Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El artista del absentismo vuelve a engañar

Valencia cancela una exposición de Carles Recio, el funcionario que pasó 10 años sin ir a trabajar, por usar una identidad falsa para solicitar la sala

Algunas de las piezas de la exposición de Carles Recio, con un busto y un cuadro de él mismo. En vídeo, declaraciones de Carles Recio.

La exposición artística de Carles Recio, el funcionario despedido por la Diputación de Valencia después de pasar 10 años sin ir a trabajar, no verá la luz. Al menos, no en una sala municipal. El Ayuntamiento de Valencia ha cancelado la inauguración, prevista para este miércoles, tras descubrir que Recio utilizó una identidad falsa para ocultar su nombre y el contenido de la muestra: una reivindicación de sí mismo con tintes megalómanos.

En el patio del número 1 de la calle Micalet, detrás de un ascensor, está la sala de exposiciones de la Junta Municipal de Ciutat Vella. La muestra de Recio, titulada Amor a Valencia. Los trabajos de un hombre que nunca trabajó, ha sido desmontada este miércoles. Pero por la mañana, cerrada al público, todavía ocupaba cuatro plantas del edificio. Se trataba de un conjunto de cuadros, algunos subidos de tono, esculturas de carácter religioso, diplomas y paneles a través de los cuales el exfuncionario quería dar una réplica a su merecida fama de hombre que no pegó ni golpe en una década a costa del erario público.

"Carles Recio empieza a trabajar en 1975, cuando tenía 10 años de edad. Publicó unos cuentos infantiles dentro de la revista Jaimito, por los cuales cobró 50 pesetas", señalaba el primer cartel, diseñado como un collage con fotos de su infancia. A la derecha, en la misma planta, había banderas, un cuadro y un busto de Recio. De las paredes colgaban placas en agradecimiento a su labor como mantenedor de las fiestas de Albal y capitán moro en la comparsa Berberisco de Crevillent.

El expediente municipal refleja que la petición para exhibir la exposición fue solicitada el 5 de mayo de 2017 por una asociación y dos particulares, uno de los cuales afirmaba que quería la sala para mostrar sus propias "fotografías, pinturas y esculturas". Un portavoz de la Concejalía de Participación Ciudadana y Acción Vecinal, dirigida por València en Comú, de la que depende el espacio, ha explicado que han tenido conocimiento del verdadero contenido este miércoles, al ser publicada una previa por Levante-EMV. Y que han decidido cancelarla tras constatar que Recio trataba "una vez más de aprovecharse de las instituciones con engaños".

El resto de España descubrió al exfuncionario el año pasado, tras conocerse que durante 10 años solo había ido a su puesto de trabajo como "jefe de actuación bibliográfica" a fichar. Una pereza extrema por la que la Diputación lo ha denunciado a la fiscalía. Pero en Valencia se labró años antes cierta reputación como pensador reaccionario y dibujante de temática lindante con lo erótico, que se vio afectada por otro escándalo.

Uno de los cuadros de la exposición cancelada. ampliar foto
Uno de los cuadros de la exposición cancelada.

La exposición abortada recrea una versión ideal de su propia vida, que evita todos los capítulos polémicos. Cuenta, por ejemplo, cómo en la Valencia polarizada de los años ochenta Recio se convirtió en referente intelectual del blaverismo, el movimiento regionalista y conservador que hizo de la secesión lingüística su bandera. La plasmación política de aquella corriente, Unión Valenciana, en la que Recio militó, tuvo representación en el Congreso de los Diputados desde 1986 a 2000.

Naranjas flamígeras

La exposición señalaba que Recio escribió un "diccionario diferencial valenciano-catalán", narrativa, poesía, investigación, teatro y los discursos de varios presidentes de la Diputación de Valencia. Unos hechos que acompañaba de autobombo: "Ha sido premiado no solo en su patria, sino fuera de ella, con excepcionales relaciones con autores de diversas procedencias y adscripciones políticas".

Panel de la exposición dedicado a los cómics de Recio. ampliar foto
Panel de la exposición dedicado a los cómics de Recio.

El funcionario absentista alcanzó una relativa notoriedad como dibujante de cómics. Fue autor, entre otros personajes, de Fallarela, una superheroína que lanzaba naranjas flamígeras y lucía un generoso escote en forma de murciélago, el animal que corona el escudo de la ciudad de Valencia.

La exposición no abordaba el escándalo que en 2005 lo relegó definitivamente al ostracismo en las filas conservadoras, cuando se publicó que mantenía abierto un prostíbulo masculino en la casa que había compartido con su esposa hasta que se separaron. El anuncio del local prometía "excelentes instalaciones climatizadas" y "absoluta discreción".

Recio se calificaba en su malograda exposición como "el escritor más difamado de la Valencia moderna". "Su valencianismo íntegro y autónomo", añadía, "ha generado falsedades absurdas sobre su vida y su trabajo, acusaciones sin pruebas ni testigos reales".

Más información