Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dieciocho actrices españolas ignoran que son objetivo de un psicópata

La Policía y la juez no han avisado a las intérpretes de que el alemán que intentó matar a Sara Casasnovas coleccionaba sus fotografías

Arndt Meyer, el cazador de actrices expulsado de España a Alemania el pasado mayo tras cumplir una pena de ocho años de prisión por intentar asesinar con una ballesta a la intérprete Sara Casasnovas, coleccionó en secreto fotografías de otras 21 jóvenes artistas (18 de ellas españolas), según un informe policial. La nueva lista de obsesiones de Meyer se suma a las ocho intérpretes de las que el alemán ya acumuló información en su celda de la prisión de Estremera (Madrid). 

Arndt Meyer, que en 2009 intentó agredir con una ballesta a la actriz Sara Casasnovas, en la Audiencia Provincial de Madrid.

Pese a la peligrosidad del caso, los datos personales de todas las mujeres –nombres, apellidos, direcciones y teléfonos- aparecen en un documento del Ministerio del Interior remitido al Juzgado que investigó el caso. Un portavoz de la Policía señala que las actrices no tienen la condición de testigo protegido y añade que la juez solo pidió su identificación. 

La defensa de Casasnovas y la Fiscalía han solicitado a un juzgado de Arganda del Rey (Madrid) que reabra la causa sobreseída provisionalmente el pasado julio y suprima de las actuaciones los datos personales referentes a las perjudicadas que recoge el informe de la Comisaría General de Policía Judicial.

Antes de su expulsión, las primeras ocho víctimas identificadas acudieron al Juzgado número 37 de Madrid donde se les informó de su presencia en el siniestro álbum. Para su comparecencia sí se adoptaron entonces medidas de seguridad para garantizar su anonimato. Este Juzgado se inhibió en favor de otro en Arganda del Rey (Madrid). La magistrada que retomó el caso lo ha sobreseído provisionalmente sin otorgar la condición de testigo protegido a otras 21 actrices, 18 de ellas españolas. Las mujeres fueron identificadas posteriormente en el álbum de Meyer.

Las 21 intérpretes, algunas asistieron a la última gala de los premios Goya, no fueron avisadas de que encarnaban las nuevas fijaciones de Meyer, según ha podido comprobar EL PAÍS tras informar a varias de ellas de que el psicópata coleccionaba sus fotografías. "No puedo entender cómo no nos han avisado de una circunstancia tan seria", confiesa una. "Conozco a Sara Casasnovas. Sé lo que ha sufrido con este caso. Nunca me imaginé que yo, también, estaba en ese albúm. ¿Por qué  nadie nos ha advertido? ", añade otra. 

"No puedo entender cómo no nos han avisado de una circunstancia tan grave", dice una víctima

Meyer fue expulsado a Alemania el pasado mayo por orden de la Subdelegación del Gobierno a petición de la representación de Casasnovas y después de que este periódico revelara que el reoocultaba en su celda un álbum con fotografías de otras potenciales víctimas.

Los recursos del fiscal Ángel Guzmán y Carlos Castresana, abogado de Casasnovas, coinciden en que la investigación no se ha agotado y piden que se tome declaración como testigo a Schultz R., un colaborador de la iglesia alemana en Madrid designado por la embajada de ese país para asistir a presos de esa nacionalidad. Schultz visitaba a Meyer en la cárcel y fue la persona que le envió las fotografías de las 29 actrices. “No se han practicado las diligencias imprescindibles para poder establecer de qué forma pudo obtener las fotografías incautadas en el registro de su celda y para comprobar si pudo contar con colaboración de terceras personas”, dice el fiscal en su recurso.

“El Juzgado ha acordado el sobreseimiento de manera tan abrupta como injustificada, ha dejado sin practicar numerosas diligencias pertinentes solicitadas por el fiscal”, afirma Castresana en su recurso, donde destaca la gravedad de la condena de Meyer.

El abogado de Casasnovas y el fiscal piden que se interrogue al colaborador de una ONG que entregó las fotos a Meyer

La representación de Sara Casasnovas realza el riesgo de las 29 actrices cuyas fotografías estaban en poder del psicópata y los comentarios que escribió “de elevado carácter sexual, morbosos y despectivos, encaminados a realizar acciones de acercamiento y acoso hacia estas mujeres”. “La Policía afirma que no ha encontrado el domicilio de Schultz (el hombre que envió a Meyer las fotografías) y su dirección está en diligencias”, se queja el letrado de la actriz.

Meyer, de 48 años, intentó matar en junio de 2009 a la salida de una función en el teatro Reina Victoria de Madrid a Casasnovas con la que tenía una obsesiva fijación. El pasado año, funcionarios de la prisión de Estremera descubrieron que el recluso coleccionaba fotografías de su víctima y de otras jóvenes actrices.

Todos los retratos estaban acompañados de notas inquietantes: “Así deberá ser la cara de la mujer de mi vida”; “este cuerpo, piel y tipo de Ana es exactamente mi tipo”; “no me gustan sus facciones para mis hijos”, escribió en las notas sobre Casasnovas. Y añadió: “Quería solo de ella que me enchufara en el mundo de la televisión para que conozca mujeres que me gustan de verdad”. La dirección de la cárcel calificó la actitud del recluso de “obsesión enfermiza” y alertó de su “extrema peligrosidad”. En un informe interno destacó que entre las fijaciones de Meyer estaba Casasnovas, que se libró de ser atravesada por una flecha en junio de 2009 por un fallo de puntería.

Funcionarios de la prisión de Estremera descubrieron que el preso alemán coleccionaba fotos de jóvenes artistas

Facebook y Yahoo no colaboran

Antes de la puesta en libertad y expulsión de su agresor, Casasnovas había denunciado la existencia de un perfil de Facebook con 80 fotografías suyas. La página se titulaba “amarrada” e incluía imágenes suyas amordazada, vendada y con un arma en la cabeza, tomadas de una obra de teatro. La denuncia se archivó y el perfil fue eliminado. Pese a la petición judicial, Facebook y Yahoo no han facilitado la identidad de las personas que se ocultan tras este perfil y tras la cuenta de correo electrónico alfredosanchez680@yahoo.es que difundió mensajes similares. La primera ha solicitado para responder datos que no se pueden obtener porque el perfil ya ha sido eliminado y la segunda esgrime asuntos jurisdiccionales.

El Juzgado de Instrucción número 37 de Madrid, que investigó la difusión de ambas cuentas, acordó el sobreseimiento provisional por no poder atribuir la infracción penal a ninguna persona y al agotarse las vías de investigación. Castresana señala que pedirá un requerimiento en EE UU a Facebook y Yahoo para que faciliten la identidad de la persona que creó el perfil y abrió la cuenta. Entre las 29 actrices por las que se interesó Meyer, cuatro residen en EE UU.

investigacion@elpais.es

Más información