Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV argumenta que Rajoy iba a caer antes o después

El PNV tomó ayer una de las decisiones más difíciles de su historia reciente, condicionado por la decisión de los nacionalistas catalanes

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, en el Congreso. En vídeo, Aitor Esteban anuncia en el Congreso el apoyo del PNV a la moción de censura.

El PNV tomó este jueves una de las decisiones más difíciles de su historia reciente, condicionado por la decisión de los nacionalistas catalanes y tras llegar a la conclusión de que, aunque la moción de censura del PSOE no prosperara, Mariano Rajoy iba a caer tarde o temprano con otras iniciativas de Podemos y Ciudadanos. Este es el principal argumento que utilizó el portavoz, Aitor Esteban, después de que el máximo órgano de dirección del PNV decidiera al mediodía sumar sus decisivos cinco escaños a la moción de censura de Pedro Sánchez.

El debate interno en el PNV fue muy intenso, y las presiones enormes. Al inicio de la semana pensaban abstenerse; esa era la posición defendida por Andoni Ortuzar, el presidente del partido, pero poco a poco se fue madurando el sí a Sánchez ante la evidencia de que Rajoy estaba acabado y los nacionalistas vascos no podían quedar como sus salvadores solo para algunas semanas.

Es el mismo PNV que hace una semana votó los Presupuestos de Rajoy. Pero las cosas han cambiado mucho desde entonces. La sentencia de la pieza principal del caso Gürtel generó un torbellino en el que, su pesar, el PNV tuvo que decidir tumbar a un socio fiel hasta ahora.

Aitor Esteban jugó al suspense hasta la última frase de su discurso. Después de quejarse amargamente de que los partidos nacionales no hayan sido capaces de ponerse de acuerdo y hayan dejado toda la responsabilidad en los nacionalistas, Esteban confirmó la noticia: “Votando [a la moción] respondemos a lo que demanda la sociedad vasca”. Destacaba así que la opinión pública en Euskadi, muy crítica con Rajoy, también les ha influido.

Esteban no ocultó la enorme incomodidad del PNV. “No ha sido fácil tomar una decisión. Lo hemos hecho con una perspectiva de ética política y también de responsabilidad”, dijo. Pero el argumento fundamental para justificar su voto se centró en señalar que de una u otra manera el presidente iba a caer. “Con los anuncios de futuras censuras [por parte de Podemos y Ciudadanos], la inestabilidad iba a ser permanente”, insistió.

Los nacionalistas vascos, no obstante, siguen muy preocupados por su otra gran decisión de la semana pasada, el voto favorable a los Presupuestos, y por los 540 millones de euros en inversiones para Euskadi que se incluyeron en ellos. Esteban pidió expresamente a los diputados del PP que no tumben ahora su propio Presupuesto. Los rumores en la bancada popular demostraron que muchos quieren venganza.

El PNV sufrió, y auguró que Sanchez no lo tendrá nada fácil para gobernar, pero finalmente decidió darle una oportunidad, echar a Rajoy y cerrar la puerta al —muy temido por los nacionalistas vascos— Ciudadanos.

Más información