Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de personas marchan al pueblo donde Llarena tiene una casa para pedir la libertad de los presos

El Comité de Defensa de la República de Cerdanya camina desde Alp a Das, donde unas pintadas aparecidas el pasado domingo amenazan al juez del Supremo

Concentración tras la marcha del Comité de Defensa de la República de Cerdanya a Das.

Entre 400 y 500 personas han recorrido andando este viernes los tres kilómetros y medio que separan Alp, un municipio de Girona, de Das, la localidad donde el juez Pablo Llarena tiene una casa. La marcha, organizada por el Comité de Defensa de la República (CDR) de Cerdanya, pedía la libertad de los políticos catalanes presos. También tenían un mensaje para el juez instructor de la causa del procés en el Tribunal Supremo: que allí no es bienvenido.

El domingo pasado, tras la detención del expresident catalán Carles Puigdemont en Alemania, aparecieron también en Das unas pintadas en el asfalto firmadas por Arran, organización juvenil antisistema e independentista vinculada a la CUP, con amenazas al juez: “Llarena fascista. Ni en Das ni en ningún sitio”, “Te esperamos”, “Llarena prevaricador”, “Los Países Catalanes serán tu infierno”. Cinco días después, algunas de ellas siguen visibles y los curiosos se acercan para verlas en una zona de la localidad que no suele ser muy transitada. La esposa del magistrado también ha recibido amenazas en Twitter.

La marcha del CDR de Cerdanya forma parte de la que han bautizado como "semana de la dignidad", que incluye caminatas en la zona y cortes de carreteras, incluidas las fronterizas con Francia. La marcha de esta tarde arrancó a las seis de la tarde y llegó a Das sobre las siete y media. En ella han participado en un ambiente festivo personas de todas las edades, incluidas familias con niños y mayores.

Frente al Ayuntamiento los manifestantes han tomado chocolate caliente y rom cremat, una mezcla de café con ron y con azúcar. La concentración ha terminado en la plaza del pueblo, junto a la iglesia, donde han coreado "libertad para los presos" y han cantado Els Segadors.

Más información