Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente solo propondrá medidas con amplio apoyo

Las que supongan coste económico chocarán con los límites de déficit de la UE

Pedro Sánchez, nuevo presidente del Gobierno, este viernes junto a diputados socialistas en el Congreso.

El Ejecutivo que presidirá Pedro Sánchez recuperará buena parte de las iniciativas para derogar leyes que aprobó el PP cuando tenía la mayoría absoluta y cuyo debate tenía bloqueado en el Congreso. También impulsará propuestas de amplio apoyo, como la universalización de la asistencia sanitaria o el desbloqueo de RTVE. Las que supongan coste económico chocarán con los límites de déficit de la UE. Además, Sánchez se reunirá con el presidente catalán, Quim Torra, para intentar un diálogo sin traspasar los límites constitucionales.

Feminismo, políticas sociales, medidas de regeneración democrática, y el intento de establecer relaciones institucionales les con la Generalitat de Cataluña son los pilares de la acción política de Pedro Sánchez. De estos se derivarán sus primeras medidas.

“Mi Gobierno será socialista, paritario, europeísta, garante de la estabilidad presupuestaria, cumplidor en consecuencia de sus deberes europeos; un Gobierno que cumplirá y hará cumplir la Constitución”. Esta es la declaración de principios que el nuevo presidente ha hecho en el discurso de moción de censura. Un mensaje dirigido también a la Unión Europea y los mercados, ante la inquietud derivada de la inestabilidad política en Italia y España. Una de sus primeras prioridades será garantizar la estabilidad política. No será fácil por la fragmentación parlamentaria y la forma en la que ha desalojado al PP del poder, sin unas elecciones por medio.

Llega a La Moncloa con un Gobierno en solitario del PSOE, con unos Presupuestos Generales ya aprobados, con la intervención en Cataluña a punto de levantarse en cuanto los consejeros de Quim Torra tomen posesión (previsto para este sábado) y con una oposición de la derecha que va a afrontar su propia crisis interna tras la pérdida del poder.

Su acción de Gobierno estará marcada por las condiciones en las que ha accedido a la presidencia, con solo 84 diputados de 350, sin acuerdos de investidura ni legislatura con otros grupos, y por eso solo abordará, en primera instancia, medidas que ya han logrado un amplio consenso en el Parlamento. El empuje al acuerdo de toda la oposición para la elección parlamentaria del consejo de administración de RTVE es un asunto prioritario. “La manipulación también es corrupción”, le ha espetado a Mariano Rajoy en el debate de la moción de censura. Además, su Ejecutivo promoverá la derogación de los artículos de la llamada ley mordaza que la oposición recurrió ante el Tribunal Constitucional, promoverá una ley para convertir las becas educativas en un derecho, restituirá la universalidad de la sanidad pública y derogará el llamado impuesto al sol.

El feminismo será otra de las claves que tratará de imprimir a su política. Además del Gobierno paritario, Sánchez impulsará una ley de igualdad salarial entre hombres y mujeres, así como una ley que asegure la igualdad de género en el empleo. El presidente socialista pretende abordar la reactivación del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología, y aprobar una Ley de Transición Energética y Cambio Climático que incentive la inversión en renovables.

El límite a todas sus políticas está en el corsé de los Presupuestos Generales ya aprobados, que Sánchez se ha comprometido a asumir, como le pedía el PNV. El PSOE no va a vetar ni a presentar ninguna enmienda parcial a las Cuentas en su trámite en el Senado.

El nudo catalán

El nudo gordiano de Cataluña es el desafío más importante al que se enfrenta. Sánchez está dispuesto a reunirse con el president Quim Torra, al que ofrece diálogo, negociación y pacto dentro de la Constitución. Sánchez defiende que España es plurinacional, pero no que pueda vincularse a la nación el ejercicio de la soberanía. Solo la apertura del diálogo, dicen en el PSOE, ya será un avance muy importante respecto al Gobierno de Rajoy, parapetado tras la acción de la justicia.

Su primer compromiso internacional será ya a últimos de este mes, en el Consejo Europeo en el que se presentará con los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea. En la UE, Sánchez se mirará en el espejo portugués. La moción de censura le obligó a suspender el viaje previsto a Portugal donde iba a reunirse con el presidente Antonio Costa. 

Los socialistas gobernarán en solitario

La decisión de la estructura de Gobierno y su composición es decisión exclusiva de Pedro Sánchez después de que este viernes haya sido votado presidente del Ejecutivo. “Será un Gobierno socialista y sin la participación de Podemos”, ha señalado ayer la portavoz del Grupo Socialista, Margarita Robles.

No es este el esquema del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, quien este viernes ha afirmado que el PSOE y su fuerza política deberían gobernar juntos. Este criterio también se escucha en algunos sectores del PSOE, no tanto por afinidad con Podemos, sino por garantizar su lealtad y corresponsabilidad en las decisiones. Los socialistas no tienen claro cómo será su relación con la fuerza de Iglesias.

Más información