Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Dos centenares de mujeres levantan a pulso una gran falla en Valencia contra el cáncer de mama

Una comisión de Valencia busca visibilizar la enfermedad y la necesidad de apoyo a la investigación

Momento en que las mujeres alzan la falla en Valencia.
Momento en que las mujeres alzan la falla en Valencia.

Dos centenares de mujeres han levantado este fin de semana en Valencia, a pesar de la lluvia intermitente, una falla de casi 17 metros de altura. La han plantado "a tombe", es decir, de forma manual, con la fuerza más que demostrada de 200 mujeres, la mayoría de ellas afectadas por el cáncer de mama.

El objetivo de la iniciativa de la Falla Palleter-Erudito Orellana, que se ha alzado fuera de concurso, es rendir homenaje a las mujeres afectadas por la enfermedad y ser un altavoz de las necesidades en investigación.

"Las fallas son Patrimonio de la Humanidad, lo cual es un orgullo, pero también una responsabilidad. Es hora de plantearse qué podemos hacer desde las Fallas por el mundo", afirma Paz Moreno, delegada de Solidaridad de la Falla Palleter–Erudit Orellana, una comisión de barrio, con apenas 160 falleros censados, un tercio de ellos menores, que este año celebra su 50 aniversario.

Dos centenares de mujeres levantan a pulso una gran falla en Valencia contra el cáncer de mama

El responsable de armar el monumento ha sido el artista Manolo García, el artífice de la Falla del Ayuntamiento los últimos cuatro años. Este ejercicio se había planteado un año sabático hasta que recibió un correo lleno de ideas y mucha ambición al que no pudo resistirse. La comisión le propuso plantar al mismísimo Palleter, el personaje popular que lideró la revuelta contra las tropas napoleónicas en Valencia y que da nombre a la falla, como símbolo de esta nueva cruzada del siglo XXI contra el cáncer más frecuente entre las mujeres. Esta vez, pensó García, no iba a plantar una falla, sino "la esperanza".

La figura es toda de madera y el artista ha sustituido la bandera que el Palleter enarbola en su imagen más icónica por un gran lazo rosa y está apoyada sobre un microscopio, símbolo de la investigación científica, y una bola del mundo que representan la lucha sin fronteras contra la enfermedad.

Durante los días de Fallas —la fiesta concluye el 19 de marzo con la cremà— están previstos talleres sobre nutrición y formas de llevar el pañuelo para mujeres afectadas, animación lectora para niños y presentación de libros. El día 18, la bola del mundo de la falla, que es visitable por dentro, se convertirá en un hospital para ositos de peluche donde los niños vendrán a curar a sus mascotas como una forma de desdramatizar el proceso, comentan en la Falla, donde los niños tendrán un protagonismo muy destacado.

"Cuando una madre está enferma", destaca Moreno, "toda la familia está afectada, y muy especialmente los hijos. Por eso nuestra falla infantil, obra del artista Salvador Dolz, es una fuente de los deseos donde los niños son los actores de la curación mediante sonrisas y abrazos. La falla está rodeada de un jardín de la esperanza plantado por los niños".

El proyecto de la falla cuenta con asesoramiento científico, encarnado en la doctora Ana Lluch, una reconocida especialista en cáncer de mama y jefa del Servicio de Oncología y Hematología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, a cuya fundación van destinados los fondos del proyecto. "El cáncer de mamá es el más frecuente en la mujer, cada año se diagnostican 27.000 nuevos casos en España, 3.000 en la Comunidad Valenciana. Hoy en día se trata de forma personalizada en función de las alteraciones genómicas que presenta cada paciente, son tratamientos mucho más efectivos, pero que necesitan de inversión en investigación porque queda mucho camino por recorrer", explica Lluch, que también ha ayudado este sábado a levantar la falla.

En julio del año pasado los responsables de la comisión firmaron un convenio con el Incliva, el instituto que gestiona la investigación biomédica del hospital Clínico de Valencia, donde se definía el destino de la totalidad de los fondos recaudados. Se decidió apostar por el tipo de cáncer de mama con pronóstico más delicado, el triple negativo, que afecta al 15% de las pacientes, un grupo muy heterogéneo, sin ningún marcador al que aferrarse, por lo que necesita del máximo esfuerzo en investigación.

Mecenazgo

El otro gran objetivo es cambiar la actual ley de mecenazgo, una promesa electoral del Gobierno para esta legislatura que sigue sin materializarse y para el que están recogiendo firmas para una iniciativa popular.

La actual ley del año 2002, permite desgravar hasta un 25% de IRPF, muy lejos de los modelos europeos como Reino Unido y Francia, que se sitúan entre el 60% y 70%. Un clamor entre las fundaciones de todo tipo que tienen en las donaciones privadas el 61 % de sus ingresos, como confirma el abogado José Domingo Monforte: "Nuestra ley de mecenazgo nace con unos fines vocacionales muy nobles, pero luego es cicatera en las deducciones lo que entra en contradicción con el objetivo que proclama perseguir. Debería haber más incentivos y mayor generosidad por parte de la administración para que las empresas o particulares que inviertan vean recompensada su solidaridad".

La doctora Lluch, sin embargo, advierte: "En ningún caso se trata de quitar responsabilidad a la administración pública que debe invertir más en la investigación, pero demandamos legislaciones que estimulen las prácticas de mecenazgo que nos permitan acercarnos al modelo suizo o alemán".

El proyecto solidario llega a Madrid

12 mujeres sonriendo junto a 12 personajes conocidos en diferentes ámbitos de la cultura y el deporte, son los protagonistas del calendario solidario de la Falla Palleter–Erudit Orellana.

El calendario benéfico de la falla se presentó hace unas semanas en la Casa de América de Madrid con el apoyo de sus protagonistas, los deportistas Amaia Valdemoro, Elisa Aguilar, Vicente del Bosque, David Meca, Almudena Cid, Chema Martínez, los periodistas Matías Prats junior, Rafa Sahuquillo, Màxim Huerta y Ana Cuesta, el cantante Blas Cantó, la presentadora Elsa Anka, el diseñador Francis Montesinos y la modelo Paola Dominguín. Junto a ellos, las otras protagonistas del almanaque, María Amparo, Inma, Mila, Paz, Manuela, Isabel, Loles, Paz, Gloria, Mari Luz, Mercedes y Tina, todas ellas con el reto común de vencer al cáncer de mama.

En la rueda de prensa también estuvieron presentes Ana Lluch, jefa del Servicio de Oncología y Hematología del Hospital Clínico de Valencia, Vicente de Juan, director económico del Incliva y Tanya Fleytas, oncóloga del Hospital Clínico, y los padrinos de la iniciativa, el fotógrafo Víctor Cucart y la periodista Inés Ballester.

“Conozco bien la vertiente más crítica y creativa de las Fallas, pero me sorprendió este otro tipo de reivindicación, con el que no dudé un minuto en colaborar”, destaca Inés Ballester “No me siento portavoz de nadie, yo solo hablo del cáncer en primera persona a través de mi experiencia porque cada mujer lo vive de manera diferente, pero desde luego pienso estar como una más y me estoy planteando hasta participar en la ofrenda”.

El que sí tiene claro que acompañará a la falla en la ofrenda es el otro padrino, el popularísimo fotógrafo de los famosos Víctor Cucart, entre sesión de fotos en Londres y Roma, hará una parada en Valencia. “Tenía claro que quería fotos de calle, nada de estudio. imágenes que reflejaran las mujeres que yo he conocido: fuertes y valientes. Me dejo mucho llevar por la personalidad del personaje, así que estas fotos tenían que reflejar positividad, alegría y complicidad.”

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información