Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Europarlamento reclama revisar los códigos penales ante el caso de La Manada

La comisaria de Justicia, Vera Jourová, pide que el caso se resuelva de forma rápida y justa

Concentración feminista contra el fallo judicial de La Manada en la Puerta del Sol.
Concentración feminista contra el fallo judicial de La Manada en la Puerta del Sol. EFE

La Eurocámara se convirtió este miércoles en escenario de discusión para evitar que se repitan casos similares al de La Manada en todo el continente. Podemos pidió celebrar un debate sobre el asunto y su propuesta salió adelante con los votos favorables del PSOE y en contra del PP, que solicitó no cuestionar las decisiones judiciales. La controvertida sentencia de la Audiencia de Navarra ha dado dimensión europea al tema. La comisaria de Justicia, la checa Vera Jourová, y eurodiputados de Suecia e Irlanda, llamaron a extremar la protección de las mujeres.

La polémica en torno al caso de La Manada llevó ayer a un primer plano la forma en que las leyes protegen en toda Europa a las víctimas de la violencia sexual. En un debate impulsado por Podemos, los partidos con representación en el Parlamento Europeo exigieron a los Estados miembros tomar acciones concretas. Reclamaron que los códigos penales recojan una definición más concreta de violación. Pidieron a los socios comunitarios que adapten sus legislaciones a las disposiciones del Convenio de Estambul, un tratado promovido por el Consejo de Europa que ofrece mayores garantías para las mujeres frente a los depredadores sexuales. Y se refirieron, con mayor o menor virulencia, a la polémica decisión de la Audiencia de Navarra. “No estoy aquí para criticar la decisión de un tribunal español, pero espero que la instancia superior decida con rapidez y eficacia sobre el recurso”, afirmó prudente la comisaria de Justicia, Vera Jourová.

La política checa, una reconocida defensora de los derechos de las mujeres, deseó una pronta recuperación a la joven víctima de La Manada, y recordó que una de cada 10 mujeres en la UE ha padecido violencia sexual y una de cada 20 ha sufrido una violación. Además, advirtió del daño de las decisiones judiciales erróneas. “No me refiero a los tribunales españoles en concreto, pero cuando un juez no interpreta correctamente las leyes, los autores del delito quedan impunes. Les sale barato y parece que el Estado lo permite”.

El debate, que duró 35 minutos, contó con la intervención mayoritaria de eurodiputados españoles, más mujeres que hombres, y abordó también hasta qué punto es lícito criticar a un juez. La popular Rosa Estaràs pidió un debate sosegado y no convertir el caso de La Manada en arma arrojadiza. “La ley es arcaica y estereotipada, y fomenta el absurdo de que la mujer tiene que protegerse de la violación. Eso tiene que cambiar, pero es necesaria una reflexión serena”. En cambio, Ernest Urtasun, de Los Verdes, exigió a la justicia española una rectificación. “Un juez está sujeto a escrutinio”, afirmó.

La eurodiputada del PSOE Iratxe García acusó al Gobierno español de hacer oídos sordos a los sucesivos llamamientos de su partido a ratificar el Convenio de Estambul. Y la parlamentaria de Podemos Tania González instó a aprobar una nueva directiva comunitaria que siente las bases “de un nuevo contrato sexual entre hombres y mujeres”.

Para la socialista sueca Anna Hedh, el caso de La Manada evidencia la importancia del consentimiento, e hizo su propia lectura en clave nacional. “Si no se oye la palabra sí, es un no claro. Mi país, Suecia, está promulgando ahora una ley muy dura contra el abuso sexual en todas sus formas. Es un reto para la UE proteger a las víctimas de la violencia sexual”.

El recorrido judicial del caso es todavía largo. La fiscalía de Navarra presentará en los próximos días un recurso contra la sentencia por la que los cinco integrantes de La Manada fueron condenados a nueve años de cárcel como autores de un delito de abuso sexual continuado sobre una joven de 18 años en los Sanfermines de 2016.

Más información