Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El reto de atraer a docentes de calidad

Los sistemas educativos tienden a enviar más profesores a los entornos desfavorecidos, pero no a los mejores

Alumnos en el Campus UB del recinto de Mundet.
Alumnos en el Campus UB del recinto de Mundet. EL PAÍS

Los sistemas educativos tienden a compensar a los centros de entornos socioeconómicos desfavorecido con más profesores, clases más pequeñas y menores ratios de profesores por alumnos, según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentado este lunes. En más de un tercio de los 72 países y economías que evalúa el informe PISA sobre las destrezas de los alumnos, los profesores de centros con más desventajas están menos cualificados que los de escuelas en entornos más favorables. No es la cantidad de profesores la que marca la diferencia y ayuda a reducir la desigualdad, es la calidad del equipo docente la que puede ayudar a compensar la situación de partida de los estudiantes. El reto es cómo atraer a los mejores docentes a los centros que presentan mayores desafíos y el trabajo de la OCDE, que por primer vez cruza datos sobre los alumnos y los profesores, se ha fijado en cómo lo hacen los países donde los alumnos tienen mejores resultados.

"La equidad en la asignación de recursos es de vital importancia. Quien procede de una familia acomodada siempre tendrá una oportunidad en la vida. Para los que vienen de una familia pobre la única oportunidad está en la eduación", ha afirmado Andreas Schleicher, director de Educación y Competencias de la OECD en la presentación en Madrid del informe Políticas docentes eficaces. "España debe presentar más atención a que los profesores con más talento vayan a las escuelas donde más se les necesita", ha añadido.

Un análisis reciente de los datos de PISA 2015 muestra que los profesores suelen estar más satisfechos con su trabajo cuando lo desarrollan en escuelas con una situación más favorable y en consecuencia, la rotación de docentes es menor. El contexto y los problemas de sus alumnos les resultan más familiares, emplean más tiempo en enseñar y menos en gestionar problemas de conducta, tienen mejores equipamientos para trabajar y pueden medir la eficacia de su trabajo a través de los resultados de sus alumnos y de su éxito en la vida. En algunos países incluso tienen mejor salario. Los docentes tienden en consecuencia a elegir los centros que les ofrecen más facilidades, pero como dice Schleicher, "los mejores cirujanos no querrían realizar día tras día las operaciones más fáciles. En Eduación no se ha conseguido".

La desigualdad en cuanto a la antigüedad del profesorado según el perfil socioeconómico de la escuela, con mayor rotación del personal y en consecuencia, falta de estabilidad del equipo en las más desfavorecidas, está especialmente marcada en República Dominicana, Italia y España. El país también destaca (junto a otros siete, de 20), porque estos centros tienen una mayor proporción de profesores contratados para un curso escolar o menos. Los resultados de un centro y el rendimiento de los alumnos está relacionado con la media de años de experiencia y la antigüedad de su profesorado, advierte la OCDE. También con su cualificación. Lo más común (lo hacen 21 de 69 sistemas, incluido el español) es asignar más profesores a escuelas con menos recursos sin invertir claramente en una enseñanza de mayor calidad.

El sistema educativo español, similar al de otros países, favorece este desequilibrio en la experiencia y cualificiación de los docentes según el perfil del centro. Los profesores son funcionarios y, una vez contratados, la movilidad es a menudo voluntaria y se da prioridad a quienes tienen más experiencia. El informe de la OCDE recoge como ejemplo para que la rotación en los centros y la proporción entre profesores veteranos y novatos esté más equilibrada la movilidad de profesores en Japón y Corea. Los docentes de estos países son asignados a un nuevo centro de forma periódica. Además, incentivan a los profesores de escuelas con grandes necesidades con un bonus en su salario, clases más pequeñas, menos tiempo lectivo, más puntos para ascensos futuros a puestos administrativos y la posibilidad de elegir la siguiente escuela.

La autonomía de las escuelas para contratar y despedir

Los directores de colegios que más se quejan de la falta de profesores suelen ser los de colegios e institutos desfavorecidos (35% en buena situación frente a 21% de favorecidos). Las diferencias más importantes en esta percepción se dan especialmente en Buenos Aires (Argentina), Carolina del Norte (EE UU), España y Suiza. El trabajo de la OCDE insiste en que las escuelas pueden atraer a los mejores profesionales si les dan autonomía para contratar y despedir al personal, y adaptar las responsabilidades de los profesores, las condiciones de trabajo y el sueldo a las dificultades de sus tareas. Esta independencia se debe completar con un sistema de incentivos que asegure que el aprendizaje de los alumnos es la prioridad y que provea suficiente financiación para que la equidad no peligre.

En España, como en Francia y otros países del sur de Europa y de América Latina, los centros escolares tienen menos autonomía para contratar o despedir a profesores. Los profesores son funcionarios y acceden bien por sus credenciales académicas, bien por oposición. En 13 de los 19 países con mejores resultados en PISA, más del 80% de los jóvenes de 15 años van a centros en los que el director o el consejo escolar tiene bastante responsabilidad en la elección del personal.

Hay tres elementos comunes entre los países con mejores resultados en PISA: todos tienen un periodo de prácticas obligatorias antes de ejercer, ofrecen oportunidades para el desarrollo profesional de los profesores y mecanismos de evaluación orientados hacia una mejora continua. España, además, no tiene programas de evaluación de sus docentes. La OCDE anima a los centros a poner en marcha programas de desarrollo, redes de docentes para ofrecer formación, programas para acompañar a los más novatos y encuentros informales con otros colegas para ver cómo mejorar. El 51% de profesores que participan en PISA, según los directores, han estado en iniciativas desarrollo y formación. Pero en 11 países, entre ellos España, la participación ha sido mayor en las escuelas aventajadas. "España debe dar a los profesores más tiempo para hacer otras cosas que dar clase", ha señalado Schleicher. El foco, insiste la OCDE, debe estar en las más necesitadas.

Más información