Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ricardo Costa confiesa ante el juez que el PP valenciano “se financió con dinero negro” por orden de Camps

El ex secretario general del PP valenciano admite el relato de hechos del fiscal y pide "perdón"

Ricardo Costa y su esposa salen de la Audiencia Nacional.

Ricardo Costa, ex secretario general del PP valenciano, reconoció este miércoles ante el juez que la formación pagó las campañas electorales de 2007 y 2008 “con dinero negro de empresarios contratistas de la Generalitat” por indicación del entonces presidente autonómico Francisco Camps. Costa se convierte así en el primer alto cargo de la formación conservadora que admite de forma abierta la financiación ilegal desde que se destapó el caso Gürtel en febrero de 2009. Costa salvó al PP nacional en su declaración, aunque dijo que avisó al entonces gerente de Génova 13, Luis Bárcenas, de los detalles de la caja b valenciana.

La declaración de Costa culmina una nueva semana de sobresaltos para el PP a cuenta del caso Gürtel, la investigación de corrupción que comenzó a investigarse en agosto de 2008. El cerebro confeso de la trama, Francisco Correa, reconoció el pasado martes que su mercantil Orange Market, dedicada a la organización de eventos, cobró 3,4 millones de euros en negro del PP valenciano por actos electorales y otros de periodo ordinario en 2007 y 2008. De esta cantidad, alrededor de 1,2 millones los pagaron al menos nueve empresarios, a los que Orange Market giró facturas por conceptos falsos que escondían los trabajos realizados para la formación conservadora.

Tras la confesión de Costa, Camps negó la financiación ilegal del PP y afirmó que "es triste que el derecho a la defensa incluya la obligación a la ofensa". "Es imposible que nadie pueda decir en concreto nunca nada de mí, jamás, porque nunca di ni una orden para una actitud irregular o ilegal", añadió.

Camps niega la financiación ilegal del PP.

El PP de la Comunidad Valenciana, presidido por Francisco Camps, fue el bastión tras el que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, resistió las embestidas de la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre tras la derrota electoral de 2008 y comenzó a construir su actual liderazgo. Este miércoles, el número dos de la formación, Ricardo Costa, admitió que esta se financió en esa época con fondos que aportaron empresarios adjudicatarios de contratos de la Generalitat, y apuntó directamente contra Camps y otros miembros relevantes —algunos de ellos todavía en activo— del partido.

Rambla niega los hechos: "Yo sé del impulso político, en lo otro no me meto"

Vicente Rambla, exvicepresidente de la Generalitat Valenciana, se ha desvinculado radicalmente de la gestión económica de las campañas electorales en el juicio del caso Gürtel sobre la financiación ilegal del PP de esa comunidad en 2007 y 2008. El expolítico, que fue número dos de Francisco Camps en el Gobierno regional, ha negado “rotundamente” haber recibido o conocer instrucciones para que empresarios contratistas de la Generalitat pagaran a la mercantil Orange Market, dedicada a la organización de eventos, los actos de campaña que prepararon para el PP en esos años.

Rambla, el primero de los acusados que niega el relato de hechos de la fiscalía, ha recordado que Camps lo nombró director de campaña en aquellos años. Sin embargo, ha dicho que este puesto es de naturaleza política, no económica. Rambla ha utilizado el mismo argumento que empleó el pasado julio el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ocupó el mismo cargo a nivel nacional en cuatro comicios, en su declaración como testigo en el juicio de la trama central de Gürtel. “Yo sé del impulso político, de lo otro prefiero no saberlo”, ha dicho.

“¿Si yo hubiera tenido algo que ver con los pagos hubiera salido esta chapuza? He sido consejero economía, de hacienda, de sanidad, de industria, inspector de Hacienda, delegado de la agencia tributaria… no me voy a meter a hacer estas cosas”, ha manifestado Rambla.

Con tono muy serio, incluso sombrío, aunque más tranquilo que en las jornadas anteriores del juicio sobre la caja b del PP valenciano, Costa, abogado y economista de 45 años, se lanzó a una confesión de dos horas a tumba abierta. Según él, los actos del partido se pagaban de dos formas. La primera eran las subvenciones que las Cortes Valencianas otorgan a los partidos.

La segunda vía es la ilegal: “El PP se financiaba con aportaciones en efectivo de empresarios que tenía adjudicaciones con el Gobierno valenciano, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”, admitió. Costa reconoció que no hizo “nada” por impedir esa práctica y asumió “la responsabilidad que eso conlleva”.

“Víctor Campos [ex vicepresidente valenciano] me muestra unos sobres con dinero en efectivo y me comenta que es dinero que empresarios le aportan y que es un encargo que le ha hecho el presidente Camps. El encargo al vicepresidente primero Campos procede del presidente Camps y del conseller Juan Cotino”, dijo al inicio de su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia.

Ricardo Costa confiesa ante el juez que el PP valenciano “se financió con dinero negro” por orden de Camps

A partir de ahí, Costa, para quien la fiscalía pide siete años y nueve meses de prisión por delito electoral y de falsedad documental, siguió la senda de confesión abierta por el jefe de la trama Gürtel de corrupción, Francisco Correa, y sus lugartenientes Pablo Crespo y Álvaro Pérez, El Bigotes. Los tres reconocieron la semana pasada que su mercantil Orange Market, dedicada a la organización de eventos, cobró 3,4 millones de euros en negro del PP valenciano por actos electorales y otros de periodo ordinario en 2007 y 2008. De esta cantidad, alrededor de 1,2 millones los pagaron al menos nueve empresarios, a los que Orange Market giró facturas por conceptos falsos.

"Por indicación de Camps"

Costa dio su versión de la reunión que, según él, mantuvo con Crespo, gerente de las empresas de Correa, para saldar la deuda que el PP mantenía con Orange Market por los actos. “En esa reunión yo le trasladé que en 2006 se me dijo que estaban pensando en financiar actos de campaña a través de la emisión de facturas falsas de Orange Market a empresarios y que yo me había negado. Le narro todas las conversaciones sobre esta cuestión y le digo que el PP no tiene capacidad para liquidar el resto de la deuda y que si quieren cobrar tienen que hablar, por indicación de Camps, con [el vicepresidente] Vicente Rambla”.

“El dinero [de los empresarios] se entregó y contó por la gerente [del PP valenciano, Cristina Ibáñez], y cité a Pablo Crespo en la sede y le entrego personalmente el dinero y quedó saldada la deuda. Le entrego personalmente todas las cantidades en la sede del PP popular, no queríamos que nadie pudiera pensar que alguien de la sede cogía un solo euro del dinero que los empresarios aportaban en efectivo para financiar al partido”, confesó Costa.

Costa relató las irregularidades en los actos en los que participó Mariano Rajoy en las elecciones autonómicas valencianas y en las generales de 2008 en Valencia. “En esas dos plazas de toros hubo peticiones expresas de Camps para complementar el acto que organizaba Génova. Génova elegía sitio y elegía empresa, financiaba y montaba diseño y escenario y Camps solicitaba complementos como fuegos artificiales, banda de música, pantalla, animador... Me consta que ese dinero, unos 30.000 euros en 2007 y un poco más, fueron abonadas con dinero opaco al fisco aportado por empresarios o con facturas a empresarios”.

Reunión con Bárcenas en Génova 13

Según Costa, la orden de que fueran empresarios contratistas con la administración regional pagaran a Orange Market los trabajos de campaña del PP vino de Costa a través del vicepresidente primero de la Generalitat Víctor Campos. En su declaración, el acusado levantó un cortafuegos que protege a la dirección nacional del PP al tiempo que la deja en evidencia por no hacer nada contra las irregularidades. “Yo a esa petición que me hace el vicepresidente Campos me niego y me desplazo preocupado a la sede nacional y mantengo una reunión con Luis Bárcenas donde le traslado la petición del PP de la Comunidad Valenciana, la petición que me hace el vicepresidente Campos que el me plantea que le ha dicho Camps, se lo traslado a Bárcenas y éste me dijo textualmente eso es una práctica prohibida en el PP a nivel nacional y sería un Filesa 2”, rememoró Costa. “Yo vuelvo de la sede nacional y le traslado a Víctor Campos, no solo mi negativa sino la negativa de la dirección nacional y le pido que se lo traslade a Camps”, afirmó.

El ex número dos del PP valenciano se refirió también a los pagos de campañas municipales. “Soy conocedor de que actos en los municipios fueron pagados por facturas a empresarios y aportaciones en efectivo”, ha señalado Costa. Citó a Sonia Castedo por actos en Alicante, y la facturación a PIAF para la campaña de Castellón ciudad [donde era candidato Alberto Fabra] y la campaña de Adela Pedrosa en Elda. “A mí la secretaria general del PP valenciano [Pedrosa, actual senadora] me citó a una comida en Elda en abril de 2007 donde estaba su jefe de campaña y Álvaro Pérez, que hizo los bocetos de los carteles. Y en un apartado Pedrosa me pidió que PPCV pagara actos de su campaña municipal, le dije que mis instrucciones eran que las campañas municipales las pagaban los candidatos municipales y que si quería eso que hablara con Víctor Campos. Posteriormente me dijo Campos que los actos en Elda los hizo Orange Market con dinero de los empresarios”.

Costa rechazó que del PP salieron fondos sin control. “Teníamos dos o tres actos por semana y teníamos dos posibilidades. Si en un mes se hacen 15 actos o me hace 15 facturas o me hace una cosa que es permitida que es englobar todos en una factura que se titula 'servicios prestados al PP'. ¿Eso quiere decir que no chequeábamos el importe? Le garantizo que yo Cristina Ibáñez [ex gerente del PP valenciano] y David Serra [exvicesecretario de Organización] no firmábamos un talón sin saber que correspondía a un acto concreto. Es como una iguala de prestación de servicios jurídicos en un despacho”, explicó.

Tras la campaña de las autonómicas de 2007 Costa relató o también cómo se reunió con los lugartenientes de Correa. “Crespo y Pérez me hicieron entrega de un reloj Breitling de oro que le devolví personalmente a Álvaro Pérez. Me dicen que lo hicieron porque no les pedíamos nada a cambio de darles trabajo”. Costa relata supuestos sobornos a Francisco Camps. “Crespo me planteó a finales de 2008 o principios de 2009 si una empresa del grupo podría emitir una factura al PP valenciano por 20.000 euros para pagar gastos del señor Camps en prendas de vestir. Y yo les dije que no”, dijo.

Más información