Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juristas y expertas feministas critican la sentencia de La Manada: “Es una vergüenza”

“Si cinco personas que arrinconan a una chica no es agresivo, la pregunta es qué falla en el Código Penal”, dice la exsecretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo

Manifestacion en Barcelona, el pasado noviembre, en apoyo a la víctima de la violación grupal.

La condena dictada por la Audiencia Provincial de Navarra a los cinco miembros de La Manada, con penas de nueve años por un delito continuado de abuso sexual, han indignado a juristas y expertas feministas. Distintos colectivos de mujeres prevén movilizaciones de protesta este mismo jueves y figuras destacadas, como la exsecretaria de Igualdad, Soledad Murillo, piden modificaciones del Código Penal. 

La vicepresidenta de la asociación mujeres juristas Themis, Altamira Gonzalo, se muestra “en profundo desacuerdo” con una sentencia que considera que hubo “abusos sexuales y no agresión sexual”.“El tribunal ha utilizado una vía intermedia”, considera esta jurista, “porque señalando que son abusos sexuales ha impuesto la pena más alta prevista”. Gonzalo no entiende que el tribunal considere que “no hubo intimidación y no hubo violencia”. “Desde la experiencia humana es una contradicción tremenda. Había cinco personas mucho más mayores y fuertes contra una absolutamente indefensa y a esas horas de la noche. Es intimidatorio a todas luces, no puede solventarse con un delito de abusos sexuales que está previsto para casos fugaces como ir por la calle y que te toquen el trasero”.

La directora de Programas de ONU Mujeres, la uruguaya María Noel Vaeza, considera que esta sentencia es "una oportunidad perdida" y que la condena es "sumamente insuficiente". "Basta ya la impunidad social contra las violaciones. La cultura de la violación sigue responsabilizando a la víctima, no está condenando y rompiendo la impunidad social como se esperaba", ha valorado. Vaeza lamenta que se permitió "una justicia de investigación sin rigor" y critica que los abogados de La Manada "pudieron incluso contratar a un detectiva para juzgar a la víctima, en vez de que fuera al revés. Se invirtió la carga de la prueba y se actuó con prejuicios". El informe del detective fue retirado finalmente del sumario por la defensa de los miembros de La Manada

“Si cinco personas que arrinconan a una chica no es agresivo, la pregunta es qué falla en el Código Penal”, manifiesta Soledad Murillo, secretaria de Estado de Igualdad entre 2004 y 2008, que pide cambios legislativos y considera que el fallo es “una vergüenza”. “Los manuales antiviolación, que escriben mujeres expertas en atención a las víctimas de delitos, recomiendan no resistirse para evitar daños mayores”, explica Murillo, impulsora de la Ley contra la Violencia de Género de 2004. “Y, sin embargo, la diferencia entre abuso sexual y violación depende de que grites y de que te resistas”, añade. La exsecretaria de Igualdad recuerda que la Fiscalía sí entendió que se trataba de una agresión. La fiscal Elena Sarasate pedía 22 años y 10 meses de cárcel para cada uno -18 años por un delito continuado de agresión sexual; dos años y 10 meses por un delito contra la intimidad, y dos años por robo con intimidación- y una indemnización de 100.000 euros. La sentencia ha dejado la condena en nueve años para cada integrante.

“Los grupos políticos deberían reclamar al Tribunal Constitucional que invoque una necesidad urgente de modificar el código Penal”, añade Murillo. “A la víctima, que está en una situación devastadora, se le pide que sea quien se ocupe de su propia defensa. La pena no puede depender de que se resista y grite 'no'. Es una auténtica contradicción en la que los jueces se han retratado: parece que estos chicos se han pasado un poco, que no pretendían hacer daño”, dice Murillo que augura que la sentencia  tendrá “una enorme respuesta” del movimiento feminista.

Este jueves hay previstas movilizaciones en distintos puntos de España. En Madrid la convocatoria será a las 20.00 frente al Ministerio de Justicia. Entre las convocantes, el movimiento feminista de Madrid, al que pertenece Carlota Álvarez que ve “insuficiente” el fallo. “Esta sentencia nos condena a todas. Confirma que no podemos ser libres, ni caminar por la calle libremente, que se juzgará cómo vamos vestidas o si hemos bebido”, señala Álvarez. “Es una sentencia que continúa con una justicia marcada por el patriarcado y contra la que las feministas vamos a seguir protestando en las calles.

"Las protestas demuestran que la sociedad está pidiendo cambios, que hay un ideal de justicia que no se acompaña de una respuesta normativa práctica", considera Miguel Lorente, forense de la Universidad de Granada y exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género. Respecto a las víctimas, añade que la sentencia "les manda un mensaje preocupante". "No podemos pedirles que la expresión de su contrariedad y su rechazo sea a través de una conducta que ponga en riesgo su integridad física o la propia vida”.

Más información