Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE presiona desde Bruselas para revocar el nombramiento de la juez María Elósegui

Los eurodiputados alertan a sus colegas de las "declaraciones homófobas" de la nueva jurista del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

María Elosegui, nueva jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en la Facultad de Derecho de Zaragoza.
María Elosegui, nueva jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en la Facultad de Derecho de Zaragoza.

Los eurodiputados del PSOE buscan apoyos en el Parlamento europeo para revocar el reciente nombramiento de la jueza María Elósegui como primera mujer española en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Los socialistas alegan una "profunda preocupación" por las declaraciones homófobas de Elósegui, donde "liga la homosexualidad con patologías", que ha hecho "no solo en declaraciones y entrevistas sino en sus libros y artículos".

La acción de los 14 europarlamentarios socialistas se limita a una carta sobre Elósegui que han mandado a sus colegas en el Parlamento europeo para lograr firmas. Los socialistas se han dado de plazo hasta el próximo lunes para reunir todas las firmas posibles. Entonces se mandará el texto a los presidentes de la Asamblea del Consejo de Europa, que fue el órgano que nombró a Elósegui el pasado 23 de enero, y al del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, donde ya ejerce la jurista española. En la carta piden a los dos presidentes, Michele Nicoletti y Guido Raimondi respectivamente, que exijan a Elósegui que se retracte y, si no lo hace, inicien el proceso para revocar su nombramiento como jueza del Tribunal.

La presión de la carta es por tanto puramente política. El Parlamento europeo no tiene poder sobre el Tribunal, así que la ejecución de toda iniciativa queda a la voluntad de su presidente.

En una entrevista con EL PAÍS tras su nombramiento, Elósegui desacartaba que sus opiniones fueran a afectar sus valoraciones jurídicas: "Yo tendré que aplicar la ley, independientemente de lo que me guste. No es una cuestión de gustos y opiniones", decía. También se mostraba contraria a las excesivas libertades y al "activismo" que puede darse a través de la interpretación de las leyes desde el Tribunal: "Hay unos márgenes de interpretación pero también en la norma hay unos núcleos duros que no dejan lugar a dudas. El juez no puede tergiversar una normativa para aplicarla en una línea a favor de opiniones personales. No debe de hacer activismo judicial".

Tras la aparición de las opiniones homófobas de Elósegui, el PSOE ya reaccionó: "Una jueza homófoba no puede representar a España en ninguna institución", dijo el partido en un comunicado.

Elósegui es doctora en Derecho y Filosofía y profesora visitante en universidades de Canadá y Estados Unidos. Ha colaborado en proyectos legislativos en España y, entre otras cosas, ha trabajado durante cinco años en la comisión europea contra el racismo y la intolerancia.

Más información