Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves: “No sabía cómo se daban las ayudas”

El expresidente andaluz se enfrenta a una petición de 10 años de inhabilitación por un supuesto delito de prevaricación continuada

Manuel Chaves, declarara en el juicio del caso de los ERE de Andalucía.

“Cómo se daban esas ayudas, yo no lo sabía, ahí no entraba, pertenecía a otro ámbito político de decisión”. Con estas palabras, el expresidente andaluz Manuel Chaves ha asegurado en el juicio de la rama política de los ERE que conocía que la Junta concedía ayudas sociolaborales a empresas en crisis y trabajadores, pero no cómo se otorgaban. “Ni el procedimiento, ni la cuantía, ni los requisitos, ni los beneficiarios, ni cómo se articulaba… Ni lo conocía ni tenía por qué conocerlo”, ha afirmado el exdirigente, quien ha asegurado que nunca fue alertado de las presuntas irregularidades en los ERE.

Chaves, que estuvo al frente de la Junta andaluza durante 19 años, ha defendido que “en el contexto de confianza de un equipo de Gobierno” existía la convicción de que “cualquier ayuda” que se daba estaba conforme a ley. “Para mí es muy difícil pensar que desde Empleo, Educación o cualquier consejería se pudiera establecer un procedimiento conscientemente ilegal o que se hiciera para burlar la ley”, ha dicho rotundamente en varias ocasiones a preguntas del fiscal Juan Enrique Egocheaga. El expresidente de la Junta se enfrenta a una petición de 10 años de inhabilitación por un supuesto delito de prevaricación continuada.

En sus casi cuatro horas de declaración, Chaves ha asegurado que nunca le llegaron informes de la Intervención alertando del uso “inadecuado” del sistema de transferencias de financiación, pero ha defendido que “adecuado o inadecuado” dicho mecanismo “estaba en la ley de Presupuestos” y “una ley no puede ser ilegal”. Chaves, junto a su sucesor José Antonio Griñán y 20 ex altos cargos, está acusado de diseñar y mantener un “sistema opaco” para conceder 855 millones para empresas en crisis entre 2001 y 2010.

El expresidente andaluz, quien se dio de baja del PSOE y dejó su escaño de diputado por este caso, ha apuntado que las modificaciones presupuestarias para incrementar los fondos del programa de ayudas sociolaborales no se debatían ni analizaban en el Consejo de Gobierno porque era un asunto “de trámite” que contaba con los informes correspondientes. Y, por lo tanto, no podían conocer “la finalidad, el importe y el destinatario de las ayudas”. “Solo podían ser conocidos por el consejero que presentaba” esa modificación, ha dicho a diferencia de lo que dijo la semana pasada Griñán en el juicio.

El exdirigente ha subrayado que el Consejo de Gobierno ni debatía la globalidad de los presupuestos anuales de la Junta ni entraba en detalles de programas concretos. “Era imposible que un Consejo de Gobierno pudiera debatir 140, 150 o 180 programas presupuestarios. Era imposible debatirlos y conocerlos”, ha señalado antes de insistir en que era competencia de cada consejero cómo distribuía la partida asignada a su área y que los parlamentarios tenían a su disposición toda la documentación complementaria usada en la elaboración de las cuentas. “No es un problema de dejación o de que queramos esconder nuestras responsabilidades. Eran unos Presupuestos complejos, bastante superiores a los de bastantes países de la UE”, ha añadido Chaves, quien durante su comparecencia ha enseñado el cuadro macroeconómico de un Presupuesto y ha pedido permiso al presidente del tribunal para contar una anécdota.

Chaves ha sacado pecho de su gestión ante las grandes crisis que en esos años vivieron empresas como Santana, Delphi y Astilleros. Ha asegurado que se reunió con muchos comités de empresa y sindicatos porque era su “responsabilidad” y “lo anormal es que un presidente del Gobierno no se hubiera reunido”. “Estas reuniones eran un acto de normalidad democrática”, ha señalado Chaves, quien ha explicado que trataba de salvar a la empresa y paliar los efectos en los trabajadores. “Había que convocar una mesa de negociación, establecer un plan de viabilidad o industrial que podía contener o no ayudas”, ha señalado antes de insistir en que los acuerdos a los que se llegaba no eran competencia suya.

Chaves ha ratificado su declaración ante el Tribunal Supremo en abril de 2015. “Aunque ahora sé más cosas que en aquel momento”, ha apuntado

Frío respaldo del PSOE

Elsa García de Blas

El PSOE espera “justicia” en la conclusión del juicio de los ERE para los expresidentes socialistas de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán pero evita comprometer su respaldo a la palabra de Chaves. La dirección socialista recuerda que Chaves y Griñán renunciaron a sus responsabilidades institucionales y a su carné del PSOE y les traslada “en lo personal, todo el apoyo” , ha afirmado la número cuatro de la ejecutiva, Carmen Calvo, en comparecencia en Ferraz.

A la pregunta de si cree en la versión que el expresidente Chaves ha dado ante la justicia, según la cual desconocía cómo se otorgaban las ayudas sociolaborales a empresas en crisis, la exministra socialista se ha limitado a decir que esa “es su defensa”. “Estamos hablando de una persona que está en un procedimiento utilizando los derechos que le concede el artículo 24 de la Constitución. No hay ningún comentario que hacer a su estrategia de defensa”, ha señalado Calvo. "El ciudadano Manuel Chaves se está defendiendo en los tribunales y nadie tiene que interferir en eso", ha remachado.

La pasada semana, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, evitó dar su respaldo a la inocencia de los expresidentes y señaló que esperaba del proceso “justicia”.

Más información