Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agua embalsada aumenta cerca de un 25% en solo dos semanas de lluvias

La reserva crece más de 10 puntos, aunque los pantanos siguen muy por debajo de la media de la última década

Dos semanas de lluvias no han solucionado una sequía que se arrastra desde 2014. Pero las últimas precipitaciones –que han estado muy por encima de lo normal– han hecho que la reserva hidráulica peninsular crezca un 23,4% en solo 15 días. Los embalses han ganado 10,2 puntos y están al 53,7%. Pese a la evidente mejoría, dos cuencas (Júcar y Segura) almacenan menos del 30%. Y el total de agua embalsada del país está aún por debajo de la media de la última década.

Vista aérea del embalse de El Gergal, en la localidad sevillana de Guillena.

El pasado junio saltaron las alarmas de un problema que se había estado gestado casi en silencio desde que en 2014 las lluvias empezaron a caer por debajo de lo normal. Ese junio de 2017 España afrontaba el inicio del verano con el nivel de agua embalsada más bajo desde la gran sequía de 1995. Y así se ha mantenido hasta que han comenzado las abundantes lluvias este febrero.

Según los boletines hidrológicos del Ministerio de Medio Ambiente, los últimos 15 días de lluvias han permitido que la reserva de los embalses peninsulares aumente 10,2 puntos, hasta llegar al 53,7% que se ha registrado esta semana.

En las dos últimas semanas, el agua embalsada en la península ha aumentado en 5.707 hectómetros cúbicos, lo que supone un incremento del 23,4%. Esta cantidad equivale a un tercio de toda el agua que consume la agricultura de regadío en España en un año entero. Además, ya no hace falta remontarse hasta 1995 para encontrar unas reservas más bajas en la misma semana del año. En 2008 estaban peor, al 44,9%. Pese a la mejoría, España no está aún en niveles normales si se compara la media de los últimos cinco años y la última década. En el caso de la media de la última década, los embalses estaban al 67,8% en la misma semana del año, frente al 53,7% de la de este 2018.

El embalse leonés de Barrios de Luna, el 31 de agosto (cuando estaba al 7%) y ayer (casi al 60%). ver fotogalería
El embalse leonés de Barrios de Luna, el 31 de agosto (cuando estaba al 7%) y ayer (casi al 60%).

Si se analiza la reserva por cuencas, las del norte son las que mejor se encuentran. En algunos casos incluso han superado la media de los últimos diez años de agua embalsada. En esa situación también está uno de los principales ríos de España, el Ebro, que está al 71,1% de su capacidad. Sin embargo, el Tajo, Duero, Guadalquivir y Guadiana están por debajo de esa media de la última década. Solo dos cuencas están en estos momentos por debajo del 30% de agua embalsada, la del Segura (20,1%) y la del Júcar (28,7%).

Respecto a las lluvias, Mar Gómez, meteoróloga de la web especializada eltiempo.es, explica que "febrero tuvo una precipitación media de 73 mm, un 38% por encima del valor normal, que es de 53 mm según los registros de los últimos 30 años". Y, ¿qué haría falta para que las reservas volvieran a la normalidad, es decir, a la media de los diez últimos años? Según los cálculos de EL PAÍS, tendría que llover –y se tendría que almacenar en los embalses– lo mismo que en la última semana durante las próximas tres semanas y media.

El trasvase del Tajo al Segura

La situación extrema de sequía ha hecho que el trasvase del Tajo al Segura esté paralizado desde junio del pasado año. Los dos embalses de la cabecera del Tajo, de donde sale el agua hacia el levante, están tan vacíos que la ley vigente impide que se puedan acometer trasvases. El límite actual está en los 400 hectómetros cúbicos. Es decir, si los dos pantanos (Buendía y Entrepeñas) contienen menos de esa cantidad, como ocurre ahora, no se trasvasa.

El agua embalsada aumenta cerca de un 25% en solo dos semanas de lluvias

Hace solo dos semanas (el 26 de febrero) llegar a ese nivel de 400 hectómetros cúbicos parecía imposible. Entre ambos embalses acumulaban algo más de 243 hectómetros cúbicos, según datos de la Confederación Hidrográfica del Tajo. Pero dos semanas después (el 12 de marzo), el agua que embalsan los dos pantanos llegaba hasta los 320. Si se mantuviera el ritmo de lluvias de las últimas dos semanas, se superará el umbral de 400 hectómetros cúbicos para trasvasar en 15 días.

La Asociación de los Municipios Ribereños, contraria al trasvase del Tajo, ha alertado este martes de que ambos pantanos se acercan "peligrosamente al nivel trasvasable". Esta asociación lamenta que, aunque ha aumentado la cantidad de agua, Buendía y Entrepeñas apenas están al 15% de su capacidad. "Es el momento de frenar los trasvases", señala la asociación.

"Todavía necesitamos mucha lluvia"

"Estamos aún un 15% por debajo de la media", ha resaltado el Ministerio de Medio Ambiente sobre la situación de los embalses. Este departamento ha pedido "cautela" a pesar de las últimas lluvias. 

El ministerio ha insistido en que "todavía muchas grandes cuencas sufren la situación de sequía y se encuentran en una situación muy por debajo de la media". "Todavía necesitamos mucha lluvia", añade Medio Ambiente, que recuerda que "el agua es un recurso escaso y hay que darle el valor que tiene".