Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez quiere recuperar el Ministerio de Igualdad

El presidente socialista trabaja en un Ejecutivo solvente que dé seguridad

El diseño de la estructura del nuevo Ejecutivo es la primera tarea que aborda Pedro Sánchez desde que ayer tomó posesión ante el Rey como séptimo presidente del Gobierno de la democracia. El líder socialista quiere recuperar el Ministerio de Igualdad independiente que creó en su segundo Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y que ahora está integrado en Sanidad y Servicios Sociales. Sánchez trabaja en un Ejecutivo solvente que dé seguridad, en el que las áreas territorial, de ciencia y medioambiente cobren más relevancia.

gobierno pedro sanchez
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, promete ante el Rey el cargo de presidente del Gobierno. EFE

El primer decreto que firme Pedro Sánchez como presidente del Gobierno será el de la estructura de su nuevo Gobierno, que será publicado en el BOE a principios de semana. El jefe del Ejecutivo socialista está ocupado desde que prosperó la moción de censura en esa tarea de forma personal. El organigrama será el de un Gobierno al uso, tan amplio como el saliente, en el que Sánchez operará cambios para priorizar algunas áreas, como la de la igualdad entre hombres y mujeres. Recuperar el Ministerio de Igualdad es una de sus intenciones, trasladan fuentes de su entorno, con la que quiere poner en valor su apuesta de política por el feminismo.

José Luis Rodríguez Zapatero creó por primera vez un Ministerio de Igualdad en su segundo Gobierno tras las elecciones de 2008. Lo dirigió Bibiana Aído, y duró solo dos años porque en 2010 fue suprimido en una remodelación de Gobierno y sus competencias pasaron al Ministerio de Sanidad, Igualdad y Política Social. En el Ejecutivo saliente de Mariano Rajoy, está integrado en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La creación de un departamento independiente tiene por objeto dar la máxima relevancia a la lucha contra la desigualdad de género, que Sánchez quiere que sea prioritaria en su gabinete, que además será paritario. Esa es la intención salvo que sea imposible por impedimentos legales o presupuestarios por estar ya aprobadas las Cuentas públicas.

El equipo del nuevo presidente socialista es consciente de que el Gobierno nace en un contexto en el que preocupa la inestabilidad, y por eso el Ejecutivo en el que se trabaja será “solvente, con experiencia, que dé seguridad y tranquilidad”. No es momento de ocurrencias ni de fotos estéticas, trasladan en el entorno del presidente socialista, sino de perfiles sólidos y de bagaje acreditado.

Será un Gobierno monocolor socialista pero en el que pueden tener cabida independientes y no está descartado que Podemos pueda tener algún papel en algún nivel de la Administración, pero no en el rango ministerial, toda vez que se ha descartado una coalición. Pero sí algún guiño a esta fuerza política que ha dado su apoyo a Sánchez. De la misma forma que se esperan gestos también a vascos (por el acuerdo con el PNV) y catalanes, con la certeza de un ministro o ministra del PSC. Del núcleo de dirección del PSOE se da por muy probable la incorporación del secretario de Organización, José Luis Ábalos, de Carmen Calvo, secretaria de Igualdad, y de Margarita Robles, portavoz parlamentaria.

En el organigrama del gabinete el área territorial tendrá también una gran importancia (ahora depende de la vicepresidencia), así como la ciencia y la sostenibilidad y el medioambiente. En el Ejecutivo saliente la ciencia no es un área ministerial, y el medioambiente está integrado en la agricultura, pesca y alimentación.

La forma inesperada en la que Pedro Sánchez ha llegado a la presidencia del Gobierno, tanto para el gobierno saliente, como para él mismo, en virtud de la figura constitucional de la moción de censura, ha determinado la acción del jefe de gobierno entrante como del saliente. Rajoy y su equipo han tenido que asumir en horas su salida del gobierno, al contrario de lo que ocurre cuando se produce un relevo tras unas elecciones. Así lo reconocen en el gobierno saliente que cumplirán con lo estrictamente necesario , pero con una implicación mínima para dejar el peso del trasvase de poder a la secretaría general de la Presidencia y no al jefe de gabinete del presidente saliente, como hasta ahora se había hecho. Sánchez quiere tener elegido a su gobierno el próximo miércoles para que tomen posesión el jueves y celebrar el viernes su primer Consejo de Ministros.

Más información