Selecciona Edición
Iniciar sesión
EL DIARIO DE LA CRISIS

El PP bloquea todos los intentos de explicar e investigar el ‘caso Bankia’

La comisión de Economía remite la comparecencia del gobernador a la subcomisión del FROB

Los populares consideran "contraproducente" una explicación pública del gobernador

Ni transparencia ni responsabilidades. El Gobierno y el PP están decididos a bloquear todas las posibilidades de explicación o investigación de las responsabilidades sobre lo ocurrido en Bankia y en solitario actúan para atajar las iniciativas del resto de grupos. Como explicó este martes gráficamente el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, las comparecencias ahora son “no convenientes” y “serían contraproducentes”. Y de comisión de investigación no quiere ni oír hablar, ni que se debata siquiera.

Al silencio que pretende el PP se sumó este martes Miguel Ángel Fernández Ordóñez, porque con su decisión de adelantar su salida del Banco de España arruina la posibilidad de que el gobernador dé su versión sobre lo que ha ocurrido en Bankia. Su caso es un ejemplo del propósito del PP por evitar las comparecencias: Fernández Ordóñez pidió por carta a la presidenta de la Comisión de Economía, Elvira Rodríguez, comparecer para hablar de Bankia, y ni por esas ha conseguido ir al Congreso a explicarse.

Bankia y los 23.000 millones de euros precisos para rescatar a la entidad monopolizan el debate político y se cuelan en el Parlamento por las pequeñas grietas que el PP no puede taponar. La tesis del Gobierno, marcada el lunes por el propio Mariano Rajoy, es que en este momento lo urgente es sacar a Bankia del agujero e intentar buscar la confianza en el sistema financiero español. Pero la Bolsa siguió este martes cayendo, la prima de riesgo se estabiliza por encima de los 500 puntos y se conocen detalles sobre Bankia como que Aurelio Izquierdo, uno de los directivos que dejó la entidad el año pasado, tendrá derecho a una indemnización cercana a los 14 millones de euros en pensiones y compromisos de prejubilación.

Fuentes del PP y del Gobierno admiten que Bankia ha arruinado su discurso, que lo que se va sabiendo dificulta que los ciudadanos asuman los recortes que se aprueban y que el rescate con dinero público de la entidad es una píldora muy difícil de tragar. Como efecto colateral, sitúan el daño irreversible a uno de los iconos del PP, Rodrigo Rato.

Remite las peticiones sobre Rato y Blesa a una subcomisión cerrada

Siguiendo las instrucciones, los representantes del PP en la Mesa del Congreso frenaron por segunda vez en un mes la petición del grupo de Izquierda Plural (IU, ICV y CHA) de crear una comisión parlamentaria de investigación sobre Bankia. Con ese bloqueo, ni siquiera habrá la posibilidad de que se debata y vote en el pleno hasta dentro de dos semanas.

“Tengan paciencia e insistan”, asegura José Luis Centella (IU) que les dijo este martes Jesús Posada, presidente del Congreso, cuando reiteraron la petición. El grupo que lidera Cayo Lara tiene que recurrir a una vía más lenta que es la de interpelar este miércoles al Gobierno sobre Bankia y en el primer pleno, que será el próximo 12 de junio, someter a debate y votación una moción pidiendo la investigación parlamentaria. Es obvio que el PP no tiene ningún problema para rechazar la moción en el pleno solo con su mayoría absoluta, pero su estrategia es la de impedir que se debata ya. El precedente invocado para la comisión es el del caso Banesto, cuando en 1993 se investigó esta entidad, al ser intervenida por el Banco de España. Se forzó la comparecencia de Mario Conde, presidente de Banesto, destituido entonces y condenado luego.

Además, el PP peloteó este martes las peticiones del PSOE para que comparezcan en la Cámara los exgestores de Bankia Rodrigo Rato, José Luis Olivas y Miguel Blesa, y el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Y, a su vez, desde esa comisión se remitieron las peticiones hacia una subcomisión que controla las ayudas a los bancos, en la que quedan dormidas y en vía muerta, hasta nueva orden.

UPyD e IU llevarán el caso a la fiscalía para que abra una investigación

Esa subcomisión trabaja a puerta cerrada, tiene un cometido muy concreto que es el de recibir información periódica del secretario de Estado de Economía y el subgobernador del Banco de España sobre el FROB y no tiene capacidad para investigar Bankia. Este miércoles, el PP decidirá si tramita o no las peticiones, pero su portavoz Alfonso Alonso ya se ha encargado de anticipar que, “de momento”, no se permitirán nuevas comparecencias de responsables financieros más allá de la del subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, prevista para la próxima semana. Su argumento es que el objetivo en estos momentos es concluir el proceso de saneamiento financiero y es importante evitar cualquier “confrontación política” con la oposición.

La portavoz del PSOE, Soraya Rodríguez, anunció que su grupo pedirá que, al menos, sus trabajos sean públicos, porque ahora no se levanta ni acta de las pocas sesiones que ha celebrado. Las peticiones de comparecencia de los exgestores de Bankia tienen apoyo de todos los grupos, salvo PP y CiU. La de Fernández Ordóñez ya ha decaído por su renuncia al cargo.

Otra de las grietas por las que se coló Bankia en el Congreso fue este martes la discusión de una proposición de ley del Grupo Mixto sobre las cajas de ahorros, que permitió que toda la oposición incluyera en sus intervenciones la referencia al agujero de la entidad.

El PP respondió acusando al Gobierno anterior por la herencia que ha dejado y por no haber aprobado una norma como la que sí ha hecho Mariano Rajoy, limitando las indemnizaciones de exdirectivos de bancos que reciban dinero público.

Volverá a entrar este miércoles en la sesión de control y el jueves en la convalidación del decreto de reforma del sistema financiero, aprobado antes del estallido de Bankia, pero contaminado en su debate por la polémica. Tanto que se complica la posibilidad de que el PSOE se mantenga en el acuerdo con el PP sobre las reformas del sistema financiero.

Fuera de la Cámara, el PP también bloqueó la investigación en la Asamblea de Madrid, donde UPyD había presentado una solicitud de comisión a la que se habían sumado el PSOE e IU. En este caso, el argumento de los populares es que el control de las cajas y bancos excede de las competencias de la Cámara.

Frente al frontón del PP, UPyD e IU anunciaron su intención de presentar sendas denuncias ante la Fiscalía del Estado para que se abre una investigación que determine posibles responsabilidades penales en Bankia. El PSOE, al menos de momento, no es partidario de sumarse a esa vía, porque da por hecho que tarde o temprano se abrirá un proceso judicial sobre el caso, y ahora se trata de determinar las responsabilidades políticas en el Congreso.

No obstante, según el PSM, los exconsejeros socialistas en Bankia preparan una querella contra Rato que presentarán en los próximos días.