Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se resigna a prolongar el 155 ante el bloqueo en Cataluña

El Ejecutivo comparecerá en marzo en el Senado para hacer balance de las medidas y asume que no será la última vez

En este mes de marzo Cataluña habría recuperado su autogobierno al levantarse el artículo 155 de la Constitución, una vez constituido el Ejecutivo catalán. Esta era la previsión del Gobierno central, que iba a comparecer en el Senado (de donde partió en octubre la aprobación del artículo constitucional) para hacer balance de cierre. El Ejecutivo comparecerá, pero asume que no será la última vez, al no vislumbrarse la formación de un Govern. Varios partidos de oposición denuncian que ya ha incumplido su obligación de comparecer cada dos meses.

Mariano Rajoy, el sábado en Tenerife. rn Ampliar foto
Mariano Rajoy, el sábado en Tenerife. EFE

Desde hace dos semanas el Gobierno central barajaba fechas para comparecer en el Senado y dar cuenta de cómo transcurre la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, como es su obligación. Así figura en el decreto que el pasado 27 de octubre puso en marcha la intervención de la autonomía de Cataluña, y que fijó una periodicidad de comparecencias cada dos meses.

El secretario de Estado de Administración Territorial, Roberto Bermúdez de Castro, responsable de la coordinación del Gobierno de Cataluña, compareció el 4 de diciembre, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el 17, cuatro días antes de las elecciones autonómicas del 21 de diciembre. Esa fue la primera rendición de cuentas y a últimos de febrero habría correspondido la siguiente. En el Gobierno reconocen que sus planes llevan camino de no cumplirse: habrá comparecencia, pero no para poner punto final al 155, como pretendía. “No hay ningún problema en comparecer y explicar lo que se está haciendo, todo lo contrario”, señalan fuentes gubernamentales.

La espera obedece a que el Gobierno confiaba en que durante este mes de marzo, en concreto la próxima semana, los independentistas se hubieran puesto de acuerdo para investir a un presidente de la Generalitat sin cargas judiciales. La negativa de ERC a apoyar la candidatura imposible de Carles Puigdemont conduciría a la de Jordi Sànchez, que sería bloqueada por la Justicia. Tras ello, vendría “uno de verdad”, según el itinerario pensado por el Gobierno. No contaban con la negativa de la CUP a Sànchez, que abre un camino desconocido.

Ahora el Gobierno se ve obligado a cambiar el guión y preparar una comparecencia en el Senado para dar cuenta de su acción desde últimos de diciembre hasta ahora. Esa comparecencia se producirá este mes, según señalan a EL PAÍS fuentes gubernamentales. En su plan original figuraba hacer balance la próxima semana de la aplicación del artículo 155 y retirarlo al dar por supuesto que la Generalitat de Cataluña tenía un gobierno sin ninguna merma legal que impidiera el visto bueno del gobierno central y el refrendo del jefe del Estado.

Los avatares de los partidos independentistas en busca de su propio acuerdo es lo que ha mantenido en vilo al gobierno central, que, junto a la oposición, consideró días atrás que estaba a punto de llegar. De ahí que no haya habido reclamaciones sonoras para que el Gobierno central, en concreto la vicepresidenta quien es por delegación del presidente, Mariano Rajoy, la responsable del gobierno catalán. Su presencia en el Senado la han solicitado Unidos Podemos,Ciudadanos y el PDeCAT. Unidos Podemos quiere que Santamaría informe de los planes del Ejecutivo para el proceso de matriculación en la escuela en Cataluña, después de la controversia surgida a cuenta de la intención declarada del Gobierno de hacer cumplir las sentencias que obligan a que el castellano sea también lengua vehicular en la enseñanza. Ciudadanos ha reclamado por su parte que la vicepresidenta dé cuenta del desarrollo y ejecución de las medidas del 155, y el PDeCAT quiere que explique “las extralimitaciones y abusos continuados en la autorización otorgada por el Senado” en relación al 155, dice el texto de la petición registrada.

El PSOE no presiona

Esas peticiones son casi obligadas aunque la de mayor enjudia es la que pide explicaciones sobre qué piensa hacer el gobierno con la Educación en Cataluña para lo que también se solicitó comparecencia del ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo. A este también se le reclaman aclaraciones por el traslado a Aragón de los bienes del monasterio de Sijena, para informar del nombramiento del nuevo director general de Centros concertados y privados de la Generalitat, y por la convocatoria de 2.000 plazas de personal docente.

ERC ha pedido también que los ministros de Fomento, Íñigo de la Serna, e Interior, Juan Ignacio Zoido, expliquen ante la comisión su actuación en las carreteras catalanas durante la nevada del 2 al 4 de febrero. Mientras estas peticiones se registraban en el Senado, en el Congreso se hacía otro tanto sobre los mismos asuntos, algunos ya debatidos. Y no por casualidad. El gobierno considera que la comisión creada en la Cámara Alta como lugar de rendición de cuentas,presidida por el presidente del Senado, Pío García Escudero, debe preservarse para posibles cambios en la aplicación del artículo 155 o novedades de trascendentes como el anuncio del fin de la interverción del gobierno central.

En palabras del senador portavoz en la comisión de Unidos Podemos, Óscar Guardingo, “el Gobierno de la Generalitat, que ahora es el central, no está sometido a control parlamentario, porque no lo está desde hace casi dos meses y medio ni en el Parlament ni en el Senado”.

El PSOE es el único partido en la oposición que no ha metido prisa para que se produzca la comparecencia. El portavoz socialista en la Cámara Alta, Ander Gil, explica que de momento “no es la prioridad. La prioridad es que se forme Gobierno en Cataluña, y no abrir debates que lo puedan obstaculizar”. Este es el mismo objetivo del Gobierno que comunicará en breve al PSOE sus planes sobre la comparencia en el Senado. Desde el PP, Andrea Levy, secretaria de Estudios y Programas, mete prisa a los soberanistas para que propongan ya a un candidato sin causas penales.

Se acerca la inscripción en los colegios

El Ejecutivo de Mariano Rajoy llegó a creer que habría Gobierno en Cataluña antes de que empezara en abril el período de inscripción en los colegios para el próximo curso. Si el disgusto es general ante la casi seguridad de que la situación se ha empantanado, este crece al tener que afrontar la situación del castellano en los centros escolares. Aunque algunos sectores, incluso dentro del PP, creyeron que el Gobierno quería cambiar el modelo de inmersión lingúística, pronto quedó claro que eso no será así. Es más, no se sabe cómo se garantizará que el castellano tenga mayor presencia,

Así lo trato de aclarar el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, al señalar que solo se pretende “ garantizar el cumplimiento de las sentencias”, del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC). En enero del 2014, un juez obligó a la Generalitat a que el 25% de los contenidos del curso se impartieran en castellano. El Ejecutivo ha sepultado la polémica pero si le corresponde hacerse cargo de la preinscripción, por ausencia de gobierno en Cataluña, tendrá que hacer alguna propuesta.