Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba parte con ligera ventaja sobre Chacón en una reñida disputa

Andalucía, el territorio clave, sigue sin definirse por ningún candidato

La experiencia del 35º Congreso hace que la cautela sea dominante ahora

Nada está escrito. No hay bloques monolíticos ni zonas inaccesibles

Rubalcaba parte con ligera ventaja sobre Chacón en una reñida disputa Ampliar foto

A poco menos de un mes de la celebración del 38º Congreso del PSOE, el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba parte con una ligera ventaja sobre su rival, Carme Chacón, en la disputa por la secretaría general del PSOE, cuyo resultado final presenta un horizonte muy incierto. Así lo confirman fuentes próximas a ambos candidatos. La experiencia del 35º Congreso, en el que los pronósticos abrumadoramente favorables a José Bono fueron desmentidos por la victoria por la mínima de José Luis Rodríguez Zapatero, hacen de la cautela el rasgo dominante de este nuevo proceso en el partido en el que, por vez primera desde aquel Congreso, de julio de 2000, se produce una muy abierta disputa por la secretaría general de los socialistas.

Además, el Congreso del PSOE cuenta con unos mecanismos de votación más abiertos que los de otras instancias del partido. No son los secretarios regionales quienes deciden, sino cada uno del millar de delegados, lo que hace el resultado aún más incierto.

Este 38º Congreso tiene en común con el 35º, que ganó Zapatero, que se produce tras una victoria por mayoría absoluta del PP, aunque esta vez agravada con la mayor pérdida de escaños del PSOE en la historia de la democracia y condicionada por la recesión más grave de la economía española, que ha puesto en cuestión la política en general, y la socialdemocracia en particular.

En estas condiciones parte a la carrera Pérez Rubalcaba, cuyo valor más apreciable es su solvencia política y su experiencia en estos momentos especialmente difíciles para el PSOE, mientras que su punto más débil es su reciente y estrepitosa derrota frente a Mariano Rajoy. A su vez, Chacón, que hoy presenta su propuesta en Olula del Río (Almería), dispone como principal aval de su juventud (40 años) y su aire renovador, mientras que su punto débil es su liderazgo político por probar.

La existencia de una liza entre, al menos, dos candidatos ha supuesto un auténtico respiro para el PSOE. No se hubiera entendido que el primer partido de la oposición solo hubiera contado con una candidatura para optar a su secretaría general.

Así las cosas, Pérez Rubalcaba parte con una cierta ventaja a menos de un mes de la celebración del 38º Congreso. En principio, cuenta con mayores apoyos en un mayor número de comunidades autónomas. Así, los socialistas de las autonomías de la cornisa cantábrica —País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia— parecen decantarse de modo mayoritario en favor de Rubalcaba. Lo mismo sucedería en Castilla y León, Extremadura o Murcia.

Chacón, por su parte, cuenta con un respaldo muy definido en comunidades con mucho peso histórico, como son Cataluña y Madrid. En este último caso, más por el antirubalcabismo de su secretario general, Tomás Gómez, que por su apoyo todavía no decidido hacia Chacón.

Hay disputa en Baleares, Canarias, La Rioja y Aragón, con ventaja de salida de Rubalcaba, pero con un final muy impreciso. En otras comunidades muy importantes, como es el caso de la valenciana, la disputa está aún más reñida. En esta comunidad, Chacón dispone de un importante aval en la exministra y ex secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, que la apoya decididamente. Pero tiene enfrente a su secretario general, Jorge Alarte, que parece inclinarse por Rubalcaba.

También está reñida la disputa en comunidades como Castilla-La Mancha y Navarra. En la primera, su expresidente, José María Barreda, apoyará a Chacón. En Navarra su secretario general, Roberto Jiménez, está con la exministra de Defensa, mientras el portavoz parlamentario, Juan José Lizarbe, y el diputado Juan Moscoso están con Rubalcaba. Barreda y Jiménez estarán hoy en la presentación pública de Chacón.

Pero la gran clave está en Andalucía, que representa el 25% de la militancia socialista. Prueba de ello es que Chacón presenta hoy su propuesta como candidata en una localidad andaluza, Olula del Río (Almería), el pueblo natal de su padre. Y Rubalcaba, antes de hacer pública su candidatura, se reunió con el secretario general de los socialistas andaluces y presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en una cena privada en su casa.

Griñán ha calificado su actitud silenciosa ante la pugna entre Rubalcaba y Chacón de “neutralidad activa”. Como Andalucía tiene elecciones autonómicas en marzo, Griñán no puede permitirse el lujo de apoyar una candidatura perdedora. De ahí su cautela. En todo caso, en estos primeros momentos los partidarios de Chacón se están mostrando allí mucho más activos —cuatro consejeros de la Junta se han pronunciado a favor de la exministra de Defensa— que los de Pérez Rubalcaba, que permanecen agazapados. Griñán, por si acaso, esperará al lunes para tomar el pulso real a su organización y convocará entonces, tras el Comité Federal del domingo, a su junta directiva y a sus barones provinciales.

Según señalan fuentes próximas a ambos candidatos, “nada está escrito ni hay bloques monolíticos en ningún territorio ni zonas inaccesibles; el debate está totalmente abierto y hay voluntad de que sea respetuoso”.

En la tarde de ayer, un grupo de feministas del PSOE propuso en un texto la composición paritaria de los órganos de dirección, así como la aplicación de listas cremallera en la confección de candidaturas; la creación de una nueva organización sectorial de Igualdad y participación social y política de las mujeres y la elaboración de un plan de Igualdad.

Más información