Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alarma en el PP tras saber que Sánchez mantendrá los Presupuestos

Los dirigentes populares interpretan que la promesa del líder socialista acerca el sí del PNV

El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy abandona ell Congreso. ATLAS-QUALITY

"Mi intuición me dice que no salimos de esta". El temor con el que arranca la jornada una diputada del PP crece según se desgranan los discursos en la primera sesión de debate de la moción de censura patrocinada por Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy. La bancada popular aborda esas intervenciones con una ovación al presidente y gritos contra los socialistas. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, reparte instrucciones y apunta a Rajoy datos para sus réplicas. Entonces, Sánchez anuncia que respetará los Presupuestos aprobados por el PP, Ciudadanos, PNV, UPN, CC, Foro y NC con el voto contrario del PSOE. Un mensaje de estabilidad dirigido a consolidar los decisivos cinco votos del PNV. Y la bancada del PP se sume en la depresión. De los aplausos al silencio. De la esperanza al pesimismo. Queda declarado el estado de alarma, porque ya es tangible la posibilidad de perder el poder. "Incertidumbre", resumen desde el partido el estado de nervios.

MÁS INFORMACIÓN

"¿Debería dimitir Rajoy?", le preguntan a José Manuel García-Margallo, diputado y exministro de Exteriores, a su llegada al hemiciclo. "Mi consejo sería ese", contesta en La Sexta el político popular en referencia a la única opción que permitiría al PP mantenerse un tiempo más en el poder si el PSOE logra los apoyos necesarios para que triunfe su moción. "Es más sensato seguir en funciones y aprobar los presupuestos y el techo de gasto y tomar decisiones que son absolutamente urgentes... y no abrir un periodo de incertidumbre".

"Tengo que concluir después de escuchar el debate que esta moción no solo es inoportuna, si no que no tiene ni pies ni cabeza", lamenta durante el receso el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando. "Es un fraude a la democracia y a las urnas", añade. "Lo único que hemos conocido es que el señor Sánchez ha venido a censurar a su propio grupo parlamentario: salió de este Parlamento llamándoles traidores, hizo una campaña en la que les afeó la posibilidad de dar viabilidad al Gobierno [al abstenerse en la investidura], y hoy ha vuelto con el famoso no es no, pero contra su grupo, al que enmienda y afea que su voto en los Presupuestos fue equivocado", argumenta recordando que los socialistas votaron en contra de las cuentas públicas. "¡Y ahora resulta que quiere ser presidente para sacar adelante los Presupuestos!".

La promesa de mantener los Presupuestos se lleva como una ola el dique con el que el PP contenía el temor a perder el Gobierno. El jefe de gabinete de Rajoy, José Luis Ayllón, reacciona a las palabras de Sánchez contactando inmediatamente con el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban. Quiere saber si ese es el dato que inclinará la balanza. Según fuentes de la dirección nacional, no obtiene respuesta.

"No sabemos qué va a pasar, no tenemos información", resume un ministro de Rajoy tras despachar con el presidente en la zona del Gobierno, donde el conjunto del gabinete recibe al jefe del Ejecutivo con una ovación.

Ante la posibilidad de perder el poder, el PP se moviliza para arropar a Rajoy. En el Congreso están el presidente del Senado, Pio García-Escudero; senadores y cargos orgánicos como la vicesecretaria Andrea Levy. También, el nuevo presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y el portavoz municipal en la capital, José Luis Martínez Almeida.

"Está todo complicado. Ojalá tengamos suerte y se imponga la sensatez", añade otra diputada con importantes responsabilidades en el partido.

Es una de las pocas voces optimistas en la formación conservadora. Si los gestos y las palabras resumen algo, el PP está preparándose por si pierde el Gobierno en la votación del viernes.

Más información