Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento vasco insta a Sánchez a modificar la política penitenciaria

EH Bildu acepta añadir a su propuesta que los presos de ETA hagan peticiones individualizadas y reconozacan el daño causado

Imagen del Parlamento vasco un día de sesiones.
Imagen del Parlamento vasco un día de sesiones.

El Parlamento vasco cree que es necesario modificar la política penitenciaria de los presos de ETA. Apenas diez días después de que prosperara la moción de censura contra Mariano Rajoy y que ha elevado a la presidencia del Gobierno al socialista Pedro Sánchez, los socialistas vascos y EH Bildu, acompañados por Elkarrekin Podemos y el PNV le han solicitado al presidente del Gobierno que dé los primeros pasos para poner fin a la dispersión de quienes lo pidan de manera individualizada y reconozcan el daño causado. Las cuatro formaciones, con una aplastante mayoría en la Cámara de Vitoria, al oponerse solo el PP, reclaman otra política penitenciaria después del final de las acciones de ETA y tras la disolución de la banda. Para los populares vascos, la enmienda es escasa al no pedir a los presos que colaboren con la Justicia.

El acuerdo ha sido adoptado en el seno de la Comisión de Derechos Humanos e Igualdad, sobre la base de una propuesta original de EH Bildu. Una enmienda del resto, para añadir que los presos hagan el gesto de pedir la progresión de grado de manera individualizada y además reconozcan el daño causado, ha facilitado el acuerdo. La izquierda abertzale cree que con Pedro Sánchez en La Moncloa, el respaldo de los socialistas vascos tiene un valor doble, y los socialistas, con el PNV y Podemos están convencidos de que en este contexto, y con los adecuados gestos de los presos, el cambio es posible.

La portavoz socialista Rafaela Romero ha pedido que los gobiernos central y vasco trabajen con "complicidad" para que los presos de ETA cumplan sus condenas en lugares próximos a sus municipios de origen y se acaten los principios de reinserción recogidos en el ordenamiento jurídico. "Cumplir la ley nunca es una rendición. Cumplir la ley es pasar de la excepcionalidad al tratamiento ordinario. Hace más de seis años que ETA no está entre nosotros", ha indicado la portavoz socialista tras constatar que Euskadi y España viven en otra época tras el final definitivo de ETA.

El acuerdo reclama una "nueva política que evite un cumplimiento de penas privativas de libertad lejos de los lugares de arraigo social y familiar, facilitando la relación con sus familiares". A esa propuesta el PNV, con Podemos y los socialistas vascos añadieron: "El Parlamento Vasco considera necesario avanzar en las políticas de convivencia, para lo cual resulta oportuna la aplicación de principios como el de individualización, humanidad y reconocimiento del daño causado".

El portavoz del PNV, Íñigo Iturrate ha destacado la importancia de lo aprobado hoy porque "se da un paso adelante", ya que los cuatro partidos que lo apoyan consideran "imprescindible el reconocimiento del daño causado y hacer una lectura crítica del pasado". Julen Arzuaga, de EH Bildu ha demandado una política penitenciaria "adaptada a los nuevos tiempos" y ha defendido que se construya sobre los principios de individualización y humanidad y "sobre el reconocimiento del daño causado, de cara a promocionar la paz y la convivencia".

El coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha asegurado en una entrevista radiofónica poco antes de que los parlamentarios vascos sellaran el acuerdo en comisión, que su formación va a llevar el acuerdo al Congreso porque, extrapolándolo, también se produciría una mayoría allí. "El Parlamento vasco realiza una petición, con una mayoría absoluta y notoria, para terminar con la dispersión, y, eso significaría que, llevado al Congreso, existe una mayoría para hacerlo, y ahí mediremos si las cosas se hacen para ponerlas en un papel o de una manera seria, y nosotros queremos hacerlo de una manera seria". La iniciativa original fue presentada poco después de que el pasado 6 de marzo, el preso de ETA, Xabier Rey Urmeneta, fuera hallado muerto en su celda de la prisión gaditana de Puerto III.

Elkarrekin Podemos ha pedido a los populares que se sumen al acuerdo. "Es un foro constructivo para la convivencia", les ha emplazado la portavoz Pilar Zabala. Asimismo, ha insistido en rechazar la dispersión porque no facilita la reinserción y en este caso concreto, en su opinión, "ha provocado la muerte de Xavier Rey".  El popular Carmelo Barrio ha considerado que a la enmienda de adición le falta incluir una exigencia para que los presos de ETA colaboren con la Justicia en la resolución de los crímenes de la organización terrorista. Ha reclamado que se "haga justicia sin atajos" porque "no es una cuestión de venganza", sino de "mirar a las víctimas y ver lo que necesitan", tras subrayar que "responder a la justicia no es una cuestión de nuevos escenarios". 

Más información