Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inteligencia alemana afirma que Rusia apoyó al independentismo catalán

El jefe de la inteligencia afirma que ve "muy plausible" y "razonable" que Moscú se prestara a una campaña de desinformación en los días previos al referéndum

Protesta ante el cuartel de la Guardia Civil de Calella. En vídeo, declaraciones del director general de inteligencia británica, Andrew Parker. AFP

Los servicios secretos internos alemanes se han mostrado “preocupados” ante el apoyo ruso al independentismo en Cataluña tras recibir información de colegas europeos, que consideran “muy plausible” y “convincente”. Así lo ha declarado su máximo responsable, el presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, Hans-Georg Massen durante un simposio organizado en Berlín.

“Un intercambio de información con colegas europeos evidencia que ellos también viven experiencias similares, que en particular Rusia está tratando de utilizar operaciones secretas para influenciar en la opinión pública a través de organizaciones extremistas y radicales”, ha dicho Maassen en su discurso. “En el caso de los separatistas catalanes, según se ha informado, apoyando su posición a través de actividades de propaganda”. El presidente de los servicios secretos internos aclaró después que no disponen de “información de primera mano, sino que se trata de información procedente de otras fuentes, pero suena muy plausible y convincente y nos preocupa”.

Maassen realizó estas declaraciones durante un encuentro dedicado a analizar las “amenazas híbridas” y en el que el responsable alemán se mostró crítico con las actividades de Moscú y en el que advirtió de la amenaza de nuevos ciberataques a infraestructuras clave. “Somos más vulnerables”, sostuvo.

El presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución dedicó especial atención en su intervención a la propagación de noticias falsas. “Prácticamente cada ciudadano puede ser alcanzado desde el ciberespacio y convertirse en víctimas de propaganda y desinformación. Muchos sectores e infraestructuras críticas pueden ser saboteados”, advirtió, al tiempo que explicó que “los ciudadanos de las democracias liberales necesitan información fiable para poder decidir”. “Puede que haya distintas opiniones y evaluaciones, pero solo hay una realidad y no puede haber hechos alternativos”, añadió.

Además de los individuos, los Estados también pueden ser objetivo de este nuevo tipo de amenazas. “Hay que darse cuenta de lo atractivo que resulta para otros Estados utilizar ataques híbridos para imponer sus propios intereses y para dañar los intereses alemanes y europeos”.

Maassen recordó el cibertataque sufrido por el Bundestag, el Parlamento alemán, en la primavera de 2015 y explicó que en seguida asumieron que la información sustraída podría ser empleada para influir en las elecciones celebradas dos años más tarde. Para evitarlo, explicó, Berlín creó un dispositivo especial de cibervigilancia, también de medios de comunicación rusos escritos en alemán.

El informe anual de los servicios de seguridad internos alemanes hecho público el pasado julio hacía hincapié en el origen de los ataques informáticos y el ciberespionaje que han sufrido en el último año las autoridades y empresas alemanas. Y señalaba a China y a Rusia como los principales países responsables de este tipo de agresiones.

En el simposio celebrado el miércoles en Berlín también participó Andrew Parker, al frente del MI5, el servicio secreto interior británico, quien coincidió en apuntar a Rusia como elemento desestabilizador de las democracias occidentales. “Nuestro respeto por la población rusa […] no puede y no debe impedir que denunciemos y detengamos las violaciones flagrantes del las normas internacionales por parte del Kremlin”, dijo Parker, quien pidió que el Brexit no destruya la estrecha colaboración con la Unión Europea para hacer frente a amenazas comunes como Rusia o el islamismo.

Parker consideró a Rusia un “Estado hostil” y citó el ejemplo del atentado contra el espía Sergei Skripal en Salisbury el pasado marzo. Sostuvo que las autoridades rusas propagaron hasta 30 teorías diferentes sobre la autoría y la gestación del ataque. Parker aseguró que Moscú trata de recobrar la influencia política previa a la desintegración de la Unión Soviética a través de “acciones agresivas y perniciosas”. El jefe de los servicios británicos advirtió de que Rusia corre el peligro de convertirse en un “Estado paria y aislado”. Parker habló también de las amenazas terroristas procedentes del autodenominado Estado islámico que aseguró que planea “ataques más complejos” y de consecuencias “devastadoras”.

Participó también el comisario europeo de Seguridad, Julian King, quien sostuvo que las redes sociales han disparado la capacidad de los diversos agentes para propagar la desinformación. King citó como ejemplo los vídeos falsos y el caso de Cambridge Analytica´s, la empresa que manipuló datos obtenidos de Facebook para lograr influencia política.

Más información