Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia juzga a unos yihadistas que querían atentar en Barcelona

La Fiscalía pide entre 7 y 19 años de cárcel para los acusados

Operación contra el yihadismo en Cataluña
Uno de los detenidos en la operación en Sabadell

La Audiencia Nacional comienza este lunes el juicio contra una célula yihadista desarticulada en 2015 en la Operación Caronte que planeó atentar en lugares emblemáticos de Barcelona como el Parlament y cometer un secuestro para comprar explosivos o fabricarlos "con productos químicos de adquisición legal". El juicio estaba previsto para la semana pasada, pero finalmente se aplazó a petición del abogado de oficio de uno de los acusados, Lahcen Zamzami. Los 10 presuntos integrantes de esta célula, desarticulada por los Mossos d’Esquadra, se enfrentan a una petición de la Fiscalía de entre 7 y 19 años de cárcel por delitos de integración o colaboración con el Daesh (acrónimo árabe de Estado Islámico).

Las similitudes de esta célula con la que en agosto perpetró los atentados en Barcelona y Cambrils (Tarragona) son numerosas, entre ellas sus planes de fabricar explosivos. La célula que atentó el 17 de agosto, acumuló en Alcanar centenares de litros de acetona y agua oxigenada destinados a la composición del explosivo conocido como "la madre de Satán". También comparten la juventud y la entrega a la causa yihadista de sus integrantes, y su sumisión a un líder maduro, según explicó a Efe la fiscal Dolores Delgado, coordinadora de asuntos de terrorismo en la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Según el escrito de acusación, el líder de la célula era Antonio Sáez Martínez, un español convertido al islam conocido como Alí el peluquero, que fue quien propuso "perpetrar un atentado en territorio español señalando que tenía un contacto que podía conseguirle explosivos".