Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “No acepto lecciones del PSOE”

El presidente muestra su distanciamiento de Sánchez en plena negociación de la financiación

Mariano Rajoy, durante una intervención en Canarias. Atlas

La polémica sobre la revalorización de las pensiones amenaza con destruir el frágil entendimiento que construyeron Mariano Rajoy y Pedro Sánchez para la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución. Las manifestaciones de los pensionistas contra el aumento del 0,25% previsto para 2018 han encontrado el apoyo del secretario general del PSOE, que pide que el cálculo de las pensiones vuelva a vincularse a la marcha de los precios (como ocurría hasta 2013). El presidente ha considerado este sábado que eso es insostenible financieramente. Ha acusado a los socialistas de hacer "demagogia". Y ha recordado que la crisis económica se gestó con el PSOE en La Moncloa. "No acepto lecciones del PSOE", ha dicho Rajoy, que ha advertido a los socialistas de que se arriesgan a convertirse en un partido "inútil" porque no terminan de negociar con el PP la financiación autonómica, la política del agua, o la de ciencia e innovación. 

"Los que hicieron una política económica que llevó a que España perdiera 3,5 millones de puestos de trabajo, el 10% de su riqueza en términos de PIB, que dio lugar a que la administración bajará en 70.000 millones de euros, los que llevaron a este país muy cerca de la quiebra, ahora nos quieren dar a nosotros lecciones de creación de empleo y de pensiones", ha dicho el presidente del Gobierno durante su intervención en la escuela de invierno que el PP ha organizado en Santa Cruz de Tenerife (Canarias). "No acepto las lecciones del PSOE", ha añadido. "Lo primero que hicimos es que España no fuera rescatada [al llegar al Gobierno, en 2011], como tuvieron que hacer otros países que tuvieron que hacer una bajada descomunal de sus pensiones. Y no congelamos las pensiones, como hizo el PSOE, las subimos, poco, ya me gustaría haberlo hecho más, y espero hacerlo en el futuro", ha avanzado. "No se puede aceptar la demagogia que está haciendo alguna gente después de haber llevado a este país al borde de la quiebra", ha continuado. Y ha subrayado: "Personalmente, no lo voy a aceptar".

Rajoy y Sánchez reconstruyeron la confianza mutua sumando casi una decena de reuniones en La Moncloa a finales de 2017. Las sucesivas conversaciones sirvieron para reconducir una relación muy tocada por dos campañas electorales (2015 y 2016) de alta tensión. Una vez consolidado el bloque constitucionalista para hacer frente al independentismo en Cataluña, los líderes de los dos partidos tradicionales se dispusieron a demostrar su utilidad frente a las nuevas formaciones (Podemos y Ciudadanos).

Como adelantó EL PAÍS, Rajoy y Sánchez conversaron para pactar la nueva financiación autonómica (pendiente desde 2014), la política del agua y la de ciencia e innovación. Su buena sintonía se vio prolongada por un cita entre Fernando Martínez Maillo y José Luis Ábalos, sus respectivos números dos, que profundizaron en el acercamiento. No obstante, los tres pactos se ven dificultados ahora por el enfrentamiento que mide a los dos líderes por sus posiciones opuestas sobre las pensiones.

"Algunos deberían hacer como el Partido Popular de Canarias, ser útiles a su país", ha dicho Rajoy sobre el PSOE. "Si los socialistas votaran un modelo de financiación autonómica, o un pacto del agua, o un acuerdo sobre la ciencia y la innovación, podrían decirle a la gente; somos útiles, valemos para algo más que para criticar al Gobierno", ha añadido. Y ha advertido: "Lo peor que le puede pasar a una fuerza política es ser perfectamente inútil".