Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Portavoz de Ciudadanos en la comisión territorial del Congreso

Prendes: “El PSOE nos dijo que no era oportuno políticamente que Guerra declarara”

El diputado de Ciudadanos anuncia que no volverán a la comisión territorial aunque los socialistas acepten llamar a sus exdirigentes

Ignacio Prendes, en el Congreso de los Diputados.
Ignacio Prendes, en el Congreso de los Diputados.

Un día después de que Ciudadanos anunciara su salida de la comisión territorial con acusaciones al PSOE de "vetar" a exdirigentes socialistas como Alfonso Guerra y José Bono, el portavoz de esta fuerza política en el órgano parlamentario, Ignacio Prendes (Gijón, 1965), defiende su decisión de levantarse de la mesa solo cuatro meses después de arrancar las comparecencias.

 Pregunta. ¿Por qué deciden irse justo ahora?

Respuesta. Primero creíamos que la comisión tenía que trabajar con una visión a largo plazo y un orden determinado que respetase el peso institucional que habían tenido las personas convocadas. Ya se nos dijo que no. Entonces, el 13 de diciembre, pusimos encima de la mesa una serie de nombres y el PSOE ha vetado su presencia porque consideraba que no era oportuno políticamente. Lo hemos constatado a lo largo de cuatro reuniones y cuatro meses. Hay una visión sectaria. Se impide que acudan personas que pueden, en este momento, ser molestas con esa visión de "la nación de naciones" de Pedro Sánchez. Pese a que jugaron un papel relevante en la construcción de nuestro modelo autonómico.

P. ¿No los llamaron por ser críticos con Sánchez?

R. Que sean personas críticas ahora no es algo que nos haya condicionado. Queremos traer a personas por su calidad como protagonistas en la construcción del modelo territorial. Esa es la cualidad que tienen Alfonso Guerra y los demás. Han tenido un papel decisivo y, si queremos llegar a un diagnóstico, tenemos que traer a esos protagonistas, no solo a quienes les pueda venir bien al PSOE. Sánchez no puede trasladar sus problemas internos a esta comisión y esto es lo que ha tratado de hacer. El PSOE nos dijo que no era oportuno políticamente que Alfonso Guerra compareciera. Me lo han reiterado con todas las letras. Y se me dijo que no querían que comparecieran más "ex". Es una frase textual, porque se me quedó grabada.

P. Llama la atención que, en su lista de comparecientes, no pidieran a Zapatero o a expresidentes vascos o catalanes.

R. Había que hacer una selección. Y nosotros hemos citado también a gente del PP y otras no adscritas. Además, nosotros no vetamos a nadie. Cuando se nos dijo que querían que asistiera Zapatero, nosotros dijimos que viniera. A nosotros sí nos han vetado a personas.

P. ¿Entonces se van por la actitud del PSOE?

R. Los vetos nos dicen que hay un comportamiento sectario. Es evidente que esta comisión nunca nos ha parecido que fuera el instrumento para abordar una reforma constitucional desde la seriedad, el rigor y la profundidad que requiere un asunto de este calado. Era un intento de utilizar ese espacio para que aterrizase el separatismo que, cuando se propone esta comisión, estaba dando un golpe a la unidad de España.

P. Rivera dijo que este órgano era el "caballo de Troya" de los independentistas, pero que participarían porque ustedes "trabajan en las instituciones".

R. Y vinimos abiertos a trabajar. Sin reservas mentales. Pero nos encontramos con que la idea del PSOE era muy distinta. Más, cuando vimos su plan de trabajo, que consideraba más conveniente escuchar al periodista Jordi Évole que a Alfonso Guerra. Eso dice mucho de la ligereza con la que el PSOE se ha tomado esta comisión. Y, si ellos la quieren usar para dirimir sus querellas internas, esta comisión no funciona.

P. ¿No han servido las 29 comparecencias en dos meses?

R. Han servido para algo. Han pasado personas muy relevantes y todas han constatado la necesidad de una reforma constitucional. No cae en saco roto, pero es evidente que este no es el instrumento con el que se pueda abordar una reforma constitucional, para eso está la comisión constitucional y debe abordarse desde un trabajo riguroso.

P. ¿No se plantearían volver si se acepta ahora que comparezcan los exdirigentes del PSOE?

R. Nosotros nos hemos ido y no es una decisión tomada a la ligera y en caliente. Es meditada. No vemos en el horizonte el regreso. Esta comisión es una herramienta fallida porque el PSOE no acepta que determinada visión de España, que entra en contradicción con la de Pedro Sánchez, pueda escucharse en el Congreso.