Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zoido: “No va a haber contrapartidas para ETA”

El ministro del Interior convoca el Pacto Antiterrorista: "Trataremos de esclarecer los 354 sin resolver". UPN condiciona su apoyo al los presupuestos a la política de presos

En la reunión extraordinaria del Pacto Antiterrorista convocada ayer por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, todas las fuerzas políticas presentes rechazaron hacer concesiones a ETA, sobre todo en lo relativo al acercamiento de presos al País Vasco, después de que la banda terrorista anunciara la semana pasada su disolución. Fue notable la ausencia del Partido Nacionalista Vasco (PNV), defensor de un cambio en la política penitenciaria, que no asistió pese a estar invitado.

Los componentes del pacto antiterrorista durante la reunión de ayer.

“No va a haber impunidad ni los terroristas van a conseguir nada ahora, igual que tampoco lo consiguieron cuando dejaron de matar; no va a haber contrapartidas porque ETA no se ha disuelto voluntariamente sino que ha sido derrotada por la democracia”. Ese fue el principal mensaje enviado por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tras la reunión extraordinaria del Pacto Antiterrorista.

El tema más polémico y espinoso de un posible acercamiento de los 280 presos etarras a cárceles próximas al País Vasco, una demanda histórica de los nacionalistas, no fue abordado directamente según los presentes. Solo una pregunta del representante de UPyD, Tomás Aparicio, provocó la respuesta de Zoido: “Se aplicará escrupulosamente la Ley, como hace diez años y como hace 20”. El ministro, a las reiteradas preguntas de los periodistas, matizó la posibilidad de que se produzcan aproximaciones siempre y cuando “se acredite lo que recoge la Ley”: arrepentimiento, perdón y desvinculación total con la banda terrorista, porque “no basta con rellenar un formulario”, dijo. Y el representante de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, apostilló después: “El arrepentimiento tiene que venir acompañado de la colaboración para esclarecer los 354 atentados que quedan sin resolver”.

Por su parte, y para encorsetar al máximo esa postura de rechazo a un cambio de esa política de dispersión, el representante de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Íñigo Alli, aseguró que su formación no apoyará los Presupuestos Generales del Estado si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no se compromete por escrito a no negociar con los ejecutivos vasco y navarro un posible acercamiento de presos de ETA.

Unos presupuestos que, para salir adelante, necesitan precisamente los votos del PNV, el gran ausente del encuentro de ayer y, por el contrario, un grupo favorable a la flexibilización de la política penitenciaria. Son precisamente los votos de los nacionalistas los que han permitido abrir la puerta a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, rechazando las enmiendas a la totalidad en la última votación en la cámara baja.

“Convocamos a todo el mundo y cada uno ha tomado las decisiones que le han parecido oportunas”, dijo Zoido sobre la ausencia de los representantes vascos y de los de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

A la reunión asistieron representantes políticos del PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, UPN, Foro Asturias, Partido Aragonés, Coalición Canaria y UPyD. También estuvieron los miembros del PDeCAT Carles, Campuzano y Feliu Guillaumes.

Margarita Robles, portavoz de los socialistas, celebró la derrota de ETA “fruto del esfuerzo policial, de los jueces y fiscales, de periodistas y, sobre todo, de la unidad de todas las fuerzas democráticas”. Y recordó: “Tenemos una deuda con las víctimas que nunca podrá pagar esta sociedad”, pero eludió entrar en el peliagudo asunto del acercamiento de presos.

Por su parte Rafa Mayoral, de Podemos, pidió una investigación sobre “todas las violaciones de derechos humanos” durante la existencia de la banda, congratulándose por su desaparición. Y respecto a los presos etarras aseguró que deberían cumplir sus penas “ellos, no sus familias, y hacerlo en los centros más cercano a sus domicilios, como cualquier recluso”.

Esclarecer atentados

“El Gobierno va a seguir trabajando para esclarecer todos y cada uno de los atentados de la banda terrorista que siguen sin resolver, porque la única política antiterrorista que cabe es la aplicación de la ley y la firmeza del Estado de derecho”, insistió el ministro. “Los crímenes se seguirán investigando, los terroristas con causas pendientes seguirán siendo detenidos, los delitos se seguirán juzgando y las condenas se seguirán cumpliendo”.

En opinión del ministro, “lo relevante en este momento es alcanzar unos mínimos de consenso democrático, un mensaje de repulsa frente al terrorismo y de reconocimiento y homenaje a las víctimas y a quienes han hecho posible la derrota de ETA”. Zoido aseguró que no habrá impunidad, “ni en el presente, ni en el futuro, ni contrapartidas de ningún tipo porque no vamos a premiar a ETA por reconocer su fracaso”. Los asistentes manifestaron su compromiso con que el relato del final de ETA “debe de ser fiel a la verdad” y justo con las víctimas.

Más información