Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cien meses describiendo el estado de ánimo de los españoles

Un sondeo de opinión (nunca sobra recordarlo) no es una predicción sino una descripción: supone tan solo un espejo en el camino que se limita a reflejar lo que ante el mismo pasa

Miles de jubilados y pensionistas se han concentrado este lunes frente al Ayuntamiento de Bilbao.
Miles de jubilados y pensionistas se han concentrado este lunes frente al Ayuntamiento de Bilbao.

El Clima Social de España que hoy se publica en estas páginas, hace el número 100 de los que Metroscopia y EL PAÍS han ofrecido a sus lectores, de forma ininterrumpida, a lo largo de los últimos ocho años. Un centenar de entregas animadas por un único y compartido objetivo: ofrecer un reflejo lo más detallado, veraz y preciso posible del estado de ánimo de los españoles. Un sondeo de opinión (nunca sobra recordarlo) no es una predicción sino una descripción: supone tan solo un espejo en el camino que se limita a reflejar lo que ante el mismo pasa. Y en estos pasados cien meses no ha sido precisamente poco, ni poco relevante, lo que en este espejo-barómetro de Metroscopia-EL PAÍS ha podido quedar reflejado. Por espigar algunos ejemplos, en estas páginas se acogieron los datos que prefiguraban el espectacular desplome que se cernía, desde mediados de 2011, sobre el PSOE; se difundió la masiva simpatía ciudadana hacia “los indignados” del 15-M que sugería el alborear de un nuevo tiempo político; se certificó la favorable acogida del mismo cuando emergió el nuevo esquema cuatripartidista, así como la creciente desafección respecto de los dos partidos tradicionales (PP y PSOE). Los sondeos de Metroscopia-EL PAÍS alertaron también sobre la gradual consolidación en nuestra escena política primero de Podemos, luego de Ciudadanos; y algún tiempo después, indicaron que esta última formación parecía en condiciones de resultar la más votada en Cataluña.

De forma recurrente, este Clima Social se ha hecho eco también de las quejas ciudadanas por el daño —profundo y lejos de estar reparado— que la crisis económica, y su forma de hacerle frente, ha causado en nuestro tejido social. Y por terminar este somero recuento, los datos que hoy se ofrecen sugieren la inminencia de una segunda fase del nuevo ciclo político, caracterizada por la ya irrefrenable exigencia ciudadana de reformas, y la consiguiente creciente inclinación a favor de la formación tenida por más creíblemente proclive a realizarlas. Una vez más, las señales están ahí, la ciudadanía las emite con nitidez: pero una vez más, también, se trata tan solo, por ahora, de síntomas, de tendencias. Lo que finalmente vaya a ser no está aún escrito: pero sí empiezan ya a estar diseñadas las páginas en que lo que ocurra habrá de escribirse.

Alcanzada esta línea simbólica de los cien meses, desde Metroscopia queremos resaltar, y agradecer, la confianza y el respaldo recibidos de EL PAÍS. Y es de justicia que este agradecimiento sea explícito hacia aquellos sobre cuyos hombros ha recaído, en ese tiempo, la responsabilidad última de cuanto se publica: Javier Moreno y Antonio Caño. Con su apoyo hemos conseguido blindar los datos, y su publicación, frente a cualquier interferencia susceptible de distorsionar la “voz pública”. Y, camino ya del Clima Social 101, EL PAÍS y Metroscopia podemos reafirmarnos en este compromiso, con renovada convicción, ante quienes nos honran con su atención.

José Juan Toharia es presidente de Metroscopia.

Más información