Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno decide establecer nuevamente el límite de velocidad a 120

El ministro del Interior asegura que las circunstancias han cambiado

El vicepresidente admite "un debate fuerte" en el Consejo de Ministros

El Consejo de Ministros ha decidido, tras "un fuerte debate", volver a los 120 kilómetros por hora como límite de velocidad a partir del 1 de julio. Así lo ha anunciado el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien sin embargo ha hecho una defensa del recorte a 110, ya que, según él, ha ahorrado 450 millones de euros. "Solo hay que restar unos 230.000 euros en pegatinas", ha remarcado el vicepresidente primero. La decisión ha sido adoptada tras un fuerte debate interno en el seno del Consejo de Ministros, según han asegurado fuentes gubernamentales..

Rubalcaba ha recordado que la limitación a 110 se aprobó como transitoria. El vicepresidente ha insistido en que el barril ha bajado (ayer hubo un súbito descenso por la decisión de la Agencia Internacional de la Energía de recurrir a sus reservas estratégicas) y que la reducción "ya no tiene sentido": "Hoy el barril está a 106 dólares y todas las previsiones apuntan que va a seguir bajando", ha señalado.

Encuesta

¿Está a favor de reestablecer la limitación de velocidad a 120 kilómetros por hora?


Votar Ver resultados »

Pese a anunciar que acababa la limitación, Rubalcaba ha defendido la decisión tomada hace casi cuatro meses y ha dado su "agradecimiento a los ciudadanos porque la medida ha funcionado" y ha reducido en 450 millones de euros el déficit comercial de España, que solo en productos petrolíferos alcanzó entre enero y abril 14.019 millones de euros. "Había estudios que decía que el barril de petróleo iba a llegar incluso hasta los 140 dolares, y luego llegó hasta los 127", ha argumentado Rubalcaba.

"Después de este debate los españoles van a correr un poco menos", ha concluido Rubalcaba: "Al ir un poco más despacio, a los ciudadanos les cuesta menos el viaje, se contamina menos y hay menos riesgos". El vicepresidente primero se ha atrevido a aventurar que "la gente correrá menos" dentro de unos meses ya que el debate sobre los 110 ha ayudado a crear "conciencia colectiva sobre la necesidad de ahorrar energía".

Rubalcaba ha rechazado que el descenso de la siniestralidad vial sea un argumento para mantener el límite de velocidad a 110, como piden las asociaciones de víctimas. Aunque ha reconocido que es más fácil sobrevivir a un accidente a 110 que a 120, ha subrayado que el descenso de muertes de tráfico "ha sido continuado durante los últimos ocho años" y en él han influido "muchas cosas".

Previamente, dirigentes socialistas se habían posicionado a favor de mantener la limitación en 110. El secretario de Medio Ambiente del PSOE, Hugo Morán, se mostró partidario de que el Consejo de Ministros mantuviera en 110 kilómetros por hora la limitación de velocidad en las carreteras. "El país ahorra energía, se disminuyen las emisiones y mejora la siniestralidad. En mi opinión, en términos de interés conjunto, esos factores pesan más que los favorables a volver a 120", ha declarado Morán. En sentido parecido se ha expresado Jesús Caldera, miembro de la ejecutiva socialista y responsable del programa electoral del PSOE, con lo que pusieron de manifiesto la división en el PSOE sobre este tema.

El petróleo ronda hoy los 107 dólares. El 25 de febrero, cuando el Gobierno tomó la decisión de limitar la velocidad, estaba a 111 dólares. Sin embargo, la gasolina y el diésel en el surtidor siguen hoy más caros que entonces. El recorte de velocidad  no ha evitado que la factura del petróleo se disparara. Entre enero y abril, el déficit exterior de productos petrolíferos creció un 28% (hasta los 10.349 millones) respecto al mismo periodo del año anterior. Las importaciones de petróleo suponen el 62% del déficit de la balanza comercial española, según el boletín del Ministerio de Industria.

La memoria económica que elaboró Industria para justificar la limitación a 110 fijaba en un año la duración de la medida y calculó que en ese periodo Hacienda dejaría de ingresar 122 millones por la reducción del consumo. Si solo ha sido de tres meses, Hacienda habrá dejado de ingresar unos 40 millones, que se compensará en parte con el aumento del 8% en las multas registrado en mayo.