Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña, la comunidad con la tasa de empleo de recién licenciados más alta

Canarias es la región con la empleabilidad más baja entre sus graduados

Estudiantes de la Universitat de Barcelona en una biblioteca.
Estudiantes de la Universitat de Barcelona en una biblioteca.

Cataluña encabeza el ranking de las comunidades autónomas con la tasa de empleo más alta para los universitarios que se acaban de licenciar en sus universidades. Un porcentaje del 82% frente al 66,9% de Canarias, la región con la empleabilidad más baja entre sus graduados, según el último informe de la fundación del BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) presentado este miércoles. El estudio analiza y cuantifica la contribución de las universidades españolas a la empleabilidad de sus titulados y destaca factores que favorecen el aumento de las posibilidades para que los postuniversitarios encuentren un empleo, como el tipo de titulación, la universidad, la comunidad autónoma o el entorno económico.

La variable que más determina la posibilidad de encontrar un trabajo continúa siendo el tipo de titulación cursada, con diferencias de hasta 46,7 puntos porcentuales. Las carreras de las ramas de Ciencias de la Salud e Ingenierías son las que tienen la tasa de empleabilidad más elevadas, y algunas como Medicina e Ingeniería Electrónica alcanzan el pleno empleo. Por el contrario, los graduados en estudios de las ramas de Arte y Humanidades tienen menos probabilidades de encontrar trabajo; en algunas carreras como Filología francesa la tasa de empleo es del 50,6%. “La primera recomendación es que la titulación hay que elegirla reflexivamente. Aunque sea vocacional, parece recomendable estar informado sobre las salidas laborables que ofrece”, ha comentado Francisco Pérez, catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad de Valencia y director de investigación del Ivie.

Los porcentajes de probabilidad que sitúan a los estudios del ámbito de las ingenierías o de Ciencias de la Salud con tasas de empleo elevadas están relacionados con la creciente demanda de este tipo de trabajos, vinculados a una fuerte digitalización. Esta tendencia del mercado laboral, según el estudio, representa un reto para las universidades, “que necesitan reorganizar la formación que ofrecen para adaptarlas a esas demandas”.

En cuanto a la tasa de las carreras del ámbito de las Humanidades, los expertos han sugerido que existe la posibilidad de abrir las opciones de trabajo de estos estudiantes en actividades diferentes después de haber cursado un máster y cuando las universidades españolas incrementen la oferta para cursar estudios de ramas diferentes. “Es común en EE UU encontrarse a estudiantes que cursan paralelamente estudios de Ingeniería y de literatura”, ha puntualizado el director de la Fundación BBVA, Rafael Pardo.

En España, el porcentaje de jóvenes empleados con titulaciones superiores —universitarios y de formación superior— es más bajo que la media europea, un 76,6% frente a un 84,9% y la tasa de paro de los graduados se aproxima al 9%, frente al 17,2 del total de la población activa. Además, el porcentaje de ocupados sobrecualificados es superior que en Europa, un 36,9% frente al 22,9%. El catedrático y coautor del informe Lorenzo Serrano ha explicado que, además del tipo de titulación y de la universidad cursada, la inserción depende de otros factores como los contactos sociales del titulado y su nivel de idiomas, entre otros. "Es importante cuando alguien ha estado realizando prácticas cuando estaba estudiando en la universidad y luego ha podido continuar en la misma empresa", ha comentado Serrano.

La importancia del entorno

Además de elegir estudios que preparan para profesiones altamente demandadas, el perfil de los graduados con mayores opciones para encontrar trabajo también se ve condicionado si los han cursado en universidades especializadas con un profesorado cualificado y si están ubicadas en áreas económicas más dinámicas, donde el entorno ofrece más oportunidades. “Hay que tener en cuenta que la universidad elegida influye e importa. Elegir una universidad porque está cerca en lugar de aquellas que favorecen la inserción tendrá consecuencias”, ha explicado Pérez.

El estudio destaca también la importancia de que las instituciones universitarias consideren la empleabilidad como un objetivo estratégico y promuevan actividades para fomentar la inserción laboral, como la movilidad entre sus estudiantes, orientación durante los estudios, jornadas de puertas abiertas, prácticas extracurriculares, bolsas de trabajo y acciones de Networking (eventos para construir una red de contactos con el fin de generar oportunidades laborales), aunque solo el 27% de las instituciones analizadas promueve este tipo de actividades. “En el estudio hemos identificado una media de 23 actuaciones de empleabilidad en las universidades”, ha comentado Pérez, que ha destacado que aunque la mayoría de los centros universitarios ofrecen estos servicios, no lo hacen de manera heterogénea en todos ellos.

Los autores del documento han señalado que realizar estancias fuera de la universidad de origen, tanto en España como en el extranjero, es una de las actuaciones a tener en cuenta para fomentar la empleabilidad y que mejorar la inserción laboral. “Para una universidad localizada en un entorno económico desfavorable, transmitir a sus estudiantes que moviéndose pueden aumentar la inserción laboral es importante, y favorecer esa movilidad también lo es”, ha afirmado Pérez.

Hay una estrecha relación entre las universidades que promueven servicios para mejorar la empleabilidad con las que ocupan las primeras posiciones en los rankings de las mejores instituciones en materia docente e investigadora, según el informe. En España las universidades más activas en empleabilidad son la Universidad de Valencia, la Politécnica de Valencia y la Politécnica de Madrid.

Más información