Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Repetir Selectividad es una novatada anticipada”

Más de 4.500 alumnos vuelven a hacer varios exámenes de la EBAU tras la filtración de las pruebas

Cuando Laura Durán llegó este martes cargada con apuntes de Matemáticas al campus universitario de Cáceres sintió algo parecido a un déjà vu: estudiantes repasando en una atmósfera de nervios y corros de compañeros intentando relajarse antes de entrar en la Facultad de Derecho. Ya había vivido eso antes y, ahora, tenía que volver a pasar por ello: la Selectividad. A causa de la filtración de varios exámenes de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) de Extremadura el pasado miércoles, la Universidad de Extremadura (UEx) ha obligado a 4.594 alumnos a repetir las pruebas de ese día este martes. Esa decisión causó la semana pasada una concentración frente al rectorado de Badajoz, el encierro durante cuatro noches de una veintena de estudiantes en las instalaciones universitarias pacenses y la dimisión este lunes del vicerrector de estudiantes y empleo de la UEx y también presidente de la Comisión Organizadora de la EBAU, Ciro Pérez, y del presidente del tribunal calificador, Javier Benítez.

“Cuando llegué a casa, estaba relajada y pensé: ‘Por fin empieza el festival de verano’. Lo siguiente que recuerdo es a mi hermana despertándome de la siesta y diciéndome que tenía que repetir Selectividad. Cuando me enteré de lo que estaba pasando, me eché a llorar”, cuenta Durán mientras fuma nerviosamente un cigarrillo minutos antes de examinarse. Tiene que realizar dos exámenes, Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales y las Matemáticas del Bachillerato de Ciencias, que no cursó, pero que son necesarias para cursar el grado de Psicología. “Me la he preparado por mi cuenta y el examen me salió bien. Ahora no sé qué va a pasar. Si ya es difícil repetir uno, imagínate dos”, confiesa. Como ella, 409 alumnos tienen repetir dos asignaturas y 4.185 un examen. Este martes, además los alumnos se han enfrentado a los exámenes de Latín, Fundamentos del Arte, Geología, Griego y Diseño.

Tras conocerse la noticia de la filtración, la UEx anunció que se haría cargo de los gastos de desplazamiento de aquellos estudiantes que tienen que desplazarse desde otras localidades para realizar las pruebas. Además, después de reunirse este lunes con la Coordinadora Estudiantil de Badajoz, la universidad comunicó que iniciará un trámite en su página web para que los se pueda reclamar los costes de actividades ajenas a las pruebas, como la de los alumnos que tenían que examinarse este martes de las pruebas de idioma del B2. “Estoy enfadadísima. El pasado fin de semana tenía planeado ir a Salamanca, la ciudad donde quiero estudiar, y quería ir conociéndola un poco. He tenido que cancelar todos los planes”, se lamenta Durán.

“Menuda faena. Repetir un examen cuando nosotros no tenemos culpa de nada. Encima el examen de Matemáticas es muy importante, si sacas buena nota puede sumarte hasta tres puntos en la media final de Selectividad”, dice Abel Jiménez, que asegura que el examen de la semana pasada le salió “genial” y que ahora, cansado, no sabe cómo le va a ir. “Cuando estás en Selectividad estás centrado, pero ahora, te pilla fuera de onda”, opina mientras charla junto a sus compañeros en las escaleras de la facultad.

El pasado jueves por la tarde la UEx anunció que los tres documentos filtrados (Exámenes de junio, Criterios generales de calificación y Criterios específicos de calificación) se publicaron el día anterior por error. Fuentes de la universidad han informado de que hubo al menos 14 accesos a los contenidos desde una IP externa: el primero a las 11.18 desde un dispositivo móvil y el último a las 17.22, posiblemente mediante un buscador o modificando enlaces de años anteriores. “Cuando salimos de fiesta ese jueves para celebrar el fin de la Selectividad, te encontrabas a gente llorando porque se había enterado de que tenía que repetir varios exámenes”, recuerda Andrea Amado, una de las estudiantes que tiene que examinarse de Latín y Griego. “Es una novatada anticipada”, añade.

“¿Ha sido un error o ha sido un corrupto? Exigimos la verdad”, reza en la pancarta que María Dolores Torres ha llevado hasta el campus cacereño. Este martes su hija tiene que repetir dos asignaturas, las dos matemáticas. “Se presenta a subir nota para estudiar otra carrera y, como la nota de las asignaturas específicas caduca al pasar dos años, tenía que volver a examinarse este año. Es una faena. Esta caro que es difícil encontrar una salida, pero ¿Por qué tienen que pagarlo ellos”, critica.

Hacer los exámenes del jueves

Ante la negativa a no repetir las pruebas, la Coordinadora pide que, de manera opcional, se pueda realizar los exámenes del jueves ya que, según justifican, hubo estudiantes que decidieron no hacerlas porque las del miércoles les “habían salido bien” y no iban a necesitar mejorar la media de cara a las ponderaciones. En el comunicado, la UEx anuncia que trasladará esta petición a la Comisión organizadora de la EBAU.

Arremolinados en las puertas de las aulas, decenas de alumnos esperan con la mirada perdida a que el profesor vuelva a leer su nombre, revise su DNI y les permita sentarse en el pupitre para enfrentarse al examen, otra vez. Con el objetivo de cumplir con el calendario de notas, la UEx anunció que aumentaría el número de correctores para que, previsiblemente, las calificaciones se hagan públicas el próximo día 16 a las nueve de la mañana.

“¡Por fin!”, grita con los brazos en alto Pablo Zamorano tras salir del examen. Quiere estudiar Medicina y el examen de este lunes, como el del pasado miércoles, le salió bien, según cuenta. “Ha sido un examen asequible, parecido al de la semana pasada. Solo espero que, al menos, saque la misma nota que hubiera salido en el otro”, concluye aliviado.

Más información