Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP no contará con Aznar para su convención nacional

El partido no invita al expresidente ni a su equipo más cercano a la cita de esta semana

Mariano Rajoy y José María Aznar, en un acto de FAES de 2015. Ampliar foto
Mariano Rajoy y José María Aznar, en un acto de FAES de 2015.

El expresidente José María Aznar no participará en la convención nacional que celebrará el PP este fin de semana, según el borrador del programa del partido. Tras sus múltiples desencuentros con Mariano Rajoy, el antiguo líder no acudirá a una cita que ya empleó en 2015 para criticar a su sucesor: "¿Dónde está el PP? ¿Aspira a ganar las elecciones?", se preguntó durante un discurso que dejó heridas abiertas. Desde entonces, la distancia entre los dos presidentes se ha agrandado, multiplicada por las críticas de la fundación de Aznar (FAES) a la política del Gobierno frente al independentismo catalán ("No se puede continuar en la inacción") y por su apoyo implícito a Ciudadanos ("Ha ofrecido una propuesta de esperanza y convicción"). Así, el PP se queda huérfano de un referente histórico justo cuando más necesita cerrar filas: todas las encuestas coinciden en señalar el auge del partido de Albert Rivera y el desgaste de la formación de Rajoy.

"Todo el que tiene algo que decir en el partido, todo el que tiene algún tipo de responsabilidad orgánica o institucional, va a estar presente", resumen sobre el diseño de la convención fuentes de la dirección nacional, que argumentan que no se ha contactado con Aznar como tampoco se ha invitado a exministros. A la cita acudirán unas 2.500 personas con responsabilidades de distinta índole en el PP, que busca "un revulsivo" e "impulsar la actividad interna del partido".

Aunque desde la formación conservadora se advierte de que el programa distribuido es un borrador, y se anuncian "sorpresas", el desencuentro entre los dos líderes parece haber alcanzado un punto de no retorno. A principios de octubre de 2016, FAES rompió con el PP tras 25 años actuando como el motor ideológico del partido. Esa ruptura sirvió para escenificar el distanciamiento entre Aznar y Rajoy, dos políticos que habían mostrado su sintonía durante décadas y que habían pactado la sucesión al frente del partido en 2003. La política gubernamental en Cataluña ha separado paulatinamente a los dos líderes, hasta el punto de que Aznar haya renunciado a la presidencia honorífica del PP. Pero no ha sido, ni mucho menos, el único tema que ha causado fricciones entre ambos. Sobran los ejemplos.

El expresidente no acudió a la convención nacional del PP de enero de 2014, justo cuando Rajoy afrontaba una crisis interna con el ala más conservadora de su partido, molesta con su política en el País Vasco y su apoyo a las víctimas del terrorismo de ETA. Solo un día después de que Jaime Mayor Oreja se negara a repetir como número uno de la lista europea, el expresidente anunciaba que no acudiría a inaugurar la cita nacional del partido por un problema de agenda. Tenía, argumentó, un viaje internacional.

En 2015, Aznar llegó a quejarse en público. Quería apoyar la campaña de Arias Cañete al Europarlamento y no le invitaban a hacerlo. El PP reaccionó de inmediato ofreciéndole participar en dos mítines medianos (La Rioja o Murcia). No acudió. De nuevo, problemas de agenda. Y como siempre, el conflicto quedó latente y sin solucionar en el fondo, por mucho que desde 2015 las dos partes se reencontraran en actos públicos.

La marcha de políticos próximos a Aznar (Mayor Oreja, María San Gil, Francisco Álvarez Cascos, Eduardo Zaplana, Ángel Acebes...) ha ido en paralelo a su distanciamiento de Rajoy. Hoy, el aznarismo es una cosa del pasado en el PP. Lo refleja la convención nacional del partido, que arranca este viernes. En 2015, Aznar, Ana Botella o Esperanza Aguirre tuvieron su propio discurso. Eso no ocurrirá en 2018, según el programa oficial.

Más información