Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dirigentes del PP y del PSOE critican que Montoro no facilite quitas de la deuda autonómica

Rajoy afina con sus líderes regionales una posición común sobre financiación

El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, durante una rueda de prensa.
El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, durante una rueda de prensa. EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha provocado este lunes las críticas de presidentes autonómicos del PP y del PSOE al anunciar que no habrá quitas para la deuda de las Comunidades Autónomas. Esa decisión, comunicada a los líderes regionales del partido de Mariano Rajoy durante un almuerzo de trabajo, contó con el apoyo inmediato del presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, del de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y de la dirección nacional de la formación conservadora. Sin embargo, el presidente de Murcia, Fernando López Miras, pidió soluciones para aquellas Comunidades endeudadas e infrafinanciadas por un sistema "injusto". El presidente de la Comunidad Valenciana, el socialista Ximo Puig, reaccionó con mucha más dureza: criticó el planteamiento por "demagógico" y acusó al PP de "estar jugando con fuego permanentemente en el tema territorial". 

"Si no es una quita, habrá que hacer otra cosa", opinó el presidente de Murcia, el popular López Miras, tras asistir a la reunión del PP en la sede nacional de Génova. "Algo hay que hacer con esa deuda que se ha generado en algunas comunidades autónomas, que no ha sido responsabilidad de ellas, sino de un injusto sistema financiación del PSOE".

"Nosotros no hablamos de quita, porque no somos un país del tercer mundo que quiera que se le perdone una deuda por unos créditos que se le han dado", explicó el presidente de la Comunidad Valenciana en conversación con EL PAÍS. "El problema es que exigimos una compensación por una infrafinanciación objetiva desde el año 2000", siguió. "Por eso era interesante la vía que había iniciado Montoro para definir cuál había  sido ese espacio de infrafinanciación y buscar una compensación", añadió sobre su petición de aliviar la deuda de las Comunidades, que también ve con buenos ojos el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, o el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta.

A principios de febrero, Montoro abrió la puerta a que se pueda hacer una reestructuración de la deuda de las Comunidades. Hacienda aclaró entonces que no se trataría de una quita en sentido estricto, ya que eso está prohibido por Bruselas y además cuenta con la oposición de la mayoría de expertos designados por las Comunidades. Entre las posibilidades en estudio está la de trasladar una parte de esa deuda desde las cuentas de las Comunidades a las del Estado. También que haya una reestructuración de los plazos y los tipos de interés. Las Autonomías más afectadas por estas propuestas serían la Valenciana, Cataluña o Murcia.

Además, Puig consideró “desleal” la reunión convocada ayer por Rajoy para que “una minoría de presidentes (del PP), reunidos con el presidente del Gobierno, decidan por todos” la financiación. Esa no es una crítica exclusiva de la Comunidad Valenciana. El PSOE andaluz ya había advertido de que consideraba "partidaria, sectaria y excluyente" la cita convocada por Rajoy con los dirigentes territoriales del PP. Y otros presidentes socialistas coinciden en apreciar que el líder del PP intenta puentearles en la negociación de la financiación autonómica, convirtiendo un asunto multilateral (que negocian las Comunidades Autónomas) en uno bilateral (que negocian los dos partidos).

El sistema vigente se aprobó en 2009 y lleva pendiente de renovación desde 2014. Para acabar con ese retraso, el Gobierno convocó en enero de 2017 a la conferencia de presidentes. Tras esa cita, todas las partes implicadas propusieron expertos para consensuar un nuevo modelo en el marco del consejo de política fiscal y financiera. Pero después de conocer las conclusiones de ese grupo de trabajo, el Ejecutivo sigue sin presentar su propuesta.

El presidente del Gobierno pretende ahora que sus representantes territoriales consensúen una posición de mínimos que luego él pueda trasladarle a Pedro Sánchez, el secretario general de los socialistas. Rajoy busca así asegurarse el apoyo de los diputados del PSOE en la tramitación de la financiación autonómica en el Congreso, donde necesitará 176 votos a favor.

“El PP va a presentar un documento para trasladárselo al PSOE y que sirva de modelo de inicio para llegar a un acuerdo”, resumió el coordinador del PP, Fernando Martínez Maillo. “Y no se contempla ninguna quita. Las deudas hay que pagarlas”, añadió.

"No sería razonable que hubiera quitas", dijo Feijóo a su salida de la reunión celebrada en la sede nacional del PP. "Y no las va a haber". Según explicó el presidente de Galicia, las comunidades que tienen deuda la tienen que pagar y otra cuestión distinta es que se "busquen mecanismos" para reestructurarla o facilitar el pago en plazos, pero "condonar, perdonar o dejar sin efecto" la deuda considera que va "en contra de cualquier principio moral y económico".

"Montoro nos ha dado una respuesta inequívoca de que no va a haber quitas", cerró Herrera, el presidente de Castilla y León.

Más información