Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy acepta hablar con Torra pero “siempre dentro de la ley”

El presidente pide a Rivera un esfuerzo para mantener el consenso y unidad constitucional tan fructífero como el conseguido con Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este martes en Sofía.

El presidente Mariano Rajoy se mostró este martes dispuesto a mantener una reunión y a hablar con el nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, porque cree además que sería "bueno" y siempre si él se lo pide, pero no bajo cualquier premisa o condiciones previas. Rajoy recordó así que es el presidente de España y que bajo ese cargo "tiene que hablar siempre dentro de la ley". Rajoy ha insistido en la idea de que en Cataluña debe recuperarse "la normalidad" y respondió ante las exigencias planteadas en Berlín por Carles Puigdemont y el propio Torra que todos los gobiernos "y cualquier representante de los ciudadanos" tienen que cumplir la ley. Y añadió en claro tono de aviso: "En Cataluña solo puede haber un presidente, una legalidad y unas únicas instituciones válidas, que son las que establecen la Constitución y el Estatuto de Autonomía".

"Por supuesto que voy a recibir al presidente de la Generalitat si él me lo pide", destacó Rajoy, que señaló que siempre lo ha hecho con sus antecesores, incluso con Puigdemont, del que recordó que no tuvo una relación que "no fue fácil". El presidente español indicó así que está dispuesto a dialogar, como en teoría demandan Torra y Puigdemont, pero les anticipó que ambos saben que "el presidente de España tiene que hablar siempre dentro de la ley".

Rajoy llegó satisfecho a Sofía, donde está celebrando una cumbre bilateral con Bulgaria y donde comienza mañana otra cita europea con los Balcanes occidentales donde España quiere rebajar al máximo su representación, tras mantener una reunión que calificó de "fructífera" con el líder del PSOE, Pedro Sánchez. Fue un piropo para el secretario general socialista y un dardo envenenado con indirecta para el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que está poniendo pegas a levantar cuanto antes el artículo 155 de la Constitución por el que está intervenida la Generalitat. El dirigente del PP quería hablar de "unidad y consenso", de sumar a más partidos a ese bloque ante el inminente desafío independentista que revive en Cataluña.

Cuando se le plantearon a Rajoy las condiciones que enumeraron en Berlín el expresidente Puigdemont y el nuevo presidente Torra, como levantar las restricciones financieras para Cataluña, restituir en sus cargos al expresidente e incluso a los exconsejeros fugados o encarcelados, el presidente español obvió lo concreto para lanzar su mensaje de que lo que se necesita ahora en esa autonomía es "recuperar la normalidad y cumplir la ley". No quiso comentar aspectos específicos sobre futuribles líneas rojas, aunque las hay. Pero sí enfatizó otra advertencia: "En Cataluña ni hubo independencia, ni república ni la va a haber".

El jefe del ejecutivo admitió que los últimos tiempos vividos en Cataluña han sido "de los mejorables en la historia" pero resaltó que lo relevante ahora es volver a trabajar para que se cumpla la ley y en favor de todos los ciudadanos.

Lo que no quiso Rajoy fue lanzar nuevas pullas o dardos a Rivera ante la cita que tienen este próximo jueves en Madrid, en el Palacio de La Moncloa, pese a que el líder de Ciudadanos le ha reclamado que rectifique y prepare una nueva intervención en Cataluña a través del artículo 155. Rajoy prefirió subrayar que ahora lo importante es que Rivera se sume al consenso labrado con Sánchez sobre los temas importantes, como la Constitución, la unidad de España y el imperio de la ley. El presidente del PP sí aprovechó para rememorar que Rivera en su día, cuando se planteó la posible primera intervención con el 155, no estuvo tan convencido. Rajoy abogó por captar a Rivera y Ciudadanos a ese pacto con Sánchez y el PSOE y emplazó a otras formaciones constitucionalistas a sumarse al mismo: "Todos los partidos deberíamos trabajar conjuntamente y yo no haré ni diré nada que dificulte la unidad".