Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENCUESTA DE METROSCOPIA

Podemos es el único partido que sube y pisa los talones al PSOE

El partido de Rivera tiene una estimación de voto del 28,7% y amplía hasta los 8,3 puntos su distancia respecto al PP (20,4%) mientras los de Iglesias (18,3%) se sitúan a ocho décimas de los socialistas (19,1%)

El idilio de los españoles con el partido de Albert Rivera continúa pero parece haber tocado techo. Según el último sondeo realizado por Metroscopia para EL PAÍS, Ciudadanos detiene su meteórico ascenso, si bien sigue por cuarto mes consecutivo como la opción política preferida y, lo que es más importante, incrementa su ventaja respecto al PP debido al descalabro del partido de Mariano Rajoy. Lo más novedoso es que la única formación que sube es Podemos, que se coloca a menos de un punto del PSOE. La suma de Ciudadanos y del partido de Pablo Iglesias alcanza ya el 47% de los votos.

La encuesta de Metroscopia, realizada los días 4 y 5 de abril, en plena tormenta por el caso del máster de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, sitúa a Ciudadanos en cabeza con una estimación de voto del 28,7%. Ese dato supone un cambio de tendencia para el partido dirigido por Rivera, que cae dos décimas después de subir ininterrumpidamente desde julio del año pasado. Sin embargo, esta formación logra consolidar su posición hegemónica debido a que sus rivales pierden mucho más. Así, Ciudadanos amplía hasta los 8,3 puntos su distancia respecto al PP, que cae 1,1 puntos y se sitúa en el 20,4%, su cifra más baja de los últimos tres años.

Por su parte, el PSOE se coloca en el 19,1% en estimación de voto, pierde tres décimas y prolonga la tendencia a la baja iniciada en noviembre de 2017. Pero lo más inquietante para los socialistas es que su rival por la izquierda, Podemos, se acerca peligrosamente y se sitúa en el 18,3%, siempre y cuando la formación de Pablo Iglesias concurra a las próximas elecciones de la mano de Izquierda Unida y de todas las confluencias con las que se presentó en 2016.

El 84% cree que el tiempo de Rajoy ha pasado

Malos tiempos para el Partido Popular, pero sobre todo con Mariano Rajoy al frente. Según la encuesta del mes de abril elaborada por Metroscopia para EL PAÍS, el partido dirigido por el presidente del Gobierno sigue perdiendo votos, no genera ilusión y, lo que es peor, una mayoría de sus propios electores consideran que Rajoy no es el líder adecuado en este momento.

Si se le pregunta al conjunto de los españoles, las cifras son apabullantes. El 84% responde afirmativamente a la cuestión de si considera que el tiempo de Rajoy “ya ha pasado”. Sin embargo, lo más sorprendente es que entre los propios votantes del PP hay una mayoría clara que cree terminada la etapa del presidente de su partido: el 63%.

Ese dato, sumado a la tradicional valoración de líderes, deja un panorama muy negativo para Rajoy. Solo el 25% de los españoles aprueba su actuación política de los últimos meses, si bien le queda el consuelo de recibir el visto bueno del 68% de sus propios votantes. Pero, curiosamente, los electores del PP aprueban en mayor medida la actuación política de Albert Rivera, líder de Ciudadanos (79%).

Rivera sigue gozando de un gran predicamento entre los españoles, y lo demuestra el hecho de que es el único de los cuatro principales líderes que logra un saldo positivo de aprobación y el que obtiene mejor valoración entre sus propios votantes. E incluso el 55% de los electores del PSOE le da su respaldo.

Los malos datos de Rajoy en esta nueva encuesta apuntan claramente a la necesidad de que el PP busque caras nuevas que permitan contrarrestar en futuras elecciones la pujanza de Ciudadanos y la imagen ilusionante que representa Albert Rivera.

Así pues, Podemos es el único partido de los cuatro grandes que crece y está ya a ocho décimas del PSOE y a apenas dos puntos del PP. Los de Iglesias consolidan su tendencia al alza de los últimos meses, pero todavía están por debajo del 21,1% que alcanzaron en los últimos comicios de junio de 2016.

La subida de Podemos y la posición preponderante de Ciudadanos deja un panorama inaudito en la democracia española: el bipartidismo tradicional pasa a un segundo plano y, por primera vez, la suma de los dos nuevos partidos alcanza el 47% del electorado frente al 39,5% que alcanzan PP y PSOE. Para entender la trascendencia de este dato basta con echar un vistazo a lo que pasó en las últimas elecciones: los primeros sumaron el 34,2% y los segundos el 55,7%. Estos datos y las respuestas sobre la ilusión que generan los diferentes partidos permiten pensar que no se trata de una tendencia pasajera sino que probablemente se acabe consolidando en el futuro.

Por bloques ideológicos también se aprecia una evolución clara, ya que la suma de PP y Ciudadanos alcanza el 49,1%, mientras que la unión de PSOE y Podemos representa el 37,4%. En 2016 los primeros tuvieron el 46,1% y los segundos el 43,8%.

Los datos del sondeo confirman que el partido de Rivera está de moda y puede que por mucho tiempo. Encabeza la estimación de voto, tiene el líder mejor valorado, su actuación es mayoritariamente respaldada y, además, es el partido que más ilusiona al 38% de los españoles. E incluso a votantes de los otros partidos, ya que el 57% del electorado del PP dice sentirse ilusionado con Ciudadanos. Y lo mismo le sucede al 26% de los que votaron al PSOE la última vez y al 20% de los que lo hicieron por Unidos Podemos.

Capitalizar la ilusión siempre es clave para ganar unos comicios, y no parece que, cuando apenas queda un año para las elecciones autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo de 2019, el PP esté en condiciones de hacerlo. Este partido solo ilusiona al 8% de los españoles y al 25% de su propio electorado, menos de la mitad de los votantes de Rajoy que dicen sentirse ilusionados con la formación de Albert Rivera (57%). El PSOE tampoco está sobrado de ilusión: solo motiva al 10% del electorado y al 37% de su propia parroquia.

Otro terreno donde se comprueba la pujanza de Ciudadanos es en el de la transferencia y la fidelidad de voto. Así, los de Rivera logran retener el apoyo del 67% de los que eligieron su papeleta en junio de 2016 y, además, logra robar una parte muy significativa de votos a su directo perseguidor: el 26% de los que votaron a Rajoy ahora lo haría por Rivera.

Y el tercer elemento en el que está muy fuerte Ciudadanos es en cómo valoran los españoles su actuación política en el Parlamento. De hecho, es el único partido que logra más aprobación que desaprobación y consigue que incluso al 77% del electorado del PP le parezca bien la forma de proceder de los de Albert Rivera. Es más, la actuación de los populares convence al 72% de sus votantes, cinco puntos por debajo de como ellos mismos juzgan a Ciudadanos.

La severidad con que los españoles califican la actuación de los partidos se traduce en una creciente apatía hacia la política, según refleja el estudio elaborado por Metroscopia para EL PAÍS. De hecho, si hoy se celebrasen elecciones generales la abstención se situaría en el 35%, el mayor dato de los últimos años. En los comicios de junio de 2016 fue del 30,2%.

La prueba de esa desconexión de la política que sienten los ciudadanos españoles es que una parte significativa del electorado de todos los partidos tiene serias dudas sobre qué hacer si hoy se celebrasen elecciones generales. Los casos más destacables son los del PP, que solo retiene al 43% de sus electores en junio de 2016, y el PSOE, que tiene al 51% de sus votantes debatiéndose entre no votar, hacerlo por otra opción o incluso en blanco.

Declaraciones de Pedro Sánchez, este domingo.

Más información