Selecciona Edición
Iniciar sesión

Suspenso a las instituciones

El 62% de los ciudadanos cuestiona a los responsables públicos

El 69% de los encuestados juzga mal o muy mal la actuación de la justicia

La gente está hasta el gorro de ustedes”. José Chamizo, defensor del pueblo andaluz, solo cometió el error de quedarse fuera del veredicto de los ciudadanos contra las instituciones y los políticos. Los ciudadanos no distinguen y, según la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS, el 62% considera que las instituciones no están sabiendo estar a la altura en el momento en el que más falta hace el amparo político.

El pesimismo ciudadano es reflejo directo de los datos y las circunstancias de cada uno de ellos, pero también de una especie de “sensación térmica”, consecuencia directa de los acontecimientos y batallas políticas que muestran los medios. Solo un 18% asegura que las instituciones están sabiendo estar a la altura y nada más que un 9% se considera amparado y protegido por ellas en tiempos de crisis.

Según el sondeo, hay un rechazo evidente que tiene que ver con la crisis económica y con las dificultades que los ciudadanos perciben en sus propias vidas, pero también un reflejo de la gestión política e institucional que extreman el pesimismo general. Desde esas instituciones no llega alivio a los ciudadanos.

ampliar foto
Fuente: Metroscopia

» La justicia. De todas las instituciones por las que se pregunta, una de las que peor imagen tiene es la de la justicia. Un 69% asegura que funciona mal o muy mal y solo un 16% está satisfecho con la justicia. Esta semana se ha concretado la dimisión de Carlos Dívar como presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial y se ha producido una campaña desde el sector más duro del PP contra el Tribunal Constitucional por su sentencia sobre Sortu. Incluso, la presidenta de la Comunidad de Madrid. Esperanza Aguirre, con gran influencia en su partido, ha pedido la disolución del Constitucional, tras tacharlo de tribunal político. La culpa de esa situación, según la encuesta de Metroscopia, la tiene la forma en que está organizada (78%); el Tribunal Supremo (78%); el Consejo General del Poder Judicial (77%); el Ministerio de Justicia (77%) y los jueces y magistrados en su conjunto (69%).

» La renovación institucional. En este momento, el Tribunal Constitucional está pendiente de ser renovado por los dos grandes partidos. Hay alguna vacante, como la del fallecido magistrado Roberto García-Calvo, pendiente desde hace cuatro años, por falta de acuerdo entre el Partido Popular y el PSOE. En enero, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba mantuvieron una primera reunión en La Moncloa con esas cuatro vacantes y las del Defensor del Pueblo y el Tribunal de Cuentas sobre la mesa. El líder de la oposición vino a decir al presidente del Gobierno que no corriera con esa renovación, porque podría dar la impresión de que cuando gobierna el PP se alcanzan esos acuerdos, mientras que con el PSOE son imposibles. Aplazaron el acuerdo y esta semana termina el plazo que se han dado en el Congreso para cerrar el pacto, a la espera de que ambos, que llevan el asunto personalmente, contacten en los próximos días. Solo ellos saben los nombres y los tiempos, sin prisa cuatro años después.

» El Parlamento. Rajoy solo ha ido al Congreso las ocasiones en las que la ley le ha obligado: sesiones de control y dos comparecencias posteriores a cumbres europeas, pero ni una más. En nueve ocasiones, el PP ha vetado en el Congreso peticiones de comparecencia de Rajoy para hablar de la crisis, presentadas por todos los demás grupos. Esta semana, el presidente del Gobierno informó a los periodistas en un avión camino de Brasil que suprime este año el debate sobre el estado de la nación y solo informará al Parlamento del rescate de 100.000 millones de euros un mes después de solicitarse en un pleno obligado para dar cuenta de la cumbre europea. Rajoy renuncia a ejercer el liderazgo político que le encomendó una abrumadora mayoría de españoles el 20-N.

Según la encuesta, el 79% de los ciudadanos considera que los políticos no están sabiendo estar a la altura de las circunstancias. Incluso, la mayoría de los votantes del PP son críticos con los políticos en general.