Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almería arropa a los padres de Gabriel en el funeral: “No estáis solos”

El juzgado de Instrucción número 5 de Níjar, a cargo del caso, ha impedido que se incineren los restos mortales del niño en este momento de la investigación

Ángel Cruz y Patricia Ramírez durante el funeral de Gabriel Cruz en Almería.

Unas 3.000 personas, según datos de la Policía Local, han arropado este martes a los padres del niño de ocho años Gabriel Cruz en el funeral celebrado en Almería con el grito de "No estáis solos". El cuerpo del pequeño fue hallado —tras 12 días de búsqueda— este domingo, en el interior del maletero del vehículo que conducía Ana Julia Quezada, novia del padre del pequeño y detenida como su presunta autora del crimen. El juzgado de Instrucción número 5 de Almería, a cargo del caso, ha impedido que se incineren los restos mortales del niño en este momento de la investigación. Tras la misa, tanto la madre, Patricia Ramírez, como el padre, Ángel Cruz, han agradecido todo el cariño recibido y han pedido un poco de intimidad para soportar su duelo.

La madre, rota de dolor y cansancio, ha invitado a todo el mundo a que escuche en nombre de su hijo la canción Girasoles, de la cantante manchega Rozalén, uno de los últimos temas que bailó con el niño. "Sabemos que Gabriel está ya en algún lugar con sus peces y que la bruja mala del cuento ya no existe", ha dicho Patricia, quien ha dicho que se queda "con la cantidad de cosas buenas que ha sacado de todo el mundo" su hijo durante los días desaparecido y ha suscitado una ola de solidaridad casi inédita, informa Europa Press. "Ayer nos llegó por Internet un cuento muy bonito, que decía que nosotros no habíamos perdido, que mi hijo había ganado, no solo porque había desaparecido la bruja mala del cuento sino por la cantidad de gente y las cosas buenas que ha sacado de todo el mundo", ha concluido.

Desde primera hora de la mañana riadas de personas acudían este martes hacia la Catedral de La Encarnación de Almería. Los restos de Gabriel llegaron en una comitiva formada por tres coches fúnebres cuando faltaban pocos minutos para las 11.00. Los padres han entrado en la Catedral detrás de un féretro blanco, mientras los asistentes les apoyaban con gritos de "todos somos Gabriel".

El obispo de Almería, Adolfo González Montes, ha afirmado que Gabriel Cruz era "un niño alegre y bonito, un niño sonriente que nos tenía a todos cautivados", y ha asegurado que su "muerte sin sentido" pone de manifiesto la "situación enferma" del corazón humano y "de nuestra condición pecadora".

Al oficio religioso han asistido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, acompañada del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en representación del Gobierno. Los representantes del Gobierno han sido recibidos con un aplauso cerrado por parte de los asistentes, que copan la plaza de la catedral. Será oficiado por el obispo de la Diócesis almeriense, monseñor Adolfo González Montes.

La primera representante política en llegar ha sido la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, que llegó hacia las 10.05. Le siguió Teresa Rodriguez, líder de Podemos en el parlamento Andaluz. Entró en el templo después Javier Arenas, vicesecretario nacional del PP para asuntos territoriales. Acudió también la familia y el padre de la niña Mari Luz, asesinada en Huelva, Juan José Cortés, que ha estado acompañando a los padres del pequeño. Patricia Ramírez y Ángel Cruz, en los últimos días.

Especialmente emotiva ha sido la llegada de algunos de los familiares mas cercanos. Rotos por el dolor y sumergidos en los aplausos de apoyo de los allí congregados.

Una hora antes del comienzo del funeral, centenares de personas hacían cola a la puerta de la catedral. Y otro tanto, se agolpaban en los alrededores, acordonados por la policía. Un cerrado aplauso acompañó la entrada de una representación de la Guardia Civil, al igual que ocurrió con la comitiva de la Policía Nacional y Protección Civil. Todos ellos participaron activamente en la búsqueda del pequeño Gabriel durante los 12 días que permaneció desaparecido.

El Obispado colocó una gran pantalla en la entrada de este edificio fortaleza del siglo XIV para que tanto el público como los medios de comunicación pudieran escuchar la homilía. 

La autopsia ha revelado que murió estrangulado el mismo día en que se perdió su rastro, el 27 de febrero, en la barriada de Las Hortichuelas, en Níjar. El informe preliminar apunta, asimismo, que el cuerpo tenía "golpes" y "restos de tierra". El Obispado de Almería trasladó el domingo en un comunicado su "hondo dolor" por la muerte del Gabriel y subrayó que "las desapariciones y asesinatos que nos sobrecogen día a día" ponen de manifiesto "la enfermedad del corazón humano".

Más información