Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falciani: “Sigo confiando en la justicia española, pero no en la suiza”

El ingeniero informático cuya extradición pide el país helvético está "sorprendido" por su detención, pero asegura que seguirá combatiendo la corrupción

Hervé Falciani, con peluca y gafas, en la vista de su extradición a Suiza

El ingeniero informático franco-italiano Hervé Falciani asegura que, aunque no pueda salir sin autorización judicial de la localidad levantina donde reside mientras España resuelve su extradición a Suiza, seguirá “trabajando para combatir la corrupción mediante Internet allí donde se le necesite”. Tras su detención el miércoles en Madrid, Falciani, a través de su abogado, el juez Baltasar Garzón,  expresa su desconfianza en la justicia Suiza. “Sigo confiando en la justicia española, pero no en la de Suiza”.  El ingeniero afirma que no se esperaba ser detenido otra vez, y más después de "haber estado colaborando con las autoridades española", a las que facilitó una lista de 130.000 evasores fiscales.

"Sorpresa y malestar" en la Audiencia Nacional ante la decisión de “desempolvar” el asunto Falciani para reactivar su extradición

Suiza pretende que España le extradite a Falciani para que cumpla una condena de cinco años de cárcel por “espionaje industrial”, un delito catalogado de “naturaleza política” en el auto que dictó la Audiencia Nacional en 2013 y mediante el cual se denegó su extradición al país helvético. El Tribunal Supremo validó condenas a defraudadores aflorados por Falciani tras su llegada a España procedente de Francia. Tras ser condenado en rebeldía en Suiza el 27 de noviembre de 2015 (estaba refugiado en España), la autoridades helvética volvieron a pedir el año pasado, por segunda vez, su entrega a ese país para que cumpliera la citada condena de cinco años. Pero esta segunda petición ha estado aparcada hasta el pasado 19 de marzo, en que España volvió a darle curso, lo que deparó su detención el miércoles y puesta a disposición, ayer, ante la Audiencia Nacional, que le ha dejado en libertad pero bajo severas medidas de vigilancia en su domicilio levantino.

Se da la circunstancia de que dos de los procesados por el juez Pablo Llarena en sus pesquisas sobre el proceso separatista (Marta Rovira, secretaria general de ERC, y Anna Gabriel, de la CUP) han huido a Suiza amparándose en que en este país no rige la orden de detención europea. Y, antes de la huida de Rovira, desde Suiza se lanzó la idea de que se vetaría la entrega de Gabriel. España es uno de los países europeos que más peticiones de extradición reciben del resto.

En fuentes judiciales de la Audiencia Nacional ha causado "sorpresa y malestar" la decisión de “desempolvar” este caso para reactivar la extradición de Falciani. “Hubo un acuerdo judicial con este señor para no extraditarle a cambio de colaborar con España y otros países en la detección de evasores fiscales, y eso no se puede romper ahora por la coyuntura política de Cataluña”, señalan fuentes judiciales, que responsabilizan a la Fiscalía General de esta decisión. Fuentes de la Fiscalía señalan que la petición de “medidas cautelares para Falciani se enmarca dentro de la colaboración internacional para el cumplimiento de resoluciones judiciales, en este caso la ejecución de una sentencia de cinco años de prisión. Si España pide colaboración a otros países, lo procedente es hacer lo propio cuando nos la piden”.

Nadie puede ser juzgado dos veces por lo mismo

Desde el despacho del juez Garzón se indica que la extradición de Falciani ya fue resuelta por los tribunales españoles en sentido negativo y que volver a tramitar este proceso vulnera el principio non bis in ídem (nadie puede ser juzgados dos veces por los mismos hechos). Y señalan que Falciani ha cumplido su compromiso y “colaborado en múltiples casos de corrupción en diferentes países, entre ellos España”. Durante estos años, el ingeniero informático ha estado trabajando con la Generalitat y la Universidad de Valencia y con la Agencia Tributaria en temas relacionados con la corrupción fiscal. Y también dando ponencias para prevenir los nuevos métodos de blanqueo de capitales. Fue detenido en Madrid cuando iba a impartir una ponencia.