Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 30 meses de cárcel Francis Franco por arrollar con un todoterreno a dos guardias civiles

El Juzgado de lo Penal de Teruel considera al acusado culpable de un delito de atentado a la autoridad y otro de conducción temeraria

Francis Franco llega el pasado enero a los juzgados de Teruel.
Francis Franco llega el pasado enero a los juzgados de Teruel.

Francisco Franco Martínez-Bordiú, Francis, nieto mayor del dictador Francisco Franco, ha sido condenado este jueves a 30 meses de prisión por un delito de atentado a la autoridad y otro contra la seguridad vial por conducción temeraria como conductor del todoterreno que huyó de la Guardia Civil y acabó embistiendo a una patrulla el 30 de abril de 2012, según el fallo del Juzgado de lo Penal de Teruel, al que ha tenido acceso este diario. La sentencia obliga también a Francis Franco, el nombre con el que se le conoce popularmente, a indemnizar por un delito de daños al agente que lesionó con 1.500 euros y a la Dirección de la Guardia Civil con 2.720 euros, la cantidad que costó reparar el automóvil del instituto armado que el nieto del autócrata destrozó.

La Fiscalía y la acusación particular —que representa al agente que resultó herido en el suceso— pedían para Francis Franco seis años de cárcel y multas por valor de 26.500 euros. Para su acompañante aquella noche, Silviu Nicolae Rosca —trabajador de nacionalidad rumana de su finca turolense—, la petición era de dos años de prisión, pero la juez lo ha absuelto de todos los cargos que se le imputaban. La sentencia priva a Francis Franco, primer hijo varón de Carmen Franco y Polo y de Cristóbal Martínez-Bordiú, del derecho a conducir vehículos a motor durante dos años y seis meses y lo obliga a pagar tres cuartas partes de las costas del juicio, pero lo absuelve de los delitos de atentado agravado y de daños agravado y de una falta de lesiones. Además, de los 30 meses de cárcel que le ha impuesto la juez, 18 de ellos son por el delito de atentado y los otros 12, por el de conducción temeraria.

Los incidentes por los que Francis Franco ha sido condenado, en una sentencia contra la que cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Teruel en un plazo de diez días, ocurrieron entre las 7.00 y las 7.30 de la mañana del 30 de abril del 2012, cuando dos guardias civiles dieron el alto a un Toyota Hilux pick-up conducido por Franco, que circulaba con las luces apagadas y en sentido contrario por la carretera nacional 234. Pero el coche se dio a la fuga a gran velocidad, sin respetar las distintas señales de tráfico y con riesgo para la seguridad. Los guardias lo persiguieron durante 30 kilómetros, y cuando pudieron detenerlo en un camino entre las localidades de Collados y Laguerruela (en el noroeste de Teruel), el copiloto, Silviu Nicolae Rosca, encañonó a los agentes con una escopeta mientras Franco daba marcha atrás con su coche y arremetía y chocaba contra el vehículo de la Guardia Civil y lesionaba a uno de los agentes, que necesitó asistencia médica. Además, la reparación del automóvil costó 2.720 euros.

Franco y Nicolae se volvieron a escapar y los guardias, otra vez, fueron tras ellos por caminos y pistas forestales. Los policías perdieron de vista el Toyota —registrado a nombre de una sociedad de su hijo, Francisco Franco Suelves, llamada Entrago 99, S.L.— y establecieron un dispositivo de búsqueda para encontrarlo. Lo hallaron cinco horas después abandonado, cerrado y sin llaves de contacto en el municipio de Bea (Teruel).

Aunque Franco y Nicolae solicitaron en julio de 2016 que se archivara la causa, la Audiencia de Teruel lo desestimó. En el recurso que presentaron, ambos pedían el sobreseimiento de las actuaciones por considerar que no existen indicios suficientes para poder imputarles estos delitos. Sin embargo, el tribunal lo descartó porque entendía que había numerosas sospechas de la participación de ambos encausados en los hechos y el juicio se celebró los días 22, 23 y 24 del pasado enero. El juzgado había subrayado en varias ocasiones que Franco, de 63 años, fue reconocido por un guardia, que hay un testigo que acredita que lo recogió esa mañana en el punto en el que dejaron abandonado el coche y que el rastreo del teléfono móvil situaba al nieto del dictador el día de los hechos y en la zona en la que ocurrieron.

Este jueves, en sus razonamientos jurídicos, la juez ha concluido que la "suficiencia y racionalidad" de las pruebas presentadas destruye "sin género de dudas, la presunción de inocencia que ampara a Francisco Franco por estos hechos". La magistrada también ha manifestado que "los diferentes testimonios presentados por la Defensa no superan el juicio de verosimilitud por cuanto se califican de poco creíbles y no ajustadas a la realidad", pero considera que la declaración del agente de la Guardia Civil que resultó lesionado "se ha mantenido inalterable a lo largo de las diferentes fases procesales de la causa", sin que conste animadversión alguna hacia el acusado y con la corroboración de datos objetivos externos.

Más información