Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Rifo mi casa a pie de playa por cinco euros

La propietaria de una vivienda unifamiliar en Alcalà de Xivert (Castellón) recurre a un sorteo ‘online’ con 70.000 papeletas en juego para venderla

Imágenes de la casa que se sortea en Castellón.

El gancho dice así: “Esta es la oportunidad de tener la casa con la que siempre has soñado, ¡por sólo cinco euros!” Sin hipoteca ni cargas adicionales. La casa soñada, totalmente reformada, tiene 193 metros cuadrados. Dos dormitorios, baño y aseo, almacén, bodega, sala de estar, salón comedor, cocina y dos terrazas. Está en pleno centro de la población castellonense de Alcalà de Xivert, a cinco minutos de la playa y de la montaña. A los pies del parque natural de la Serra d’Irta y próxima a la turística Peñíscola.

Los cinco euros son el coste de la papeleta con la que cualquier comprador puede optar a esta vivienda unifamiliar. Y todo, de la mano del sorteo que ha lanzado LotoHome, una empresa pionera en España dedicada al sorteo de bienes inmuebles. 70.000 papeletas a cinco euros que, si se venden íntegramente, proporcionarán a la propietaria de la casa, Elisabeth Bosch, 350.000 euros. El nombre del ganador, o ganadora, se conocerá ante notario dentro de un año: el 14 de febrero de 2019. En dos semanas ya se han vendido 500 boletos, “los últimos 75 ayer, en una sola noche”, explica a EL PAÍS el administrador de LotoHome, Pepe Bolumar.

Este valenciano hizo el experimento con el que germinó la empresa que hoy administra en primera persona. Rifó la casa de su abuela en Segorbe (Castellón) en 2014. “Somos una familia grande y necesitábamos vender la vivienda para comprar una más amplia, pero era complicado en ese momento por cómo estaba el sector inmobiliario; pensamos que sortearla era una buena fórmula y una ocasión para montar esta empresa novedosa y demostrar que podía funcionar, que era un negocio rentable”. Lograron vender 32.000 de las 40.000 papeletas a 10 euros que integraban el sorteo. Hubo compradores de toda España, pero también de varios puntos del continente africano, Latinoamérica o países como Rusia o Canadá. Salió ganador: el 42916. Pero a pesar de publicitar el premio en varias plataformas —desde la línea de autobuses de Valencia a campañas en medios de comunicación y páginas web— y transcurrido el año para reclamarlo, quedó desierto.

La casa sigue en manos de sus antiguos propietarios, que invirtieron los ingresos de ese primer sorteo en lanzar LotoHome, desde donde además de materializar rifas de este tipo asesoran a propietarios con dificultades para vender sus casas.

Tenían la idea y las herramientas para materializar la firma: una hermana arquitecta para ejecutar los estudios de viabilidad de los proyectos susceptibles de sorteo y el soporte informático de la empresa paterna, gestionada ahora por Bolumar. Faltaba el amparo administrativo, así que desde ese momento se sucedieron los viajes desde Valencia —lugar de residencia de sus promotores— a Madrid. Mucha investigación y un buen puñado de reuniones con los ministerios de Vivienda y de Hacienda para cerciorarse de que el leitmotiv de la futura firma, el sorteo de bienes inmuebles, se ajustaba a la legalidad. Una vez dada con la fórmula adecuada y “completamente legal”, esta empresa pionera se lanza al primer sorteo ‘contratado’ por un cliente del círculo extrafamiliar y sueña ya con dar el salto a ciudades “importantes” como Madrid y Barcelona, “pero siempre con cuidado, eligiendo bien”.

De aquella experiencia piloto que fue el sorteo de la vivienda de la calle de la Esperanza de Segorbe participó como compradora de su correspondiente papeleta Elisabeth Bosch, la propietaria de la vivienda de Alcalá de Xivert que se rifa ahora. Por un traslado laboral a Pamplona hace tres años, ya no podía disfrutar de su casa a pie de playa como antes, y decidió venderla.

“Le gustó la iniciativa y se quedó con la inquietud de hacer algo parecido a lo que impulsamos en Segorbe. Tenía su casa a la venta y aunque había personas interesadas, el banco pedía un 20% en metálico al comprador, y era difícil poder aportar esa cantidad. Nos contactó y empezamos a gestionarlo. Hicimos un estudio de viabilidad, vimos que la ubicación era estupenda, que la casa tenía posibilidades, y aquí estamos”, añade Pepe Bolumar.

“Sé que parece muy loco pero sí, rifo mi casa”, afirma la propia Elisabeth Bosch en la página web creada para la ocasión, que incluye información detallada de la vivienda, el entorno, las condiciones del sorteo y las bases legales del mismo. El diseño de una web personalizada para cada proyecto, los servicios de asesoramiento, el cálculo de costes tributarios y las labores de comunicación y promoción que prestan a cada cliente son la vía de ingresos para LotoHome. La propietaria, en este caso Elisabeth, asume los gastos derivados: el ganador se lleva la casa, y los costes de notaría por cambio de titularidad e impuestos los asume la dueña.

El sorteo de esta vivienda a los pies de la Serra d’Irta, inciden desde la empresa, se realizará “independientemente de las papeletas vendidas”. Esperan llegar a las 70.000 en juego. Un reto factible ahora que han pulido la técnica: gracias al sistema de pago mediante PayPal ya no hay barreras planetarias. Un obstáculo que sí tuvieron que salvar en el caso de Segorbe. La suerte estará echada dentro de un año. El 14 de febrero de 2019. Una “fecha bonita” para ganar una casa. Por cinco euros.

Síguenos en Twitter y en Flipboard