Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV deja en el aire hasta el miércoles su apoyo a los Presupuestos del Estado

Los nacionalistas vascos mantienen como "objetivo prioritario" la desactivación del artículo 155 en Cataluña

Imagen de archivo de un pleno ordinario en el Parlamento vasco.
Imagen de archivo de un pleno ordinario en el Parlamento vasco.

El PNV apurará "hasta el último minuto" para tomar una decisión sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2018 y no desvelará si los apoya o no hasta el próximo miércoles, fecha prevista para la votación del proyecto económico en el Congreso de los Diputados. "Sabemos que actuamos contra el reloj pero, una vez más, y continuando con el ejercicio de responsabilidad que venimos practicando, apuraremos hasta el último momento las posibilidades", señala el comunicado hecho público tras la reunión de la ejecutiva del PNV.

El PNV ha decidido dejar en el aire su posición final sobre los presupuestos y da 48 horas de plazo el Gobierno del PP para llevar a buen fin las negociaciones. El partido que preside Andoni Ortuzar recuerda en su comunicado que mantiene como un "objetivo prioritario de su acción política" la desactivación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña por considerarlo "injusto e involutivo", pero al mismo tiempo reconoce que la aprobación de los Presupuestos del Estado tienen "relevancia" para la "agenda vasca" y para las pensiones.

El PNV tenía prácticamente comprometida su palabra y estaba dispuesto a favorecer la aprobación de los Presupuestos de 2018. En el trámite de enmiendas había logrado modificar el proyecto económico de los populares para que este recoja una subida generalizada de las pensiones este año e inversiones superiores a los 500 millones de euros en Euskadi, principalmente para infraestructuras.

Pero los últimos acontecimientos en Cataluña han trastocado todos los planes del PNV, que no había calculado que la crisis catalana iba a agravarse en las últimas fechas, sobre todo tras la decisión del presidente catalán Quim Torra de incluir en su gabinete a dos encarcelados —Jordi Turull y Josep Rull— y a dos huidos en Bélgica —Toni Comín y Lluis Puig—. La última maniobra de los independentistas catalanes, que el Gobierno del PP ha entendido como una vuelta de tuerca en la escalada secesionista, ha llevado a Rajoy a mantener en plena vigencia la aplicación del artículo 155 de la Constitución y, con ello, continuar con la gestión de la Generalitat.

Esta era una de las condiciones que el PNV había planteado al PP para firmar su acuerdo presupuestario. Mientras no se levantara el artículo 155, el pacto era inviable, advirtieron los nacionalistas en varias ocasiones. "Con el 155 no jugamos", llegó a advertir el presidente del PNV, Andoni Ortuzar. El PNV no estaba dispuesto a llegar a un entendimiento mientras el Gobierno de Rajoy aplique "políticas de excepcionalidad" en Cataluña. "La mera existencia del artículo 155 y la aplicación que se está haciendo de este en Cataluña son también un ataque a Euskadi y a nuestra idea del autogobierno", dijo Ortuzar días antes de que Tiorra fuese elegido president.

La Ejecutiva Nacional del PNV (EBB) tenía previsto confirmar y hacer oficial en su reunión de esta tarde su visto bueno a la aprobación de las Cuentas del Estado en la sesión de este miércoles en el Congreso. El incremento de las pensiones en un 1,6% con efecto retroactivo desde el pasado 1 de enero y la acomodación de estas prestaciones al IPC en 2019, además de la inyección económica para infraestructuras vascas (299 millones de euros para el tren de alta velocidad), son las principales bazas que el PNV tenía para justificar su acercamiento a los populares. Los nacionalistas vascos ya habían posibilitado con su abstención que los Presupuestos de 2017 fueran aprobados. Pero la situación catalana ha obligado a cambiar el paso.

El PNV asegura que ha tratado de adoptar "una posición de responsabilidad política" al dar tiempo al Gobierno central y las instituciones catalanas para que "dieran pasos que desembocaran en la búsqueda de un diálogo que superara la actual confrontación". "Reconocemos que ese tiempo, esa oportunidad brindada de buena fe por este partido, no ha sido bien aprovechada hasta el momento", dice el partido vasco en su nota tras la reunión de la Ejecutiva Nacional.

Pese a ello, el PNV advierte de que "una vez más" actuará con "responsabilidad" y mantendrá "abierta su posición" hasta "la última votación de los dictámenes presupuestarios" en la tarde del miércoles.

Antes de que se conociera la decisión que el PNV iba a adoptar, el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, había expresado su esperanza en que el PNV "cumpla su palabra" y no apoye los Presupuestos del PP porque sería "incomprensible" para la base social y los votantes de la formación nacionalista. "El artículo 155 está en vigor, y, en ese sentido, esperamos que el PNV cumpla su palabra", ha señalado el dirigente soberanista.

En la posición contraria, el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, había indicado que no contemplaba "otra situación" que la aprobación de las Cuentas este próximo miércoles tras trabajar "mucho para construir un acuerdo que no es fácil" y que ofrece "soluciones muy ventajosas" para el País Vasco.

Más información