Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristina Cifuentes renuncia al máster, pero culpa a la Universidad de las irregularidades

La presidenta de la Comunidad de Madrid pide disculpas por aceptar "las facilidades" que le ofreció la Rey Juan Carlos

Cristina Cifuentes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. En vídeo, cronología del 'caso máster'.

La presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, ha renunciado este martes a su máster de Derecho Público Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos en una carta enviada al rector, Javier Ramos, según ha anunciado la presidenta en su cuenta oficial de Twitter. En la misiva, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, Cifuentes pide perdón "a cualquiera que haya podido sentirse agraviado", reconoce que no debió aceptar "las facilidades" y las "condiciones flexibles" que admite que le ofreció la Rey Juan Carlos para cursar la titulación y se autoexculpa de lo que califica de "irregularidades administrativas"En una tribuna publicada hoy por este diario, el rector ya adelantaba que "si hay falsedad", le retiraría el título. La validez del máster ya fue cuestionada por la Conferencia de Rectores, que el miércoles reconoció "graves irregularidades" e "indicios racionales de delito". Con este gesto, la presidenta se enroca en su cargo y busca atajar la polémica antes de la moción de censura en la que están de acuerdo PSOE y Podemos y que podría acabar contando con el apoyo de Ciudadanos.

En el documento de renuncia, de cuatro páginas, Cifuentes recuerda que cumplió con todo lo que le pidió la Universidad y todo lo que exigía la ley. Según la presidenta madrileña, que ha ligado su cargo a que Mariano Rajoy le pida expresamente su renuncia, sostiene en la misiva que nada de lo que ha hecho es ilegal y que, si ha habido irregularidades, han sido de tipo "administrativo" y cometidas por la Universidad.

Así, Cifuentes subraya que renuncia al máster, obtenido en el curso 2011-2012, a pesar de que que está en posesión del "correspondiente título oficial así como de todos los certificados acreditativos del pago de tasas y de las calificaciones obtenidas en cada una de las distintas materias". Todos estos documentos están "debidamente sellados y compulsados por la Secretaría" de la institución, agrega la líder del PP en Madrid.

"Todos y cada uno de estos documentos están expedidos por las autoridades académicas competentes y los mismos acreditan dos cosas: en primer lugar, que yo no he cometido ninguna ilegalidad y en segundo lugar, que he cumplido los requisitos que la Universidad me puso para conseguir dicho título", argumenta Cifuentes.

"Irregularidades administrativas ajenas"

La presidenta admite que "la obtención de dicho máster se ha visto afectada, al parecer, por diversas irregularidades administrativas, totalmente ajenas" a ella. En este punto, recuerda al rector que el acta del Trabajo Fin de Máster le fue "remitida directamente por la Secretaría del rector el 21 de marzo a las 17 horas y 36 minutos". Sin embargo, "un cuarto de hora después", Ramos dio "instrucciones para abrir una información reservada al existir dudas sobre su contenido".

"Una circunstancia, estimado rector, que no puede por menos que sorprender, puesto que dicha acta no había sido solicitada por nosotros. No obstante, procedimos a su distribución a los medios en base a que confiamos plenamente en que esta documentación era verdad", dice Cifuentes, para añadir: "Desconozco por completo el origen y contenido tanto de este documento como del referido a las convalidaciones de asignaturas de varios alumnos, que también ha sido puesto en tela de juicio". Cifuentes no hace ninguna alusión en la carta a si defendió ante un tribunal su trabajo fin de master, algo que afirmó ante los medios, en la fecha que figuraba en el acta que ha resultado ser falsa y de la que ahora trata de desvincularse.

La también presidenta del PP de Madrid ha insistido en el documento en que es "la primera interesada en esclarecer cualquier anomalía que, reitera, es "completamente" ajena a ella, que siempre ha "cumplido la legalidad" y ha "atenido a las indicaciones de la universidad". Aquí, indica ha solicitado "la práctica de diversas diligencias en la querella criminal" que ha interpuesto en el juzgado para esclarecer las irregularidades. Cifuentes dice confiar en la justicia para aclarar lo sucedido, incluido “una preocupante vulneración de la ley de protección de datos" cometida por la universidad, que no "solo podía facilitar el acceso y divulgación de datos personales sino también su manipulación”. 

Cifuentes explica que se incorporó al máster porque estaba "en condiciones de cursarlo con plena dedicación", pero todo cambió cuando fue nombrada delegada del Gobierno en Madrid. Sin embargo, pudo continuar "al facilitar la universidad que prosiguiera los estudios, en unas condiciones flexibles" para una persona que, como ella, "a partir de determinado momento tenía obligaciones" que le "impedían seguir al mismo régimen académico que el resto de los alumnos.

Petición de disculpas

Cifuentes señala que hay quienes consideran que los requisitos establecidos "no fueron suficientes" así como que hay otros que piensan que su esfuerzo no fue equiparable. "Yo eso no lo puedo saber ni comparar, solo digo que los requisitos que se fijaron yo los cumplí", reitera. En todo caso, ella no cree que las condiciones que le ofrecieron hayan sido "ni mejores ni peores que las que se hayan puesto a otras personas" en sus mismas circunstancias. 

El único error que Cifuentes admite es haber aceptado dichas condiciones para seguir cursando el máster: "Si me equivoqué, y en aquel momento debí rechazar las facilidades que me ofrecía la universidad, pido disculpas a cualquiera que haya podido sentirse agraviado". Según su versión de los hechos, solo le "movió a participar" en el máster su "interés por ampliar conocimientos pese a las dificultades personales" que le "impedían cursarlo en un régimen ordinario".

"En ningún momento pretendí sacar ventaja entonces de este máster, ni pretendo sacarlo en el presente o en el futuro", hace hincapié la presidenta, que reitera que no le "ha reportado beneficio ni ventaja profesional de ningún tipo", ya que cuando se matriculó ya tenía la licenciatura en Derecho y un máster en Administración Pública.

Pese a no considerarse responsable de ninguna de las irregularidades, Cifuentes comunica al final de la misiva al rector “formalmente" su "decisión de renunciara la utilización del título expedido por la Universidad Rey Juan Carlos, solicitando que dicha renuncia sea considerada con carácter inmediato a los efectos oportunos”. Para acabar, la presidenta destaca "especialmente el esfuerzo y sacrificio de todos y cada uno de los alumnos y el extraordinario trabajo que llevan a cabo los profesores y el resto del personal", que en ningún caso "pueden verse mermamos por una polémica cuyo origen, causas y consecuencias le corresponde a la justicia determinar".

Ciudadanos opina que confirma el "trato de favor"

En una tribuna que firma este mismo martes el rector en EL PAÍS, dice sobre una eventual retirada del título: "Aunque los medios de comunicación y una parte importante de la sociedad nos solicita la retirada del título de la alumna Cristina Cifuentes Cuencas, tengo que insistir en que este proceso no puede iniciarse hasta que se pronuncien los órganos judiciales. No tengan ninguna duda de que, de confirmarse el delito de falsedad documental, solicitaremos al Ministerio de Educación su retirada".

Tras la publicación de la carta, con la que Cifuentes pretende poner coto la polémica, el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha reiterado la posición de su partido. A su juicio, la misiva "no cambia nada" y confirma que "hubo trato de favor", por lo que ha insistido en que la presidenta regional debe dimitir y el PP buscar un sustituto. "Es insostenible que siga al frente de la Comunidad de Madrid", ha abundado la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas. "Cifuentes está reconociendo que ha mentido", ha subrayado por su parte el líder del PSOE, Pedro Sánchez.

En el PP, cierre de filas. La ministra de Defensa y secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, ha confirmado su apoyo a la presidenta tras una carta que ha calificado de "muy bien fundamentada y muy explicativa". El vicesecretario de Política Social y Sectorial, Javier Maroto, ha asegurado que Cifuentes ha "hecho muy bien" al renunciar y ha llamado a los políticos de otros partidos que han reconocido licenciaturas "falsificadas" a pedir también disculpas. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha considerado la decisión de Cifuentes un "acierto" que le "honra".

Los estudiantes: "No tiene sentido renunciar a algo que nunca existió"

La asamblea estudiantil de la Universidad Rey Juan Carlos ha emitido un comunicado en que consideran la renuncia de Cifuentes una "excusa disuasoria para no afrontar una dimisión y librarse así de cualquier responsabilidad". "No tiene sentido renunciar a algo que nunca existió", apuntan.

Los estudiantes siguen exigiendo responsabilidades al rector de la Universidad. Consideran que "no ha llevado a cabo los procedimientos necesarios" y señalan que "hay constancia de la participación de muchas más personas que en este aspecto están quedando impunes".

"El envío de una carta no es razón para que las investigaciones, tanto internas como externas, cesen", añaden en su comunicado y piden su continuidad.

Más información