Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se libra de la demanda de Bruselas por la contaminación de Madrid y Barcelona

La Comisión lleva al Tribunal de Justicia de la UE a Alemania, Francia, Italia, Rumanía, Hungría y Reino Unido

Nube de contaminación sobre Madrid. En vídeo, declaraciones del comisario europeo de Medio Ambiente.

La impresionante boina de contaminación que sobrevuela Madrid en la fotografía que acompaña esta información no tendrá consecuencias para España. Al menos de momento, porque la Comisión Europea ha decidido que no demandará a España ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Bruselas tiene abiertos expedientes por el incumplimiento de la normativa comunitaria sobre calidad del aire a nueve países. Hace unos meses los reunió en Bruselas para darle un ultimátum y exigirles que presentaran medidas contra la contaminación. Aunque España estaba en ese furgón de cola, la Comisión ha anunciado este jueves que los planes presentados por el Gobierno y los Ayuntamientos afectados son suficientes de momento. Por eso Bruselas no demandará a España.

Sin embargo, sí llevará al Tribunal de Justicia de la UE a seis de esos nueve: las cuatro grandes potencias continentales (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) más dos países del Este, Rumanía y Hungría. España se libra por el momento —junto a Eslovaquia y República Checa— tras los planes presentados ante la Comisión Europea para cumplir la directiva, aunque el brazo ejecutivo de la UE advierte que seguirá vigilante, según tres fuentes europeas.

En el caso español, los problemas se centran en Madrid y Barcelona y en el incumplimiento de los límites de dióxido de nitrógeno (NO2), un contaminante vinculado al tráfico. En estas áreas la directiva de calidad del aire se lleva incumpliendo desde su nacimiento en 2010. Pero fuentes comunitarias explican que, tras analizar los planes presentados por los Consistorios de Madrid y Barcelona y el resto de Administraciones, se considera que podrán cumplir con la directiva en unos meses "si se aplican totalmente y de forma inmediata", según el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella. 

El comisario ya advirtió en enero de "consecuencias legales" para los países que no tomaran medidas. Y Vella ha anunciado este jueves que la Comisión lleva a los seis países citados a la corte de justicia europea por "violación persistente de las normas de calidad del aire". "Los Estados miembros ya han recibido suficientes avisos en los últimos años para mejorar la situación, y hay que conseguir mejoras de forma más rápida", ha dicho. Ahora comenzará un largo proceso judicial que podría acabar en sanciones a los países incumplidores.

Los últimos toques de atención de Bruselas por la contaminación desencadenaron a principios de año un enfrentamiento entre Administraciones en España. La ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, pidió varias veces a los Consistorios que no se pusieran "de perfil" y asumieran sus competencias para cumplir con la normativa europea contra la contaminación. "Madrid y Barcelona estamos liderando la lucha contra la contaminación", le respondió entonces la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena. "Basta de demagogia señores del PP, asuman responsabilidades", añadió la regidora Ada Colau.

Irregularidades en los vehículos

Junto con las demandas por no haber respetado los límites de calidad del aire y no haber presentado medidas, Bruselas da un nuevo toque de atención a Alemania, Italia, Luxemburgo y Reino Unido "por haber ignorado las normas de homologación" en el caso de los vehículos. "Los fabricantes que sigan incumpliendo la legislación deben asumir las consecuencias de sus malas prácticas", ha afirmado la comisaria de Industria, Elzbieta Bienkowska.

Bruselas ha enviado hoy nuevas cartas de emplazamiento para obtener detalles de las investigaciones nacionales y los procedimientos relativos a estos incumplimientos. Alemania no se da por aludida, pese a que se han descubierto nuevos casos de irregularidades en el sistema de gestión del motor de diversos vehículos diésel (Porsche Cayenne, Volkswagen Tuareg y varios modelos de Audi, como el A6 y A7).

Más información