Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno intensifica los controles ante un posible regreso de Puigdemont

Las Fuerzas de Seguridad del Estado trabajan para impedir que el expresident pueda volver a España de incógnito

oido explica en el Congreso la actuación policial en el referéndum ilegal.
oido explica en el Congreso la actuación policial en el referéndum ilegal.

Una de las grandes preocupaciones del Gobierno es la posibilidad de que el expresidente de la Generalitat en el exilio, Carles Puigdemont, lograse burlar los controles policiales y regresara a España o apareciera en el Parlament. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, dejó ayer claro la intención de redoblar los esfuerzos para evitarlo: “Estamos diseñando un dispositivo para que eso no pueda pasar”, dijo. Y añadió: “Vamos a procurar que no pueda entrar ni en el maletero del coche”. En las zonas fronterizas se han intensificado los cotroles.

Zoido aseguró que las Fuerzas de Seguridad del Estado están aportando información a la Fiscalía y realizan seguimientos sobre el expresidente catalán Carles Puigdemont desde que se fugó a Bélgica el pasado 30 de octubre para evitar que “pueda cruzar la frontera en helicóptero, en barco o en un maletero de un coche”.

Los comentarios del ministro, aunque sonaban un poco a broma, son algo muy serio para las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que trabajan con la presión de esa frase: “No puede pasar”. Se han redoblado sus esfuerzos, aunque nadie quiere concretar de qué modo.

El ministro reconoció que en su departamento están “muy preocupados”. “Una persona con es conducta no se sabe qué puede hacer y estamos viendo todas las posibilidades que tiene para evitarlo”, aseguró. Según Zoido, “Puigdemont está instalado en una conducta de irresponsabilidad que está llegando a unos límites insospechados”. Y “lo que tiene que hacer es recapacitar, dejar de estar instalado en el circo y pensar qué es lo que le interesa a todos los catalanes”, decía el ministro en Antena 3, poco antes de que Puigdemont manifestara en una rueda de prensa en Copenhague la posibilidad de “regresar sin riesgo” para poder ser investido presidente de la Generalitat el próximo 31 de enero, si es mantenido como único candidato.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, advertía de que “no hay alternativa a la ley”. “Si quiere que se entregue y, si no, que sea otro el candidato a la presidencia, porque la normalidad institucional hay que recuperarla”, zanjaba Zoido. El ministro ha insistido en que el Gobierno se opondrá a “cualquier actitud ilegal que se produzca”, en referencia a la posibilidad de una investidura telemática o mediante la delegación del voto.

En paralelo, Junts per Catalunya (JxCat) retiraba la petición de delegación de voto de Puigdemont para el pleno de investidura y acrecentaba las especulaciones sobre su regreso.

Las fronteras se reforzaron con decenas de policías y guardias civiles hace un mes, cuando el Gobierno temía “una aparición estelar” de Puigdemont como “traca” final de la campaña electoral de las elecciones catalanas.

Algunos agentes destinados en los puestos fronterizos con Francia, consultados por este periódico, aseguraron que no han recibido una orden expresa de “abrir maleteros o capós de los coches” pero sí la de “estar muy pendientes del interior de los vehículos”. Así lo confirman algunos conductores que han sido sometidos a exhaustivo controles en el interior de sus vehículos en el paso de La Jonquera: “Llevan así desde hace más de una semana”, decía uno de ellos.

Refuerzos policiales

Fuentes policiales de la frontera reconocen que ha habido un refuerzo también en puntos no fronterizos: “Carreteras en los que se han colocado más controles”. “Por ejemplo, el caso de Girona, se han intensificado los controles en la zona de La Pobla de Segur o en la de Puigcerdà”, señalaban.

Además, desde ayer, tres furgonetas de la Unidades de Intervención Policial (UIP) están apostadas en el parque de la Ciutadella, donde está el Parlament de Catalunya. “Es un dispositivo de refuerzo por la investidura” del presidente de la Generalitat, confirma un portavoz de la Policía Nacional en Cataluña. Se quedarán en el parque hasta el día 31, según fuentes policiales. Hasta ahora, en los dispositivos que se han desplegado en el parque de la Ciutadella en jornadas cruciales, solo han participado los Mossos d’Esquadra. La Policía Nacional no confirma que ese dispositivo sea exclusivamente para evitar la posible llegada de Puigdemont, que se marchó de Cataluña con la ayuda de un sargento de los mossos que sigue con él.

Más información