Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig cree “insoslayable” que las autonomías participen en la reforma de la Constitución

El VII Foro de las Autonomías respalda la aplicación del artículo 155 en Cataluña

Ximo Puig, en su intervención en el Foro de las Autonomías celebrado en el Senado. Ampliar foto
Ximo Puig, en su intervención en el Foro de las Autonomías celebrado en el Senado.

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha apremiado este miércoles a realizar una "urgente" reforma constitucional "en profundidad" en la que la participación de las comunidades autónomas sería "insoslayable". "El debate entre las instituciones no lo puede sustituir el debate entre partidos", ha afirmado el dirigente socialista, para el que el Estado de las autonomías "es la historia de un éxito que está agotado" como evidencia la crisis territorial en Cataluña o el modelo de financiación vigente pese a estar obsoleto desde 2014.

"El sistema permite unas asimetrías profundas, desiguales, que son insostenibles (...) Los distintos autogobiernos, si no tienen la financiación suficiente, están ante una falta real de autonomía política", ha expresado en el cierre de la séptima edición del Foro de las Autonomías, organizada en el Senado, institución que para Puig "debe ser el epicentro del debate territorial". "¿Cómo es posible que uno de los Estados más descentralizados de Europa carezca realmente de una cámara territorial?", ha recalcado, junto a la necesidad de una delimitación más clara de las competencias del Estado y las comunidades autónomas, en el acto desarrollado por el Instituto de Derecho Público de la Universidad de Barcelona y que también ha contado con la colaboración de la Fundación Giménez Abad. El presidente de la Comunidad Valenciana también ha lamentado la falta de lealtad institucional que refleja, por ejemplo, la fiscalidad baja de unas regiones en perjuicio de otras.

Otra de las conclusiones del foro es que la intervención de Cataluña mediante la aplicación del artículo 155 de la Constitución en respuesta al desafío secesionista ha sido "menos dramática" de lo que lo podría haberse esperado dada la gravedad de la declaración unilateral de independencia. "El Gobierno se cargó de razón al aplicar el 155, no creo que se pueda discutir que fuera inevitable su aplicación", ha aseverado Javier García Roca, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid.

La excepcionalidad que implicaba aplicar por primera vez el mecanismo extraordinario de intervención de la Ley Fundamental en Cataluña no ha conllevado situaciones de "violencia" o "grandes tensiones" desde su aprobación en el Senado el pasado octubre. Al contrario, ha garantizado la "continuidad" de la gestión de la Generalitat bajo la dirección del Ejecutivo de Mariano Rajoy, según el borrador del informe sobre el estado de las autonomías en el ejercicio de 2017.

"Nadie cree que no haya habido un intento de destrozar la Constitución o el Estatuto, de romper la unidad de España", ha subrayado García Roca, que ha recordado cómo el procés "ha quebrado la cohesión social en Cataluña". Los responsables del Foro entienden que la solución a la crisis territorial con epicentro en Cataluña sería posible mediante el diálogo político y reformas jurídicas tanto constitucionales como estatutarias aunque prevén que será un proceso largo y complejo.

Otros ponentes, como José Antonio Montilla, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada, han incidido en que el mantenimiento del Estado social autonómico depende de que las administraciones central y regionales resuelvan las diferencias que mantienen en las competencias que comparten. "No puede ser que las comunidades autónomas hagan un desarrollo social y el Estado lo recurra al Constitucional", ha apuntado. "Hay un problema de cultura política. Para un sistema federal no vale que un partido con mayoría absoluta apruebe por ejemplo una reforma local. Una democracia es consenso", ha abundado García Roca, en referencia a la dificultad del PP para cerrar acuerdos con otras fuerzas políticas.

El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, ha instado precisamente este miércoles a blindar las competencias municipales en una futura reforma constitucional. “Los Ayuntamientos necesitamos una Constitución que blinde nuestra capacidad política, nuestras competencias y nuestra capacidad de actuación”, ha afirmado en el Forum Europa.

"El bipartidismo no garantiza la gobernabilidad"

El sistema político actual, con cuatro partidos como principales representantes del multipartidismo, "no ha generado una gran inestabilidad política, en términos generales la gobernabilidad se mantiene", ha centrado su intervención Elviro Aranda. La conclusión del catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Carlos III es que "el bipartidismo no garantiza la gobernabilidad" como sostienen sus defensores. "Hay que cambiar el chip de cómo se hace política. Hay que pasar de la democracia de alternancia a la democracia de consenso", ha referido Aranda, que ha destacado la importancia de "elementos de revitalización parlamentaria" como instrumentos de control como las comisiones de investigación en Madrid o Castilla y León.

El catedrático de la universidad madrileña se ha mostrado muy crítico con la parálisis legislativa del Congreso, donde PP y Ciudadanos imponen su mayoría en la Mesa, "donde se prorrogan sine die" mediante la ampliación de los plazos para presentar enmiendas: "Es una práctica parlamentaria muy criticable pero no es nueva, solo que ahora nos hemos percatado de la perversión que supone para el sistema". Para Aranda "urge hacer cambios para que órganos como la Mesa no actúen solo por criterios políticos y una mayoría de uno o dos partidos condicione lo que se debate y aborda en los plenos y comisiones".