetivos de estos dos países. Pero, por el momento, son todo hipótesis sin confirmar.

Por otro lado está la cuestión del explosivo hallado. El ministro del Interior afirmó que con ese volumen se “podría destrozar todo un autobús”, pero difícilmente con 100 gramos de pólvora podría ocurrir. Fernández aseguró que, mezclado con metralla, podría ser muy destructivo, y fuentes de la lucha antiterrorista insisten en que casi con total seguridad en la vivienda había más explosivo, que los arrestados hicieron desaparecer antes del registro. La esposa del turco detenido, según fuentes de la lucha antiterrorista, dijo poco antes a su marido, por teléfono, que había “limpiado” el piso.

C. Y., el detenido de nacionalidad turca, trabajaba para la promotora y constructora gibraltareña Profield Contractors, que tiene entre sus principales clientes al Gobierno de la colonia, para el que ejecutaba actualmente la reforma de un bloque de pisos y la retirada de escombros en las obras del dique que se construye en la punta este de ese territorio para ganar terreno al mar. Su cometido era el de jefe de obra. Contando con él, la empresa tiene 10 empleados.

Fuentes de la investigación aseguran que los tres arrestados formaban parte de un grupo terrorista islamista que había jurado lealtad a Al Qaeda. Esas mismas fuentes apuntan a que todas las sospechas se basan en la información de servicios secretos de distintos países, lo que podría ser difícil de traducir en pruebas concretas para presentar ante un tribunal porque parece que, por el momento, se desconoce si tenían la intención de ejecutar atentados concretos. Esta misma mañana la policía los pondrá a disposición del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, en funciones de guardia que, tras tomarles declaración, decidirá si los envía a prisión preventiva a la espera de juicio, aunque fuentes de ese tribunal creen que, en función de las pruebas contra ellos, podrían también ser entregados a terceros países.

Fuentes de la investigación creen que uno de los ciudadanos arrestados pudo formar parte de las fuerzas especiales rusas, los Spetsnaz, a los comandos de elite militares y policiales de la Federación Rusa. El ministro del Interior hizo este jueves especial hincapié en el entrenamiento militar de los arrestados. En el momento de su captura, los dos detenidos en Almuradiel forcejearon con los GEO (Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional), aunque fueron reducidos.

Los servicios de inteligencia occidentales estaban tras la pista de este comando desde hace varios meses. La Comisaría General de Información detectó su presencia en España hace aproximadamente un mes, cuando llegaron procedentes de Francia. Los arrestos se han llevado a cabo un día después de que el Gobierno presentara una directiva de Defensa en la que no había ni una cita al 11-S, el 11-M, Al-Qaeda o Afganistán.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana