Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universidad desmonta el relato de Cifuentes sobre su máster

El rector de la Rey Juan Carlos asegura que, fruto de la investigación realizada en el centro, no hay rastro del acta, aunque su registro es obligatorio

Foto: El rector de la URJC, Javier Ramos, este viernes en la rueda de prensa. | Vídeo: Declaraciones de Javier Ramos en rueda de prensa, esta mañana. EPV - Quality

La presidenta Cifuentes se quedó este viernes un poco más sola. La Universidad Rey Juan Carlos “no puede confirmar” que la presidenta de la Comunidad de Madrid defendiera el trabajo de fin de máster ante un tribunal académico. El rector, Javier Ramos, desmontó la coartada a la que Cifuentes se había agarrado hasta ahora: que media docena de profesores y una universidad pública avalaban su versión. El campus ha dejado ya el caso en manos de la fiscalía. “No pienso dimitir, me ratifico en todo, he dicho la verdad”, respondió Cifuentes.

Apenas 16 días después de una rueda de prensa apresurada para avalar toda la versión de la presidenta regional del PP, el rector de la Universidad pública madrileña ofreció ayer una segunda comparecencia al filo de las dos de la tarde. Rodeado de su equipo rectoral en el salón de actos del Rectorado (que fue habilitado ante la avalancha de medios presentes), Javier Ramos aseguró que "no consta el acta" de la defensa del trabajo fin de máster "pese a que su archivo en el mismo sea obligatorio", que tampoco que le ha sido remitida la memoria del trabajo "ni se puede confirmar" que la defensa del mismo tuviera lugar.

Ramos compareció tras enviar parte de la investigación interna a la Fiscalía de Móstoles. No admitió preguntas y, tras su intervención, su equipo repartió la declaración firmada de Alicia López de los Mozos, una de las tres profesoras que supuestamente estaban al frente del tribunal de defensa del trabajo que la URJC ya no respalda.

López de los Mozos aseguró en su declaración: "No he formado parte ni he presidido ningún tribunal que haya examinado dicho trabajo de fin de máster de la señora Cristina Cifuentes". Ella estaba incluida en el acta falsa que Cifuentes envió a los medios y que mostró en redes sociales. Allí figura como presidenta del tribunal que evaluó su trabajo de fin de máster. "No tengo conocimiento de la existencia en los archivos del Instituto de Derecho Público de la URJC ni del Trabajo de Fin de Máster" ni ningún otro documento relacionado con el mismo, prosigue la citada declaración.

Una de las profesoras también dice desconocer la existencia del trabajo

La profesora Alicia López de los Mozos, a quien se atribuye la presidencia del tribunal que supuestamente evaluó el trabajo de fin de máster de Cristina Cifuentes y que negó haber firmado el acta, sostiene en una carta fechada el 5 de abril que ha divulgado este viernes el rector de la URJC, Javier Ramos, la misma versión que el rector: "No tengo conocimiento de la existencia en los archivos del Instituto de Derecho Público ni del Trabajo Fin de Máster de la Sra. Cifuentes ni de ningún otro documento en relación con el mismo".

"No reconozco el contenido del acta que se ha hecho público en los medios de comunicación, ni tampoco la firma que aparece en el mismo", asegura López de los Mozos en el documento.

Una segunda profesora, Clara Souto, que ejercía de vocal en el supuesto tribunal, aseguró que su firma también estaba falsificada, según difundió anoche la Cadena Ser.

La tercera implicada es Cecilia Rosado, que firma el acta como secretaria y que "confirmó que la defensa tuvo lugar y que así se lo habían ratificado los otros dos miembros del tribunal", según leyó ayer Ramos a los medios. Explicó que ha trasladado toda la documentación a la Fiscalía, aunque promete seguir con la investigación interna abierta en la URJC y en la que participan como observadores dos inspectores enviados por la Conferencia de Rectores a petición de Ramos. "Desde este momento nos ponemos a disposición judicial y seguiremos con la investigación iniciada el día 21 hasta que se esclarezca toda la verdad", dijo.

El rector quiso también responder a distintas declaraciones del responsable del máster, el catedrático Enrique Álvarez Conde. Este indicó en Onda Cero que el acta que envió Cifuentes a los medios el 21 de marzo se "reconstruyó" por las presiones del rector. "La afirmación de que yo le obligué a reconstruir un acta es rotundamente falsa", respondió Ramos, que anunció que estudia emprender acciones legales.

"Podré haber pecado de confiar en exceso en personas que no lo merecían como quedó patente en mi rueda de prensa", reconoció el rector. Y hasta pidió disculpas por la comparecencia que ofreció el día 21, el mismo día en el que se conocieron las primeras irregularidades, en la que le acompañaron tanto Álvarez Conde como el profesor de otra asignatura cuya nota fue cambiada, Pablo Chico, que hasta la fecha se mantiene firme en que la presidenta cursó su asignatura, se examinó y que fue un "error de transcripción" el que motivó que dos años después cambiara su nota de No Presentado a Notable.

El anterior rector

Javier Ramos señaló que es "rotundamente falso" que él hubiera intentando "interferir, modificar o manipular" el documento en el caso del máster supuestamente cursado en 2011-2012, cuando Cifuentes era delegada del Gobierno y estaba el frente de la Universidad como rector Pedro González-Trevijano, actual magistrado del Tribunal Constitucional. Preguntado por este asunto, González-Trevijano señala: "Sin prejuzgar nada, yo no conocía que la actual presidenta de la Comunidad estuviera cursando un máster universitario cuando yo era rector".

La presidenta regional reiteró ayer, tras la comparecencia del rector Ramos, lo mismo que había dicho antes de que se conociera que tanto el equipo rectoral como dos de las supuestas integrantes del tribunal de lectura de su trabajo de fin de máster se desvinculan del mismo.

Cifuentes aseguró en su comparecencia en Sevilla que "presentó" el trabajo. Cifuentes sostiene que defendió su trabajo final el 2 de julio de 2012 en un acto de entre 10 y 15 minutos en el campus de Vicálvaro de la Rey Juan Carlos. Lo mantiene pese a las dudas que genera que, siendo delegada del Gobierno y en un día marcado por un amplio dispositivo policial para la celebración de la Eurocopa, hubiese podido ausentarse para la defensa.

Más información