Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL PAÍS recibe el Premio Rey de España al Medio de Comunicación más Destacado de Iberoámerica

Felipe VI preside la entrega de los XXXV Premios Internacionales de Periodismo Rey de España

El director de EL PAÍS, Antonio Caño, en el centro, tras recibir de manos del Rey Felipe (a la izquierda) el Premio al Medio de Comunicación más Destacado de Iberoamérica, en presencia del ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.

Las labores informativas más sobresalientes a ambos lados del Atlántico recibieron este martes los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España en una ceremonia en la que Felipe VI alertó sobre la “difusión exponencial” de noticias falsas y recalcó que el periodismo profesional, independiente e inspirado en valores éticos es “más necesario que nunca”. EL PAÍS, el periódico de referencia en lengua española en el ámbito internacional, y especialmente en América Latina, recibió el premio al medio de comunicación más destacado de Iberoamérica.

Rigor informativo, desarrollo sostenible y vocación iberoamericana son los tres pilares en que se apoyan los premios que cada año conceden la agencia Efe y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid). Durante la entrega de los galardones, celebrada ayer en la Casa de América, en Madrid, el Rey defendió que el periodismo supone un “instrumento eficaz de las sociedades libres para garantizar el derecho a la información”, íntimamente ligado a la calidad de la democracia y la convivencia.

Para hacer frente al desafío de las noticias falsas, que atentan contra “el derecho de los ciudadanos a recibir información rigurosa y veraz”, Felipe VI reclamó un periodismo “sujeto a las reglas del contraste y verificación de las fuentes” y que apueste por una información “seria, rigurosa y crítica”.

Exponente de la pujanza del periodismo en español y portugués, los galardonados son un ejemplo de una profesión ejercida desde “el rigor y la independencia”, siguió el Rey, quien enfatizó “la clara apuesta por la calidad, la fiabilidad, el criterio y la confianza” de los ciudadanos en los medios de comunicación.

En esta 35ª edición, los premios han distinguido la labor de informadores de ocho nacionalidades. EL PAÍS recibió el galardón al medio de comunicación más destacado de Iberoamérica. Fundado en 1976, el jurado destacó la relevancia de este diario en la Transición y subrayó que es el diario de referencia en lengua española y el de mayor circulación en el ámbito internacional y, primordialmente, en América Latina, donde tiene una edición digital propia en español y otra en portugués (para Brasil), además de una edición en papel para varios países. El jurado recordó que en estos 40 años EL PAÍS “ha sido testigo de los principales acontecimientos acaecidos en el mundo y, de manera muy particular, en España e Iberoamérica”,

El director de EL PAÍS, Antonio Caño, mostró “la satisfacción y orgullo” que supone este galardón y destacó que dentro de la estrategia de futuro trazada hace varios años por el diario las dos prioridades fueron la transformación digital y la globalización, un objetivo que se traduce en una “presencia robusta en América Latina”. “Este premio viene a reconocer que lo estamos haciendo bien”, incidió Caño.

Una muestra del arraigo de EL PAÍS al otro lado del Atlántico es el centenar de personas que trabajan en las Redacciones de Ciudad de México y São Paulo, así como en las distintas delegaciones. En Latinoamérica, la tasa de crecimiento anual de este periódico se sitúa en el 50%, mientras que en México es la cuarta cabecera online más leída.

Antes de que los premiados recogieran de manos del Monarca una escultura conmemorativa de Joaquín Vaquero Turcios, el presidente de Efe, José Antonio Vera, destacó “la curiosidad, la tenacidad y la valentía de los profesionales para contar la verdad y llegar hasta el fondo de la noticia”.

El jurado examinó 274 candidaturas de 19 países para fijar su mirada en el drama de los refugiados, los efectos de las catástrofes naturales o los retos medioambientales. El argentino Juan Roberto Mascardi recibió el premio iberoamericano de periodismo por su crónica “Farré, el jugador que se había olvidado de hacer goles”, publicada por La Voz del Interior, en la que relata la vida de un futbolista que marcó un gol histórico.

En televisión, fue reconocido el costarricense Alexánder Rivera por un reportaje sobre los efectos del huracán Matthew en Haití, y en radio, la portuguesa Rute Isabel da Silva por un programa sobre la vida de una familia dedicada a fabricar violines.

En prensa, la española Alicia Hernández se alzó con el galardón por un artículo en The New York Times sobre el tráfico ilegal de gasolina en Venezuela, mientras que en periodismo digital fue distinguida la brasileña Patricia Toledo de Campos por “Un mundo de muros”.

El colombiano Santiago Saldarriaga se impuso en la categoría de fotografía por una imagen sobre las inundaciones de Mocoa, una ciudad de su país, publicada en El Tiempo, mientras que el premio especial de periodismo ambiental correspondió al cubano Julio Batista Rodríguez por el reportaje “Las aguas muertas del Havana Club”, sobre los vertidos de una destilería de ron.

A su vez, el Don Quijote de periodismo recayó en su 15ª edición en el escritor Fernando Aramburu por su artículo “Estamos hechos de palabras”, publicado en El Mundo, en el que el autor de Patria reivindica el poder del lenguaje.

 

 

Más información